Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión MARTES 14 12 2004 ABC EDURNE URIARTE El presidente dinamitó en menos de cinco horas el pacto contra el terrorismo islamista que él había presentado a primera hora INQUILINO DEL TERROR ZP tendrá que reconocer que llegó a La Moncloa de la forma más tormentosa que cabe pensar, excepto la de un golpe de Estado. Él es un inquilino del Terror do un golpe de Estado, sino porque él y su partido hicieron bien el trabajo de colaborar, en la práctica, después del 11- M, con los que querían cambiar el signo del Gobierno y, de paso, la relación de fuerzas en Europa. Ha sido, por tanto, algo muy grave por cuanto no sólo supone una deslealtadcon un Gobiernoenunos momentos de acoso, sino con la democracia misma. Desde el 11 al 14, la actividad de ZP, Blanco y Rubalcaba fue frenética. Consiguieron la colaboración delos suyos en lasFuerzas de Seguridad del Estado y la de gentes como Carod- Rovira y Otegi. Rubalcaba se entrevistó con Vera. Es decir, el PSOE y el Gobierno se acercaron a esa línea caliente de la política en la que se mezclan los terroristas de todos los signos, incluidos los partidarios del terrorismo de Estado. Todos ellos hicieron un siniestro viaje hasta los arrabales donde la democracia pierde su nombre. Aprovecharon a fondo las horas contadas que les dieron los diseñadores del golpe. Las suficientes. Las justas. Para que los Almodóvar pudieran hablar del peligro de suspensión del Estatuto vasco y la suspensión de las elecciones... UN PACTO IMPOSIBLE OSÉ Luis Rodríguez Zapatero clarificó definitivamente ayer que el talante y las formas que predica son tan sólo una agrietada máscara de un carácter agresivo y de un estilo en el que escasean los escrúpulos. Comenzó con las formas; ofreció un pacto antiterrorista. Pero luego se presentó el carácter; acusó al Gobierno del Partido Popular de engaño masivo. Repitió, se apasionó, y convirtió la teoría del engaño masivo en el mensaje central de su intervención. Y exhibió su estilo; acusó sin pruebas, demostró que la estrategia de manipulación de sus colaboradores entre el 11 y el 14- M era la suya y presentó un burdo montaje sobre supuesta eliminación de información importante en La Moncloa con filtración previa a un medio de comunicación afín. El presidente dinamitó en menos de cinco horas el pacto contra el terrorismo islamista que él mismo había presentado a primera hora del día. Porque el Partido Popular no puede suscribir un pacto surgido del 11- M con acusaciones tan graves sobre su gestión tras aquel atentado. Si en aquellos días ya fueron transgredidos todos los principios de apoyo mutuo antiterrorista que lo deben sostener con un lamentable acoso al Gobierno y con exigencias intolerables de resolución inmediata de la investigación, nueve meses después Rodríguez Zapatero ha destruido la posibilidad de matizar aquella campaña y de encauzar las relaciones en esa materia. No lo creo, pero supongamos que el presidente rectifica y retira su teoría del engaño masivo. Si esto ocurriera, se requeriría un gran debate para acordar los términos de algo que por el momento es un conjunto de generalidades y afirmaciones obvias sobre la persecución policial de la delincuencia. Zapatero debería saber por su experiencia respecto a ETA que este nuevo pacto antiterrorista, al igual que aquél, tiene una dificultad fundamental en el consenso sobre el origen y naturaleza del terrorismo. Y dudo que un partido y un presidente que persisten en la causa de Irak, ayer de nuevo, y en diversas causas políticas, sociales y culturales del terrorismo islamista estén en la misma línea de quienes sostienen que la naturaleza de los terrorismos es la misma. En España no hubo durante muchos años ni pacto ni consenso ciudadano e intelectual sobre la lucha contra ETA precisamente por las divergencias en torno a las causas y a su naturaleza. Y de esas divergencias provenía y proviene el segundo problema fundamental de toda lucha antiterrorista, los métodos. Contra ETA, tardamos 30 años en acordar que la negociación era inaceptable. Contra Al Qaida, los métodos requieren un consenso sobre política internacional, sobre el papel de los ejércitos, sobre la guerra. Zapatero basó buena parte de su cuestionamiento del Gobierno tras el 11- M, también ayer, en todos esos elementos y los vinculó al atentado. Demasiadas diferencias para un pacto que por el momento es tan sólo una nueva maniobra propagandística de talante. J Z Bush y otro Putin, y cómo se P puede dar todas las lo callan Chirac y Schröder vueltas que quiera a gracias a los servicios que las interpretaciones les haces. Pero el de León sadel 11- M, pero al final no pobe cuán costoso es mantener drá escapar al hecho cierto la dignidad y el riesgo y cuál de que los cerebros que plaes la relación entre dignidad nearon la masacre del 11- M y poder. ZP sabe que el anticonsiguieron cambiar el sigCÉSAR ALONSO DE terrorismo supone el peligro no del Gobierno de la NaLOS RÍOS de los atentados y él no está ción, que es lo que se habían por ello. Y lo que es peor: popropuesto. ne de pantalla al pueblo. ¿Por qué se Los terroristas fueron los primeempeñaba Aznar en la guerra si el ros en votar. Echaron su negra papepueblo no la quería? Esto es lo único leta tres días antes. Después, el 14, que se le entendió ayer a ZP en la Codesfilaron por las urnas los que hamisión del 11- M. Dejó bien clara su bían paseado su odio por las calles, teoría sobre la peligrosidad de los los que habían asaltado las sedes del principios. ZP se recreó en ella con la PP, los que habían cambiadola catásfruición de quien ha descubierto trofe tecnológica del Prestige en una una ley. Cuanto más te opongas al iscatástrofe política, los que vienendelamismo, más riesgos corres. La fendiendo el diálogo con ETA para prueba- -dijo- -fue Casablanca. ¿Te cambiar paz por terroristas, los que apuntas a la guerra de Irak? Los riesodian a Bush más que a Sadam Hugos se acrecientan. Para ZP, Aznar sein, los que prefieren Ben Laden a fue un temerario. Ahora España ha Aznar, los que venían diciendo que encontrado la tranquilidad con él. EE. UU. se teníabien merecido el casCualquier día nos anunciará el pactigo del 11 de septiembre... to con ETA. ¿O es que hay alguien Todo esto se me venía a las mientan loco que no quiera el findel terrotes ayer mientras ZP farfullaba resrismo? puestas a las certeras preguntas de Zaplana. HORA que se acerca el fin de Yo entiendo que es muy desazolos trabajos de la Comisión del nante, política y moralmente, pen 11- M, conviene ir sacando conclusiosar que uno es presidente de Gobiernes. La mía es que ZP está en la presino gracias al Terror. Es una pesadidenciano porque su partido haya dalla oír cómo te lo recuerda un día P A OR mucho que se defienda, ZP tendrá que reconocer que llegó a La Moncloa de la forma más tormentosa que cabe pensar, excepto la de un golpe de Estado. Él es un inquilino del Terror. Y lo único que quizá pueda hacernos olvidar aquellos terribles días del 11 al 14, tan coherentescon lostres años de oposiciónúltimos, será la desgracia a la que pueda llevarnos su Gobierno. Y va camino de ello. REVISTA DE PRENSA na electoral para asegurar la presencia de cinco soldados aliados en cada urna iraquí escribe Friedman. ¿Es esto pedir demasiado? El articulista del Times expresa también su perplejidad ante la negativa de los países árabes a enviar soldados para asegurar las elecciones. Desde la caída de Sadam Husein, su obsesión ha sido siempre quejarse de que el actual Gobierno iraquí no es representativo. Ahora intentamos ayudarles a elegir al Gobierno más representativo del mundo árabe, y ¿qué hace la Liga Árabe? Virtualmente nada La conclusión de Friedman apunta a un juego retórico. Para él, la única manera de lograr que acudan más Gobiernos extranjeros a Irak es organizar en enero un seminario sobre ¿Por qué el modelo de la OTAN está superado? y otro que podría denominarse George Bush y Genghis Khan: por qué Bush es peor S. I. Irak, el voto y los pistachos En una de sus habituales columnas en The New York Times, cargada de mordacidad, Thomas L. Friedman hace suyas las palabras del presidente interino de Irak, Ghazi al Yauar, al referirse a la actitud de los países vecinos ante las elecciones del 30 de enero. Se parecen a buenos chicos sentados sobre un muro, columpiando sus pies y comiendo pistachos mientras las fuerzas del mal hacen trizas a Irak La resistencia de la OTAN a enviar más instructores militares a Irak resulta, para el columnista del Times, incomprensible. Bastaría que cada uno de los 26 países que componen la OTAN enviasen cien soldados a Irak el fin de sema- Marruecos, líder en corrupción El semanario independiente Le Journal llama la atención sobre el protagonismo alcanzado por Marruecos en el índice de países con más juego sucio y triquiñuelas. Según un informe de Transparencia Internacional, el país se encuentra entre los más corruptos del mundo y la tendencia en los últimos años se orienta hacia un claro empeoramiento. Así, la publicación de Casablanca se refiere a los siete puestos descendidos en el último año. Pero eso es poco comparado con el descalabro sufrido desde 1999, cuando subió al trono el actual Rey, Mohamed VI. Desde entonces, Marruecos ha pasado del puesto 45 al 77 actual. L. DE VEGA