Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 Deportes LUNES 13 12 2004 ABC AZOFRA Y SERGIO RODRÍGUEZ Jugadores del Estudiantes La NBA se ha estancado y Europa está cada vez más cerca Presente y futuro del Estudiantes debaten sobre la singularidad del club, el estado del baloncesto español y la leyenda de la NBA. Lo principal es disfrutar con cada partido, cada entrenamiento dice Sergio. La estabilidad directiva del club depende de nuestros resultados cuenta Azofra TEXTO JOSÉ CARLOS CARABIAS FOTOS IGNACIO GIL MADRID. Contra la leyenda de su impuntualidad, Nacho Azofra aparece en la vieja cancha de Magariños diez minutos antes de la hora convenida. Los chicos que botan en el pabellón miran de reojo al capitán del Estudiantes, que ejerce con galones en la mano. Hay que esperar a Sergio Rodríguez, el canario al que llaman Magic por su creatividad en la pista. Presente y futuro del Estudiantes hablan para ABC. ¿Qué diferencias existen entre jugar en el Estudiantes o en otro club? -Azofra: El equipo en sí no tiene nada de especial, creo yo. Todos los equipos son más o menos parecidos, con las funciones repartidas entre cada uno. Sí hay un club especial y es muy sencillo lo que lo define: detrás hay quinientos chavales con sus técnicos, su organigrama, su historia... Ten en cuenta que yo salí de la cantera, del Ramiro de Maeztu. Llevo toda la vida aquí. Igual que los chavales se ven reflejados en mí, yo me veo reflejado siempre en los chavales. Mutuamente nos transmiti- mos la ilusión que hay que tener para jugar al baloncesto. -Sergio: Sí, es cierto. Hay mucho más contacto de la gente de la cantera con el primer equipo. En otros clubes, se ve a los profesionales de la primera plantilla como dioses. Son gente inaccesible, y aquí es todo lo contrario. Son cercanos y normales en el trato. ¿Cuál es el primer mandamiento que debe cumplir alguien que acaba de aterrizar en Estudiantes? -A: Que disfrute jugando a esto, es lo fundamental. Y una vez haya consolidado eso, que nunca piense que los minutos en la ACB se regalan. Se exige un entrenamiento duro, concentración y mucha atención a los detalles. Todo es mejorable, siempre disfrutando y sufriendo cuando se requiere. Sufrir también es una forma de disfrutar. Cuando las cosas no son fáciles, proporcionan mayor satisfacción. Las pequeñas metas sirven de mucho, aunque no sea ganar una Liga o algo así. ¿Qué aprecias en un emblema co- mo Azofra? -S: Es muy guapo, Nacho. ¿Cómo se logra eso? Ja, ja, ja. Llevo años jugando al máximo nivel y eso sólo se consigue con las pautas que ha comentado. Mucho trabajo y disfrutar con lo que se hace. Ir con ganas a cada entrenamiento, a cada partido. Y en la cancha hay que estar como el dicho, siempre encantado de haberte conocido. ¿Por qué todos los jugadores del Estudiantes se terminan marchando al Madrid y usted no? -A: La cuestión no es por qué yo me he quedado, sino por qué los demás se Sergio: Siempre he jugado en la calle, con mis amigos, en la canasta de mi casa. Me gusta divertirme. He hecho una profesión de mi hobby han ido. Me has hecho unas cuantas preguntas relacionadas con el aspecto sentimental del club, pero que a nadie se le olvide que hablamos de un deporte profesional. La gente tiene familias, se han marchado con mejores sueldos y eso es incuestionable. Yo nunca he tenido una oferta mareante. He tenido algunas, pero he preferido quedarme en Estudiantes porque nunca han sido estratosféricas en cuestión de dinero. No sé qué hubiera hecho si me llama el Madrid, pero quiero dejar claro que yo siempre me he sentido valorado en el Estudiantes. Alguna vez ha habido alguna negociación complicada, han tenido que hacer esfuerzos. Aquí ha habido épocas de escasez... Yo nunca he sido una superestrella. Me he mantenido a un buen nivel dentro de un límite, bien pagado, valorado en todas las facetas. Cuando me marché dos años a Sevilla (Caja San Fernando) fue maravilloso. Es perfecto conocer otra mentalidad, otro estilo, otros mundos... Se lo recomiendo a todo el mundo, cambiar de vez en cuando. Tiene el mismo valor la tradición que el cambio. ¿Y usted, Sergio, se ve diez años seguidos en el Estudiantes? -S: No hay que plantear metas a tan largo plazo. Yo tengo un contrato de cuatro años e intentaré cumplirlo pensando de año en año. Si planteas las cosas a cuatro años vista, no cumples ni con lo de ahora ni con lo de cuatro años. Estoy feliz, a gusto, y espero estar cuatro años. -Se dice de usted que es un enfermo del baloncesto, que nunca tiene bastante, que juega en las calles, que bota y bota en su tiempo libre. -S: A la gente le gustan mucho las leyendas. Siempre he jugado, en la calle, en la canasta de mi casa. Me gusta jugar al baloncesto. He hecho una profesión de mi hobby. Me gusta divertirme con los amigos, y jugando al baloncesto me divierto. ¿Y por qué no en mi