Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Espectáculos LUNES 13 12 2004 ABC CLÁSICA Recital Ian Bostridge Obras de Mahler y Henze. Int. I. Bostridge (tenor) y J. Drake (piano) Lugar: T. Real. Madrid. Fecha: 10- 12- 04 CLÁSICA T. ONE C. Complutense Mahler: Décima sinfonía Int. Orquesta Nacional de España. Dir. Josep Pons Berg: Concierto para violín Mahler: Décima sinfonía Int. Thomas Zethetmair, violín. Orquesta Sinfónica de la SWR de Baden- Baden- y Friburgo. Dir. Michael Gielen Lugar: Auditorio Nacional. Fecha: 10- 12- 04 TOROS La Escuela de Madrid arrasa en La Oportunidad ROSARIO PÉREZ MADRID. Carlos Guzmán, Román Marcos El Pela y Juan Jiménez son los nombres de los finalistas del III Trofeo La Oportunidad Aunque en esta edición por vez primera se han traspasado las fronteras de la capital, fueron tres alumnos de la Escuela de Madrid los que se llevaron el gato al agua. Guzmán conquistó 76,5 puntos por su clase y buen concepto; El Pela obtuvo 66,5 por su técnica y decisión, y Jiménez consiguió 62 por esa persecución del temple y un arriesgado par de banderillas. No hubo de tenerlo fácil el jurado, presidido por Joselito, ya que ayer en Vistalegre se vivieron momentos espléndidos con una encastada novillada de Carmen Segovia. Espléndidos fueron los naturales de Rubén Blanco, un chaval de Salamanca con ese sello sobrio de los toreros castellanos, que manejó la izquierda como ninguno, pero que falló con el acero. Tal vez ese desacierto con la espada le privó de un puesto en la final, aunque muchos comentaban a la salida de la plaza que su nombre debía figurar. Porque no anda sobrada la Fiesta de valores que deletreen con esa pureza el significado de un muletazo zurdo. Con un tercio de entrada, éste fue el balance: Juan Jiménez, oreja; Carlos Guzmán, saludos tras aviso; El Pela, oreja; Santiago Naranjo, saludos tras aviso; Rubén Blanco, saludos tras aviso, y Manuel Sánchez, saludos tras tres avisos. Por otra parte, el sábado se celebró la final de becerristas, en la que Joselito Adame se alzó ganador. Otra vez este mexicano de la Escuela de Madrid agradó por su desenvoltura y la alegría que desprende en el ruedo. También destacaron Manuel Larios (Badajoz) que dibujó excelentes muletazos, y Miguel Ángel Delgado (Jerez) que se templó en varias series de corte artístico. Se lidiaron novillos de José Manuel Escolar. MÁS HENZE ANTONIO IGLESIAS S e comprende perfectamente que el arte excepcional de dos intérpretes ingleses, el tenor Ian Bostridge y el pianista Julius Drake, hayan movido a un compositor, Hans Werner Henze, a escribir en 1996 para ellos y dedicarles una obra importante: sus Seis cantos árabes cuya extensión de alrededor de 50 minutos nos lleva a estimarlos más que como lieder como un igual número de pequeños poemas líricos. Nadie podrá acercarse a obra tan difícil, tan llena de genuinos quehaceres artísticos, como el dúo Bostridge- Drake, cuya total entrega emotiva ante esta partitura fue un ejemplo de adecuación no de imposible superación, sino de igualarla; y ésta es la más elocuente muestra de lo habido en el Teatro Real. El recital lo abrieron las Canciones de un compañero errante de Mahler, interpretadas con muy singular belleza por Bostridge, en colaboración con el buen piano de Drake, un algo desbordadas en momentos de afectación personal, muy en particular la primera de ellas. El máximo interés de la jornada radicaba en el para tantos asistentes estreno de los Seis cantos árabes de Henze, que son todo un derroche de energías, desde su escritura hasta una escucha que embriaga hasta la fatiga. La obra de Henze sigue un descriptivismo admirable, aunque los resultados nos conduzcan a la consideración de si el procedimiento utilizado no separe en demasía la voz y el piano; es decir, que el no coincidir nunca sus notas no incida en una inconveniente formulación técnica. Nadie será capaz de interpretar estos seis momentos así, tal y como lo hicieron los dos grandes artístas británicos. DÉCIMAS DUPLICADAS ALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE or estas cosas que tiene la vida musical y la corriente, la Orquesta Nacional de España y la Orquesta Sinfónica de la SWR de Baden- Baden y Friburgo han ofrecido, el mismo día, la interpretación de la Décima sinfonía de Gustav Mahler. Ambas a partir de la versión completada por el musicólogo Deryck Cooke, aunque cada una en un contexto distinto: la One dentro de una temporada que tiene entre sus argumentos el de Viena 1900 y la orquesta alemana en una actuación del Ciclo complutense de conciertos El ámbito de ambas convocatorias es importante. El público habitual de la ONE conoce a los suyos y de ahí que acabase valorando el esfuerzo de una interpretación en la que fue apreciable la voluntad por superar la maltrecha naturaleza sonora de la agrupación, y en la que Josep Pons, marcando sin respiro, estuvo pendiente de cuidar el encaje, ordenar el entramado y atender al ajuste del total. P Josep Pons DANIEL G. LÓPEZ Gielen Se planteó una lectura tensa, en la que trascendió un trabajo de fondo que permitió apuntar detalles, por ejemplo en el desarrollo del Adagio final o ante la arquitectura del primer movimiento, pero en la que faltó regularidad, precisión en la juntura, empaste y soltura suficiente como resolver con más refinamiento y amabilidad momentos cruciales como el solo inicial de las violas o la desnudez de una escritura que incomoda al internarse por registros extremos. La comparación es inevitable, pues poco después la orquesta alemana daba la vuelta a la moneda. Ya es significativo el gesto relajado y mínimo de Michael Gielen, pendiente del detalle y de otorgar a la obra direccionalidad y expresión. La suya fue una interpretación serena y sin premuras (paradójicamente casi diez minutos más breve que la de Pons) en la que la lógica argumental fue un plus añadido a una materia esencialmente grata y moldeable. El vuelo y la largura expresiva corrieron en paralelo al empuje de acentos sin violencia y dinámicas sin sobresaltos. Previamente, Thomas Zehetmair dio vida al Concierto para violín de Alban Berg (próximamente en la temporada de la One) con entereza, seguridad y delectación. La música fluyó, en esta sesión nocturna, en un medio propicio.