Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 13 12 2004 53 Cultura y espectáculos Apoyos y recelos en torno a la constitución del Instituto de Arte Contemporáneo, que hoy se debate Amenábar quiere aprovechar el oleaje europeo de Mar adentro para su larga travesía americana El director y su protagonista, Javier Bardem, se volcarán en la promoción de la película para los Oscar Alejandro Amenábar consiguieron la mejor foto posible para su inminente salto al mercado americano. Mar adentro vuela hacia los Oscar E. RODRÍGUEZ MARCHANTE BARCELONA. Esta edición de los Premios del Cine Europeo celebrada en Barcelona ha dejado varias certezas clavadas en el corcho de nuestro panorama cinematográfico. La primera y probablemente única buena es que la personalidad, el talento y la fuerza de Alejandro Amenábar y de Javier Bardem están muy por encima de cualquier territorio, linde, opinión o talante. Han sido considerados como el mejor director y el mejor actor del año por sus trabajos en Mar adentro repitiéndose, así, una situación que había sido ya subrayada en el pasado festival de Venecia, en el mes de septiembre. Esto, sin duda, los impulsa en su salto, o asalto, a los Oscar. Ayer mismo salían pitando para Nueva York, según confesaron a pie de gala. También subrayaron ambos su interés en promocionar la película en Estados Unidos, ya que allí sirve de catapulta para todos los países del mundo Normal. b Javier Bardem y Almodóvar: Me sentí como los de Gran Hermano BARCELONA. Pedro Almodóvar no consiguió arañar ninguno de los premios a los que optaba su película La mala educación Él la tuvo, digamos, buena, y desapareció más o menos en silencio y con la procesión escondida nada más terminar la gala. Ayer la agencia Efe informaba de unas declaraciones de Almodóvar a un reducido grupo de periodistas Al parecer, el director manchego señaló: Me siento como los de Gran Hermano cuando pierden y recordó que él ya tenía nueve premios de la Academia Europea. En todo caso, conviene subrayar el fair play que hubo entre los dos directores españoles que competían por los grandes premios, y más después de que se le dieran tantas vueltas a aquellos rumores de enemistad entre ellos. Pero Almodóvar no quiso ni ocultar ni disimular su decepción por no haber conseguido ni un solo premio: Esperaba que fueran más repartidos, aunque no me ha sorprendido el palmarés La invulnerabilidad de Pedro Almodóvar se aprecia en que ya, rápidamente, se pone a hablar de su próxima película: Se titulará Volver y trata de tres generaciones de mujeres que vienen del pueblo a la ciudad a buscarse la vida... Será el mundo doméstico de las amas de casa, pero actualizado Adelantó que estará protagonizada por Chus Lampreave y que Penélope Cruz hará también un personaje... Y habrá nuevos rostros El rodaje, dijo, comenzará la próxima primavera. Certezas desoladoras Pero, tras esta primera y buena certeza dejada por los Premios del Cine Europeo, vienen las demás. Se podría considerar como segunda certeza la enorme ironía de que estos premios de nuestro cine hayan sido transparentes para ese interés general que asumen o representan las televisiones. Ninguna consideró interesante ofrecérselos al público en directo. Ninguna televisión y prácticamente ninguna radio. Tan sólo el esfuerzo de un profesional y buen cinéfilo como Javier Tolentino consiguió colar algunos premios en directo en RNE, aunque ¡qué fuerte! cuando llegaban los premios gordos, a eso de las once de la noche, se decidió darle paso a otra cosa cualquiera. Si alguien se molestó en hacer un zapping por las cadenas de radio y de televisión, se daría cuenta de la hipocresía con la que se trata el asunto del cine europeo. La tercera certeza es desoladora: nuestros cineastas, los profesionales del cine, y hechas las excepciones que haya que hacer, no ven el cine europeo; sólo lo anuncian. Y están en su derecho de no verlo, pero no tienen por qué escudarse detrás de ramajes absurdos. Ayer fueron varios, entre ellos Carlos Saura y Javier Bardem, los que confesaron que no conocían las otras películas europeas. Bardem se excusó de ello tras el siguiente tópico: Yo no conocía las otras películas candida- Bardem y Amenábar, muy sonrientes con sus trofeos del cine europeo tas... Falta intercomunicación en el cine europeo... y faltan salas para él, pues están llenas de películas de quinceañeros de Oklahoma... Pues bien, si Javier Bardem o Carlos Saura, o cualquiera de los otros profesionales del cine español hubiera querido pasar la tarde viendo películas candidatas tenía, en la misma cartelera de Barcelona, Contra la pared la película de Fatih Akin que ganó el gran premio; Como una imagen la de Agnes Jaoui que ganó el premio del guión; Los chicos del coro la de Christopher Barratier que era una de EFE las favoritas; por supuesto Mar adentro Y también por supuesto, y aunque no es europea, 2046 la de Wong Kar- wai que también ganó un premio gordo. Y se han podido ver otras como No te muevas la italiana por la que ha ganado Penélope Cruz el premio de interpretación que otorga el público. Y La joven de la perla (mejor fotografía) y Conociendo a Julia Es cierto que deberían programar más películas europeas y menos morralla americana, pero antes no estaría mal que hubiera voluntad entre los del cine de pasarse por una taquilla pa- ra verlas. Porque, es fácil animar a los demás a tragarse, por ejemplo, Trilogía de Angelopoulos, pero si pusiéramos un detector de directores y actores a la puerta de la sala, se quedaba sin chiflar. Eso, para nosotros Y la última certeza, o al menos, la última que cabe, es que estos premios están diseñados para cumplir su función de trampolín. Lógico. Pero no sólo un trampolín que impulsa al público a ver esas películas... sino también un trampolín para que esos cineastas y actores salten en cuanto puedan a... ¡el cine americano! ¿Y quién se lo reprocha?