Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 Madrid LUNES 13 12 2004 ABC Más de 18.000 personas repitieron ayer el examen para optar a una plaza de auxiliar administrativo de la Comunidad, que hace siete meses tuvo que ser anulado porque las preguntas se filtraron por Internet. La indignación y el frío llenaban ayer las aulas Oposiciones bajo cero TEXTO: AIDA FERNÁNDEZ FOTOS: CHEMA BARROSO MADRID. Si a los clásicos nervios previos a cualquier examen le sumamos el temor a que se hagan trampas y la indignación de que ya se hayan hecho, el resultado es un cóctel explosivo. Eso fue lo que se vivió ayer en los Campus de la Complutense y Somosaguas donde estaban convocadas 18.400 personas que optaban- -por segunda vez en este año- -a una de las 364 plazas de auxiliar administrativo de la Comunidad. El inicio de esta primera prueba estaba previsto para las once de la mañana. Minutos antes, en la facultad de Derecho, cientos de opositores hacían cola para comprobar en qué aula les había tocado. Dos jóvenes, de lo más tranquilo, comentaban que repetir el examen era una putada Yo la anterior vez había pasado el corte y no creo que tengan que repetirlo 20.000 personas porque hayan visto las preguntas 200 decía uno que aseguraba que esta vez no había estudiado. Una gran mayoría, en cambio, sí que estaba de acuerdo con que se volviera a convocar la oposición. Si hay gente que había visto el examen, lo más justo es que se repita decía una joven mientras se apresuraba hacia la sala asignada. Otra chica, que venía acompañada por su pareja, parecía más resignada y definía esta nueva prueba como un lavado de cara La misma gente que sabía las preguntas en mayo, las sabe ahora. Llevo un año y medio estudiando, y aun así vengo sabiendo que aquí no hay nada que hacer Por lo demás, y a pesar de que se había comentado que podía tener lugar algún que otro conflicto, no hubo ninguna incidencia grave según comentó a comienzos de la mañana Luis Miguel Nieto, presidente del Tribunal- -que en está ocasión había sido elegido por sorteo- A las 12.15- -con más de una hora de retraso- -daba comienzo el examen bajo unas medidas de seguridad que una de las opositoras calificaría más tarde de película de Almodóvar Una empresa de seguridad fue de hecho la encargada de trasladar una prueba que Los opositores formaron largas colas ante la facultad de Derecho para poder realizar de nuevo las pruebas. En la imagen de abajo, varios aspirantes a las plazas de auxiliar administrativo buscan su nombre en las listas no se había perdido de vista ni mientras la fotocopiaban. Si quieren volver a filtrar el examen, lo harán sin ningún problema aseguraba una aspirante a la salida. Una hora y media después de que se entregaran los tests, comenzaban a salir los examinados mucho más indignados que a la entrada. Esto es una vergüenza y una desorganización vociferaba una chica en la puerta del aula magna, mientras que la mayoría se quejaba del frío polar que habían sufrido durante el ejercicio. No había calefacción y he tenido que hacer la prueba con gorro y guantes porque me estaba helando decía una aspirante que apoyaba la opinión de la mayoría de que este examen había sido más fácil que el de mayo. Ya a las dos de la tarde lo único que querían estos opositores era irse a casa y descansar de un día que todos recordaban haber vivido hace tan sólo siete meses, cuando lo realizaron por primera vez. Desgraciadamente entonces se produjo la filtración en Internet de las preguntas. Tras hacer un estudio- -y aunque todavía no se ha esclarecido qué sucedió realmente- -se decidió repetir las pruebas de las que a día de hoy se ignoran las notas. Ayer, los mismos nombres, aunque distinto examen y distinto tribunal. Y aunque mucha gente se quejase, y como nunca llueve a gusto de todos, también estaban quienes reconocían que esta nueva prueba les brindaba una segunda oportunidad. A mí me ha venido muy bien porque en mayo me salió fatal. Ahora me lo he preparado mucho mejor afirmaba un joven justo al lado de una mujer que prefería no comentar su ejercicio porque, en su caso, el remedio había sido peor que la enfermedad.