Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 13 12 2004 25 Tayip Erdogan, primer ministro turco, acusa a la UE de cambiar las reglas de juego La coalición portuguesa de centroderecha no ha decidido aún si se presentará unida a las elecciones NASER AL KIDWA Representante palestino en Naciones Unidas y sobrino del rais Yaser Arafat no murió en París de muerte natural TEXTO: JUAN CIERCO CORRESPONSAL Cuatro muertos en el ataque palestino contra un puesto militar israelí b Seis escolares palestinos, de entre 8 y 12 años, heridos por los disparos de un carro de combate del Ejército de Israel contra un colegio en la Franja de Gaza J. CIERCO RAMALA. En una de las operaciones más espectaculares desde el estallido de la Intifada de Al Aqsa, las Brigadas de Ezedín al Qassam, brazo armado de Hamás, y los Halcones de Al Fatah volaron ayer un puesto militar israelí en Rafah, en la frontera entre Gaza y Egipto, y mataron al menos a cuatro soldados e hirieron a otros ocho. El ataque fue llevado a cabo con la noche ya caída. Dos milicianos palestinos atacaron la terminal de Rafah para atraer la atención de los soldados. Uno de ellos fue abatido, el otro logró escapar, pero su misión se había cumplido. Minutos después, una primera explosión volaba parte de las instalaciones. No fue el único estallido. En una acción coordinada y muy bien preparada, una segunda explosión, tan violenta como la primera, se producía una hora después. En paralelo, comandos palestinos atacaban a los soldados apostados en Rafah con una salva de cohetes Qassam que impedía la evacuación de los heridos. Varios soldados quedaban atrapados bajo los escombros. Uno de ellos no había podido ser aún rescatado al cierre de esta edición. Las Brigadas de Ezedín al Qassam y los Halcones de Al Fatah reivindicaban la operación conjunta y aseguraban haber colocado en el túnel de unos 600 metros de longitud cerca de 1.500 kilos de explosivos. La acción fue justificada por el asesinato del mártir Yaser Arafat Fuentes de la Oficina del primer ministro israelí negaban que el atentado pueda modificar o retrasar su plan para la evacuación de la Franja. Sangre que ya corrió ayer por la mañana en Gaza. La secuencia, demasiado frecuente. Activistas palestinos atacaron con sus cohetes caseros Qassam varios asentamientos judíos en la Franja. El Ejército de Israel respondió y abrió fuego indiscriminado sobre la zona desde donde se lanzó el ataque. En esta ocasión, los proyectiles de un carro de combate cayeron en un colegio de Jan Yunis. Seis escolares de entre ocho y doce años resultaron heridos. Al menos corrieron mejor suerte que la niña de siete años Rana Siyam, muerta el viernes de un balazo en la cabeza. RAMALA. Es desde hace años la cara palestina en la ONU, la misma que torcía el gesto cuando veía que el goteo de resoluciones incumplidas por Israel apenas provocaba consecuencia alguna. Ahora, sin embargo, la preocupación de Naser Al Kidwa es otra. Como familiar directo de Yaser Arafat (su sobrino) ha tenido acceso al informe médico oficial francés sobre la enfermedad y la muerte de su tío el 11 de noviembre en París. Acaba de entregárselo a las autoridades palestinas, que pondrán en marcha un comité investigador, compuesto, entre otros, por los galenos egipcios, jordanos, tunecinos y palestinos que trataron al rais antes de su traslado desde Ramala a la capital francesa. Ellos dictarán sentencia. Naser al- Kidwa, tras hojear las 557 páginas del farragoso texto, dividido en dos partes, la de antes del traslado a Francia y la del tratamiento en el hospital militar parisino de Percy, no se atreve a hacerlo, pero sí osa dejar muchas pistas que conducen a arenas movedizas. ¿Fue el envenenamiento la causa de la muerte de Yaser Arafat? -No lo sabemos. Los médicos franceses no han encontrado sustancia tóxica alguna conocida por ellos que pruebe un envenenamiento. Pero tampoco se atreven a descartar por completo esa hipótesis. -De haber tenido la más mínima sospecha de envenenamiento, las autoridades francesas habrían abierto una investigación judicial. -No me cabe duda, pero el que no hayan abierto una investigación no significa que Yaser Arafat falleciera de Al Kidwa, en el momento de hacer entrega del informe médico francés muerte natural. Es más, después de las semanas vividas, de los informes realizados, de las conversaciones hospitalarias mantenidas, me atrevo a decirle que mi tío no murió de muerte natural. -Pero decir eso es lo mismo que decir que fue asesinado, y no hace sino echar leña al fuego de los rumores que corren por las ciudades palestinas y las capitales árabes y musulmanas... -Yo sólo digo que no se conocen los motivos reales de la muerte de Arafat. Se le hicieron todos los exámenes médicos imaginables, las pruebas más sofisticadas, con los equipos más avanzados y los mejores médicos, y no se ha facilitado pese a ello un diagnóstico claro. Además, y sobre eso creo que no hay mucho que discutir, es indudable que en la muerte de Arafat influyeron los tres años de confinamiento en la mukata obligado por el Ejército de Israel. Y eso no me negará usted que no es muy natural. -Sin embargo, sí se ha informado de que la posible causa de la muerte fue una enfermedad de la sangre llamada coagulación intravascular diseminada (CIVD) -Esa información ha salido publicada en un diario francés (Le Monde) pero nadie la ha respaldado de modo oficial y desde instituciones médicas. -Israel ha negado de manera rotunda cualquier vinculación con un hipotético envenenamiento... -Perdone que le interrumpa. No se va a creer usted a estas alturas lo que diga Israel respecto de Arafat. -Las dudas de las causas reales de la muerte de Arafat también pueden hacerle daño a su sucesor una vez se celebren las elecciones. -Por eso, precisamente, sería muy bueno conocer al detalle esas causas, saber la verdad. Todos los dirigentes palestinos están interesados en que eso sea así y la comisión de investigación que se ha creado supervisada por el ministro de Sanidad tiene ese objetivo: trasladar la verdad a todos los palestinos. -Suha Arafat no quería que las autoridades francesas le entregaran a usted el informe médico oficial. -No voy a hablar de Suha. Su comportamiento durante la enfermedad de Arafat fue el más correcto. Las heridas que abrió ya han comenzado a cerrarse, aunque tardarán en cicatrizar. No voy a ser yo quien las infecte ahora. Barghutti cede a las presiones y se retira de las elecciones palestinas J. C. RAMALA. Marwán Barghuti ha tirado la toalla. Hastiado de las presiones internas de Al Fatah; triste por las acusaciones palestinas e internacionales; satisfecho de haber influido en el programa de Mahmud Abbas (Abu Mazen) adelantado por el diario Al Quds, el jefe de la Intifada de Al Aqsa anunció ayer, a través de su principal colaborador, Ahmed Ghaneim, y de su esposa, Fadwa, la retirada de su candidatura a las elecciones presidenciales del 9 de enero. Confirmo mi apoyo a Abu Mazen y le deseo todo el éxito posible en su misión para lograr la liberación de nuestra tierra, el regreso de los refugiados, la independencia, la paz y la democracia dijo Barghuti por boca de Ghaneim. Barghuti ha logrado, al menos, que algunas cuestiones clave planteadas en su día por Yaser Arafat no pasen a mejor vida tras la muerte del rais palestino. Así, Abu Mazen, quien ayer pidió perdón en Kuwait a los kuwaitíes por el apoyo palestino a la invasión de Irak en agosto de 1990, insistirá ante Ariel Sharón en la capitalidad de Jerusalén Este; en el derecho al retorno, o al menos a la compensación, de los refugiados palestinos; en la liberación de todos los presos políticos palestinos (incluido Marwán Barghuti condenado a cinco penas de cadena perpetua) en el establecimiento de un Estado desde las fronteras de 1967; en la destrucción del muro ilegal... No será fácil, pues, con estas premisas, llegar a un acuerdo justo y definitivo con Sharón. Por el momento, el Gobierno israelí aprobó ayer, en contrapartida a la liberación el pasado domingo en El Cairo de Azzam Azzam, la inmediata puesta en libertad de dos centenares de presos palestinos, de un total de 7.000, sin sangre en las manos.