Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 13 12 2004 Opinión 5 La libertad del arte Representantes del mercado y del mundo del arte se reúnen hoy en Madrid para estudiar la creación del Instituto del Arte Contemporáneo, ambicioso proyecto que, promovido por María Corral, entre otros, pretende servir de plataforma para defender los intereses del sector. Valiente iniciativa privada con la que hacer frente al dirigismo cultural y definir políticas artísticas independientes. Guión para un desenlace En el serial por entregas que protagoniza Rafael Vera, el Gobierno ha optado en las últimas semanas por interpretar un papel secundario y poco comprometido, de simple oyente. La función se desarrolla entre amenazas veladas, mensajes cifrados y salidas de tono extremeñas, pero el decorado sigue siendo una cárcel, y su desenlace, una presunta huelga de hambre con la que forzar una prórroga en la representación. Pero no parece dispuesto el Gobierno a mantener levantado el telón a expensas de las decisiones de Vera, que, a las malas, será alimentado a la fuerza y por imperativo legal. Teatro, el justo. Resistencia Al final fue la enfermedad, y no las pistolas, la que pudo con Juan Alcorta, fallecido este fin de semana enSan Sebastián. El empresario vasco fue uno de los primeros, a comienzos de los años ochenta, en alzar su voz y rechazar la extorsión del impuesto revolucionario de la mafia etarra. En tiempos de silencio, Alcorta supo levantar con su coraje y valentía un muro de resistencia ante la barbarie. CHEMA BARROSO Líder debilitado. Gaspar Llamazares resultó ayer reelegido como coordinador general de IU en medio de una enorme bronca, provocada por el descontento de los delegados tras la retirada de los candidatos alternativos y los cambios en los métodos de designación. Con 67 votos a favor, 51 en contra y 8 abstenciones, Llamazares se procla- mó otra vez líder de IU, aunque sólo tendrá tregua hasta el próximo enero, cuando Enrique Santiago tratará de nuevo de conseguir ser elegido coordinador general. Hemos recibido el mensaje dijo Llamazares tras la reñida jornada electoral. En la imagen, los dos líderes de la formación, durante la asamblea de IU. DESUNIDA Y ARCAICA MANUEL ÁNGEL MARTÍN STAS cosas antes no pasaban porque las maniobras autoritarias y las luchas intestinas del centralismo democrático se cocinaban entre unos cuantos del aparato que hacían y deshacían sin que el pueblo las conociera, pero ya se ve que la transparencia y el debate público les sientan muy mal a esta izquierda jurásica que va camino de la extinción vegetativa. No es ya que los resultados electorales les hayan colocado en un lugar marginal en el que deben compensar con bravatas su insignificancia E social y política, o que continúen con un mensaje alucinatorio de negación de la realidad, sino que también han perdido toda vocación de ser el referente moral de la política, el impulso de representar la honestidad y el paradigma del juego limpio. La posibilidad de una renovación de ideas y de personas se ha perdido en un contexto de sospechosas irregularidades, cambios de reglas del juego, demoledoras críticas internas, aplausos, abucheos e intervenciones de los agentes de seguridad, que han culminado en la re- elección como coordinador general de Gaspar Llamazares por un muy estrecho margen de votos (53 por ciento) La opción del prometedor Martín Recio quedó pronto descartada, y luego Enrique Santiago prefirió guardar su oportunidad hastaesa especiedevotación complementaria que se producirá en enero, no sin dejar de manifestar su profunda discrepancia por el apaño de las reglas provocado a última hora por el vencedor. Ante este panorama, a Llamazares no se le ocurre otra cosa que echar mano del baúl de los topicazos retóricos y de lo más granado del discurso involucionista, y afirma que ha recibido un mensaje que resulta ser, no que tiene una mayoría precaria y que muchos desean su remoción, que se- ría el lógico y evidente, sino que la Asamblea quiere una dirección colectiva para Izquierda Unida. Insiste y profundiza en su obsesión frentepopulista y antieuropea, ésa que le ha llevado a las más bajas cotas de apoyo electoral y que ahora le ha proporcionado tan sólo una pírrica victoriadentro desu formación política. En todo el proceso de reelección, no ha debido de darse cuenta de que ha quemado buena parte desu credibilidad democrática y de los valores reclamados como propios por la izquierda. Otra oportunidad perdida para una izquierda aggiornada y necesaria, que por ahora sigue siendo desunida y arcaica; un ingrato recuerdo del pasado para el centro- derecha y un incómodo aliado para el PSOE.