Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 DOMINGO 12 12 2004 ABC Toros La delegación de ABC en Barcelona fue el punto de encuentro para un apasionante debate FOTOS: YOLANDA CARDO ERC equipara la tradición de los toros con los malos tratos a las mujeres La polémica propuesta antitaurina animó a ABC a organizar un apasionante debate en Barcelona A. G. A Z. S. R. P. BARCELONA. A las cinco de la tarde, en la Delegación de ABC de Barcelona, se debatió intensamente sobre la propuesta de ERC de prohibir la muerte de los toros en las plazas de Cataluña y los argumentos que la sustentan. A hora tan taurina se citaron en el número 84 del Paseo de Gracia el parlamentario republicano Oriol Amorós, la bióloga Carme Maté, el torero Luis Francisco Esplá, el ganadero y veterinario Victorino Martín, el aficionado y escritor catalán Fernando del Arco y el secretario general de la Asociación Nacional de Organizadores de Espectáculos Taurinos (ANOET) Enrique Garza. La polémica suscitada a raíz de la proposición de la formación política de Carod Rovira animó a ABC a montar este apasionante foro de opiniones encontradas en un ambiente dialogante. ORIOL AMORÓS: Nosotros creemos, y hemos defendido siempre, que la relación entre humanos y el resto de especies animales ha ido evolucionando a través de los tiempos según una sucesiva concatenación de hechos. Primero un factor de acumulación de contenido científico y, segundo, un factor de acumulación de legitimidad ética han producido una transformación legal. Este proceso empezó con una relación antropocéntrica, donde la relación con el cosmos y entre los humanos y el resto de animales era de que el hombre era el centro de la creación. Esta frontera se ha ido separando o diluyendo a partir del conocimiento científico, por ejemplo, de la evolución, que nos dice que al fin y al cabo somos un resultado de ella como el resto de especies animales o los conocimientos sobre el genoma, que nos dicen que nuestras diferencias no son tantas y, si acaso son materiales, están descritas químicamente en el ADN. Entonces esta diferenciación nos ha sacado de la posición inicial en la que el hombre se creía separado del resto de animales y esta frontera se ha diluido. ¿Ha ido cambiando hasta dónde? Por ejemplo, hasta la Ley de Protección de Animales de 2003 del Parlamento de Cataluña que marca la diferenciación crucial: la capacidad de los animales para padecer. Este punto legal marca un punto de inflexión importantísimo. Anteriormente los animales eran objetos que podían estar a disposición del poseedor, que podía operar con sus pertenencias como cualquier otro objeto; a par- tir de este momento en que se les considera seres con capacidad de padecer también son sujetos de derechos. ¿De qué derechos? Pues mínimo, mínimo, el de no padecer. Si esta evolución con el resto de especies la trasladamos al caso concreto taurino, es reconocer la capacidad de sufrimiento de un toro. Entendemos que las tradiciones evolucionan, las culturas evolucionan, y un factor de evolución tiene que ser el conocimiento científico. Si sabemos que los mamíferos tienen un sistema nervioso de parecidas características al humano y si sabemos que el toro tiene capacidad de padecer, no podemos permanecer inmunes. Lo que decimos en la proposición de ley que no hemos entrado en registro, que hemos propuesto a los demás partido para saber su posición. Es decir aquí tenemos una Ley que en el artículo 6 prohíbe toda una serie de espectáculos con animales explícitamente y que sólo establece una excepción para el caso de las corridas de toros y los correbous. La corrida debería evolucionar, como lo hizo en los años 20, y ponerse al mismo nivel que la otra cosa que se permite, que tampoco nos gusta, que lo voy a defender, pero por lo menos suprimir la muerte como espectáculo. Es una propuesta moderada, porque si fuera por mí solo soy contrario al hecho de burlarse de un animal. Queremos suprimir la excepción de la corrida dentro del artículo 6 porque, oiga, es una incoherencia. LUIS FRANCISCO ESPLÁ: A mí me gustaría que nos aclarase más el panorama. Qué es lo que preocupa: el espectáculo o la muerte como espectáculo o la muerte en sí del animal. AMORÓS: Nos preocupa el sufrimiento del toro, un mamífero con un sistema nervioso similar al de los humanos. Si la muerte se justifica por la necesidad de alimentación, bien, de acuerdo, pero también hay legislación para que el sufrimiento sea menor; si la muerte es por un espectáculo es algo prescindible. VICTORINO MARTÍN: En las corridas hay una parte cruda, que no cruel. La Fiesta de los toros es una representación de lo que es la vida, y la vida por sí misma es cruda. Siento que vosotros no podáis llegar más allá de esa parte. Para mí el toro conlleva una serie de valores muy importantes. Es una escuela de valores y una cultura en la que yo, por ejemplo, estoy encan-