Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 12 12 2004 Los domingos 67 Si todos los españoles tuvieran una buena primaria hasta los 14 años, la cosa cambiaría mucho. Ahí está la base Todo el dinero de la Administración debe ir a la escuela pública, que es la importante y la que merece la pena Josefina Aldecoa, en un aula de su colegio Estilo, donde mantiene encendida la llama de la Institución Libre de Enseñanza nas de que me hagan una lista. -Nunca antes los niños accedieron a tanta información, y sin embargo, no parece que sirva para gran cosa. -Claro, porque ¿para qué le sirve a un analfabeto comunicarse con China a través de internet si no sabe ni dónde está? Todos estos medios sirven al que tiene una preparación previa, de lo contrario no puede hacerse un buen uso o el uso se limita al puro juego, que a veces puede ser diabólico. -En Historia de una maestra habla de la lucha por la educación, de profesores que eran héroes. ¿La adversidad nos hace mejores? -El libro se centra en la época de la República, y entonces la educación era un auténtico fervor. El mensaje a los maestros era vosotros salvaréis al país educándolo y estaban convencidos. Un gran fervor cultural para un país, hay que decir, lleno de analfabetos, perdidos en pueblos remotos adonde era prácticamente imposible llegar. Ahora todo eso ya no tendría sentido. Ya no hay ese fervor porque parece que todo está resuelto. La adversidad hace mejores a los hombres o no, depende de lo que lleven dentro. El destino adverso puede endurecer, fortalecer, puede desesperar... depende del ambiente y de las personas. A veces, el que lo tiene todo desde el principio no hace nada porque le parece que no necesita más, pero que cada logro educativo y tener más conocimiento sea tan sacrificado, pues tampoco. Hay que favorecer el acceso a la cultura. -Hoy en España los que más difícil lo tienen son los inmigrantes, aunque sólo sea por el idioma. -Es una cuestión que hay tratar de un modo muy especial. Sé que se quiere resolver, pero la forma en que lo hacen no sé si es la más adecuada. Como pura espectadora, me parece que si a una escuela llega un grupo de inmigrantes lo primero que hay que hacer es enseñar- Educar al margen de la ley ¿Se puede educar al margen de la ley? -Sí, pero de la Ley de Educación, y siempre superándola, nunca haciendo menos. Hay cosas fundamentales que deben ser para todos, como la lengua, las matemáticas, la historia o las ciencias naturales, que deben contemplar todas las leyes y todos los colegios, aunque luego ahonden más en otras materias o incluso sean experimentales o tengan cosas de lujo como el baile o la música en profundidad. -Es tremendo que la enseñanza musical sea un lujo. -Efectivamente. La música es una parte muy importante del desarrollo. Por cierto, me han hablado de una película francesa, Los niños del coro que trata de la educación a través de la música, y no quiero dejar de ir a verla. En nuestro colegio se ofrecen conciertos trimestrales hasta para los más chiquitines y están entusiasmados con ello. Con esto no sólo se educa musicalmente, sino el comportamiento: allí no se mueve nadie. Y eso no tiene nada que ver con la libertad de los niños, sino con saber que cuando hay que atender, hay que atender. ¿De qué adolecen más nuestros niños? -Depende mucho de las familias, pero adolecen mucho de exceso de televisión, que se ha convertido en la niñera moderna les español y luego pasarles a la clase general, y no meterles de repente en un aula con todos, porque tú a un maestro no le puedes pedir que pare las clases y se ponga a enseñar el idioma. Porque sin idioma, ¿qué? Es lo primero. ¿Qué espera de sus alumnos? -Que crezcan, que se desenvuelvan por sí mismos, que maduren dentro de la personalidad de cada uno, y que tengan una formación básica de lo fundamental: la lengua, porque sin su dominio no se pueden estudiar las demás materias, y las matemáticas. Para ello hay que tener un programa razonable y adecuado a la edad, flexible. Y no fiarse sólo de lo que dicen los libros de texto: nuestros alumnos no tienen cada uno ni un anaya ni un santillana hasta que no son bastante mayores, y sólo como apoyo; todo se hace por fichas y apuntes, y consultando muchos libros, haciendo mucho trabajo. ¿Sacrificaría la enseñanza privada por una pública, gratuita e igualitaria, similar al modelo finlandés a la cabeza de los datos PISA? -Si aquí se hubiera seguido en la pública el camino que llevaba la Institución Libre de Enseñanza, no habría tenido sentido la privada. Muchas veces los padres no llevan a sus hijos a la escuela pública porque no les dan el contenido y formación que ellos quieren. ¿Considera imprescindible un plan educativo común para la UE? -Sí. Deberían fijarse unos mínimos comunes enriquecidos con las características específicas de cada país; un programa oficial europeo que hiciera que un niño pudiera seguir con sus clases si los padres se trasladan y que estableciera los contenidos que cada niño debe saber a cada edad. -Coordinó el libro La educación de nuestros hijos ¿Un consejo? -Lo primero que tienen que hacer los padres es darse cuenta de la enorme responsabilidad que tienen trayendo hijos al mundo y que no se acaba nunca, es cadena perpetua. Que se ocupen de que tengan un desarrollo adecuado, sin dejar esa responsabilidad en manos de nadie, siendo testigos y parte. ¿Y alguna regla para los que diseñan su formación académica? -Menos cambios de planes de estudio y más consenso sobre niveles de conocimientos por edades con el resto de la UE. Y no empezar a inventarse cosas raras, cuando ya está todo inventado. Es una cuestión de sentido común.