Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 12 12 2004 Los domingos 63 AFP Mike Tyson según Conte. En 2001 ganó en premios 600.000 dólares (451.000 euros) y en 2002 mejoró el récord del mundo. Escalofriantes son las declaraciones de Kelli White- -demostrado su positivo, fue sancionada con dos años- primera mujer en ganar en un Mundial los 100 y 200 metros. Los efectos de las drogas eran increíbles en mi rendimiento afirma White, quien destacó los cambios físicos que se produjeron en ella. Mis piernas se ensancharon, mis hombros se reforzaron... muy pronto tuve que cambiar todo mi guardarropa. Tuve acné, mis reglas se volvieron irregulares y la voz más grave. Cuando hablaba por teléfono con mis padres siempre me preguntaban si estaba enferma. Les decía que tenía problemas de alergia. Luego, gané en el Mundial con tanta facilidad que no lo celebré, me sentía culpable El cuerpo de Kelli respondía perfectamente a las sustancias administradas. Le procuré insulina, EPO, hormonas de crecimiento, modafinil, clear y una hormona tiroidea llamada T 3. Me sorprendió que en París sólo le detectasen el modafinil, una sustancia que se da para tratar los problemas de narcolepsia añadió satisfecho Conte. La nómina de atletas que han dado positivo se completa con Dwain Chambers- contactó conmigo en enero de 2002 y en agosto ya era campeón de Europa dijo sin reparo Conte- Regina Jacobs (a los 40 años se convirtió en la primera mujer en bajar de los cuatro minutos en 1.500 metros en pista) Torri Edwards (segunda, tras White, en la final del Mundial de París) Kevin Toth, John McEwen, Chrystie Gaines y los gemelos Calvin y Alvin Johnson. Montgomery y Jones, en sus tiempos felices, sin sombras sobre ellos AP Los laboratorios Balco, epicentro del dopaje internacional Víctor Conte, músico de talento, se convirtió muy pronto en un afamado nutricionista, pese a que no tuviese ninguna formación médica. Dotado de una memoria prodigiosa, capaz de recordar tanto acordes musicales como combinaciones moleculares, Conte fue aprendiendo y el campo de los suplementos alimentarios se presentaba entonces inmenso. En 1989 fundó los laboratorios Balco, destinados oficialmente a analizar muestras sanguíneas para detectar los eventuales déficits en óligo- elementos, actividad por la que facturaba miles de dólares todos los meses. Conte dio un paso adelante y utilizó sus conocimientos de nutricionista para trabajar con deportistas. Su principio era simple: reequilibrar al individuo de sus deficiencias minerales descubiertas en los análisis Balco y fortalecerle con aportes suplementarios Potentes cambios en el cuerpo de Kelli White vendidos por Balco. Para ello formó un equipo altamente sospechoso: Remi Korchemny, veterano entrenador ucraniano acostumbrado a trabajar con los métodos de la antigua Europa del Este (Chambers, White y Gaines, pillados este año en los controles antidopaje, son atletas suyos) Milos Sarcev, culturista búlgaro que estuvo a punto de morir hace dos años por una sobredosis que él mismo se suministró; y el estadounidense Greg Anderson, culturista y entrenador personal de la estrella del béisbol Barry Bonds. Su fama se acrecentó AP Tim Montgomery, tras ganar doce kilos en músculo, consiguió 600.000 dólares en premios en 2001, y en 2002 superó el récord del mundo de los 100 metros También en el béisbol El escándalo Balco no sólo ha afectado al atletismo. También ha entrado de lleno en el béisbol, deporte rey en Estados Unidos, al haber confirmado que ha tomado sustancias dopantes Barry Bronds, considerado como uno de los más grandes jugadores de la historia de este país. El efecto mediático de Barry Bronds en los Estados Unidos es como el de Beckham en Europa. La estrella de los Gigantes de San Francisco ha declarado ante un jurado federal que él ha tomado clear THG y una crema que le facilitaba su entrenador personal, Greg Anderson, colaborador personal de Víctor Conte y uno de los cuatro inculpados en este proceso. El jugador ha precisado que no pensaba que los dos primeros productos eran esteroides, sino complementos nutricionales, y que la crema era para sus problemas de artritis. Otro jugador, Jason Giambi, de los Yankees de Nueva York, asegura que ha tomado esteroides y la hormona de crecimiento en estas tres últimas temporadas. En su declaración afirmó que se había inyectado la hormona del crecimiento en el estómago y la testosterona en las nalgas. También dijo que se le habían suministrado esteroides indetectables hasta el anuncio del descubrimiento de la THG. El hombre que hizo de camello para Jason Giambi- -cuyo club le va a retener su contrato, estimado en 82 millones de dólares (61,7 millones de euros) -no es otro que Greg Anderson. El escándalo del dopaje ha alcanzado también a las estrellas del béisbol americano, como Barry Bronds, el número uno del continente, y Jason Giambi y trabajó con los Seattle Supersonics, de la NBA. Los tratamientos que utilizaba con ellos a base de zinc le permitieron crear poco después el ZMA, el producto estrella de los laboratorios Balco, que le hizo ganar diez millones de dólares brutos en los tres últimos años. Marion Jones y su entonces marido C. J. Hunter fueron la imagen promocional de este producto. Así hasta que en octubre de 2003 salta el escándalo del THG, y en la investigación que se realiza en los laboratorios aparecen infinidad de sustancias prohibidas (modafinil, clear do en el que Milos Sarcev, un culturista, se ocupó del programa de la musculación; Charlie Francis, del aspecto deportivo, y yo del programa de nutrición y sustancias dopantes desveló Conte a la cadena americana ABC En ocho semanas, Montgomery había ganado 12 kilos de músculos y tenía un cuello que parecía el de Conte, con una foto dedicada por Marion Jones. A la izquierda, Dwain Chambers, uno de los clientes de Conte AP