Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 12 12 2004 61 Los domingos Algunos conventos de clausura castellanos están conociendo una auténtica epidemia de vocaciones Las pandillas juveniles, las maras son un problema en El Salvador. Un problema muy mal resuelto de Josefina Aldecoa, escritora y pedagoga, habla sobre la (mala) educación de los niños españoles Marion Jones exhibe las cinco medallas que ganó en los Juegos Olímpicos de Sidney AP Los cimientos del deporte profesional estadounidense se tambalean conforme se agita la explosiva coctelera que es el denominado caso Balco, nombre del siniestro laboratorio dirigido por Víctor Conte, que se ha encargado en los últimos años de crear campeones artificiales. El caso de Marion Jones, la reina de Sidney, es el más llamativo, pero bajo la alfombra asoman muchos más Marion Jones se cae del podio rion Jones siempre ha sido una mujer ambiciosa. Lo demostró con tan sólo 21 años, cuando decidió que el mundo del baloncesto femenino se había quedado pequeño para ella. Alta (1,78 metros) y veloz, fue una de las piezas clave que convirtió al equipo de la Universidad de Carolina del Norte en una de las potencias del baloncesto femenino americano. Ya lo era en el apartado masculino gracias a Michael Jordan, lo que hizo que en aque- Ma POR MANUEL FRÍAS lla época se hiciesen juegos de palabras con las iniciales (M. J. de ambos. A los 21 años presentaba un promedio de 22,8 puntos por partido, y fue elegida Jugadora del año en la División de California y una de las diez mejores jugadoras de Estados Unidos. En tres años había logrado un récord difícil de igualar: 92 victorias por diez derrotas. Pero en Estados Unidos a poco más podía aspirar una jugadora de baloncesto, deporte que allí siempre está a la Se le quedó pequeño el baloncesto después de haberlo conseguido todo a los 21 años, y quiso ser la número uno en atletismo sombra de la NBA. Por eso buscó la salida en el atletismo, actividad en la que ya había hecho sus primeros pinitos al presentarse a las pruebas de selección estadounidenses para los Juegos de Barcelona 92, consiguiendo entonces sólo plaza para el relevo 4 x 100; pero su madre no le dejó viajar, porque consideraba que era muy joven (16 años) Tenía muy claro que el atletismo lla (Pasa a la página siguiente)