Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Sociedad DOMINGO 12 12 2004 ABC Viene de la página anterior El fin de las radiografías en papel La radióloga María Victoria Azuara, del hospital de Zafra, tiene muy claros los beneficios que las nuevas tecnologías pueden aportar, y de hecho ya aportan, a su trabajo. A partir de este mismo mes, este centro hospitalario dejará ya definitivamente de revelar placas. Las radiografías serán, todas, imágenes digitales en una base de datos, que podrá ser consultada tanto desde el propio hospital como desde cualquier centro externo que lo necesite. Tampoco se imprimirán en papel las analíticas. Ahora- -explica la radióloga- -puedo tener en pantalla toda la información que necesito de un paciente. En una radiografía, o en un tac puedo hacer ampliaciones a voluntad, contrastes de densidad ósea o comprobar detalles que en el papel sería muy difícil lado un NCC: Por aquí han pasado 5.000 personas desde el año 2000 comenta orgullosa. Por los treinta y cuatro NCC repartidos por toda Extremadura ha desfilado ya más del 60 por cien de la población censada. Ahora, la idea es convertir cada uno de los setecientos centros de enseñanza de la red en nuevos NCC, disponibles para toda la población fuera de los horarios lectivos, cuando los ordenadores no son utilizados por los alumnos. Dentro de poco, abrir un cibercafé en Extremadura, o uno de esos work center que abundan hoy en toda España será algo casi tan inútil como pretender vender neveras en el Polo... Sanidad para todos El otro gran objetivo de la Administración autonómica lleva nombre de matorral de monte bajo y tiene como objeto la incorporación plena de la Sanidad al plan extremeño de la Sociedad de la Información. El Proyecto Jara, presentado en sociedad hace apenas unos días, pretende conseguir en sólo cuatro años un sistema automático de seguimiento sanitario de todos los pacientes de la región. Y ello independientemente del centro de salud al que acudan en cada momento. IBM, que ha firmado con la Junta un contrato de 26 millones de euros, será la empresa encargada de convertir esta parte del sueño en realidad. Lo explica para ABC el consejero de Sanidad de la Junta extremeña, Guillermo Fernández Vara: El final de este proceso es que una persona tendrá que ir una sola vez al médico. A partir de ahí el sistema se pondrá en marcha de manera automática, programando María Victoria Azuara estudia en sus monitores las pruebas radiológicas de uno de sus pacientes. Los datos aparecen en la pequeña pantalla que tiene a su derecha Informes médicos, análisis... Todo está a disposición de quien lo solicite. Por supuesto- -aclara Fernando Arnau, el director médico de este centro hospitalario- con todas las garantías de confidencialidad para los datos de los pacientes. No cualquiera puede acceder a cualquier sitio. Existe una serie de niveles de acceso y de permisos de consulta de datos, de forma que cada profesional sólo trabaje con lo que realmente necesita Con el proyecto Jara, el sistema sanitario se pone en marcha tras la visita de un paciente a cualquiera de los centros de salud en red todas las citas de una sola vez, tanto con especialistas como para realizar pruebas clínicas. En un futuro se podrán añadir incluso los medicamentos necesarios para cada paciente a lo largo de todo un tratamiento, y esos datos estarán disponibles también en las farmacias, con lo que se podrán evitar, por una parte, el despilfarro que supone la duplicidad de medicinas y, por otra, los problemas de salud relacionados con una mala administración de las mismas. Al farmacéutico le aparecerá en su pantalla qué fármacos ha comprado ya su cliente y cuándo caducan, pero también si éste es alérgico a algún medicamento o principio activo concreto Para Fernández Vara, Jara va a permitir, por primera vez en la sanidad española, conocer exactamente en qué se gasta el presupuesto, dónde y por qué, y también saber, que ahora no lo sabemos, cuántas personas hacen falta para cada cosa Sin pérdidas de tiempo Los pacientes, por supuesto, también se beneficiarán de estas ventajas. Para Francisco García Peña, director gerente del Servicio Extremeño de Salud (SES) la gente se ahorrará hacer viajes inútiles y repetidos al ambulatorio, o colas para pedir cita, o largas esperas mientras aparecen el historial o la radiografía de turno. Toda la información, además, estará accesible desde cualquier punto de la red sanitaria extremeña La implantación de este revolucionario sistema se hará realidad en el año 2008. Dámaso Villa, director general de asistencia sanitaria de la Junta, muestra a ABC el Centro de Proceso de Datos (CPD) de Mérida, desde donde se gestionará el funcionamiento de todo el sistema: Aquí, la velocidad media de transferencia de archivos es cuatrocientas veces superior a la de un ADSL casero. Entre grandes hospitales, llega a ser hasta cuatro mil veces más rápida. Un tac de treinta megas tarda apenas unos segundos en pasar El consejero de Sanidad lo tiene claro: En sanidad estábamos como si en el sistema bancario no hubiera tarjetas y hubiera que rellenar las cartillas a mano. Nos faltaba de todo. Las radiografías se perdían, los historiales podían traspapelarse, los pacientes tenían que volver varias veces... Todo eso, por suerte, se acabó Ordenadores, profesores y contenidos El Instituto de Solana de los Barros es un buen ejemplo de lo que significa integrar la informática a los centros de enseñanza. Aquí hay 270 alumnos y 230 ordenadores explica Ángel Benito Pablo, secretario general de Educación de la Junta de Extremadura. Sin embargo, los ordenadores no lo son todo. Hace falta formar al profesorado, que es lo más difícil. Sólo el año pasado organizamos 242 cursos para profesores. Y es que a veces, los alumnos saben más de informática que ellos La tercera parte, según Ángel Benito, son los contenidos que tienen que ser pensados, desarrollados y adaptados al ordenador. En Educación hemos liberado a un grupo de casi treinta profesores cuya única misión es la de crear y adaptar contenidos docentes para toda la red de escuelas de Extremadura Los alumnos del Instituto de Solana de los Barros ya no sabrían estudiar sin sus ordenadores, que se han incorporado a sus aulas desde hace ya tres años