Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 11 12 2004 Los sábados de ABC 115 VIVIMOS COMO SUIZOS ROSA BELMONTE BELLEZAS En este oficio no hay más secreto que el trabajo -Cuente el secreto de la buena cocina... -Sin un buen producto no puedes hacer una buena cocina. ¿Qué plato cocina más a gusto? -Me siento más a gusto con los pescados, por mis orígenes valencianos. ¿Qué plato prefiere a la hora de comer? -Las gambas. -Ingrediente que nunca usaría. -No tengo manía a ninguno. -Nunca prescindiría de... -La sal. -Reacción que busca en un cliente. -Que no se sienta encorsetado, que se deje llevar y se emocione. ¿Qué se ha llevado a Ca Sento de la cocina de Ferrán Adrià? -Es un error pensar que lo que te tienes que llevar de la cocina de Adrià son los platos, porque, aunque sepas hacerlos, la idea no es tuya. Lo importante de trabajar en su cocina fue la cantidad de cosas que llegué a ver. ¿Hay que tener gran cultura gastronómica para apreciar un plato? -No, el gusto de las personas es complicado y muy respetable. ¿Sabe si se ha ido descontento algún cliente de su restaurante? -Claro, como en todos los sitios. Dar de comer es una de las cosas más difíciles. ¿Encaja bien las críticas? -Desde luego. Aunque debes tener claras tus ideas, cuando mucha gente te dice que algo no le convence es que algo ocurre. Si un plato no gusta, se quita sin miramientos. Es una guerra perdida. -Un toque mágico. -No tengo. -Una recomendación para los jóvenes aspirantes a chef -Para progresar en este oficio no hay más secreto que el trabajo. Hay que perseguir una meta y dedicarle prácticamente toda tu vida. Y hay que saber lo que hay, la restauración es así, y no va a mejorar. Belleza real una campaña debate planteada por Dove M Raúl Aleixandre pasando por la sartén una pieza de ventresca de atún Los Girasoles en Moraira, son muy conocidos en la Comunidad Valenciana por servir una comida excelente. Sin embargo, algo ocurre con la alta cocina de la región que no acaba de prender en el resto de España como sí lo hace la vasca o la catalana. El nuevo Premio Nacional de Gastronomía tiene su propia hipótesis. Siempre hemos tenido un turismo muy fácil, que venía atraído por el buen clima y las playas. Eso propició en los restaurantes la elaboración de comidas muy sencillas a unos comensales que con una ensalada y un plato de paella se daban por satisfechos. No hacía falta complicarse la vida porque tenías turismo por castigo explica. En este sentido, se puede decir que la Comunidad Valenciana es todavía de alguna manera esclava del arroz, ya que la vinculación de la región con este tipo de platos ha llegado a convertirse en estigma. En Cataluña y en el País Vasco nos llevan mucha ventaja porque tienen mucha cuna y son un destino gastronómico en sí mismo apunta. En este aspecto, sin embargo, Aleixandre se atreve a ser optimista. En Valencia, poco a poco, se está creando cultura gastronómica, y muchos amantes de la buena mesa recorren a gusto cientos de kilómetros para sentarse en una de las ocho mesas de Ca Sento. e he enamorado de una vieja. No. No es de Jane Fonda. Al fin y al cabo, aunque ya no es Barbarella, 67 años no es nada. Inciso. Me parto con la tía; ahora, casi a los 70, dice que se ha hecho feminista, que lo de antes era teórico, que todas las mujeres somos una y que cuando una parisina exquisitamente vestida o una mujer de Islamabad hablan de sus vaginas es exactamente lo mismo. Será verdad, pero es que a mí me llega una señora y se me pone a disertar sobre su vagina y como que el tema no me atrapa, pero lo mismo me pasaría si me contara algo de su páncreas. Da la impresión de que la actriz, después de conocer a Eve Ensler (autora de Los monólogos de la vagina se ha convertido al Vaginismo, que siempre será mejor que otras sectas. Pero termino el inciso y vuelvo a mi vieja. No, otro inciso. Si algún día llego a tener los suficientes años para ello autorizo a cualquiera a que me llame vieja (señorita no porque suena como a Miss Marple, pero vieja sí) Claro que, teniendo en cuenta que me alimento de pesticidas, dudo que llegue a vieja (no lo digo yo, lo dice el Tribunal Supremo de la India, que ha ordenado a Coca- Cola y Pepsi que adviertan de la presencia de veneno en los envases) Miren, una cosa es no fumar, pero no poder beber Coca- Cola se me antoja muy fuerte. Me escandalizo como Samantha, de Sexo en Nueva York cuando decía aquello de Bares en los que no se puede fumar. ¿Qué será lo próximo? ¿Bares en los que no se pueda follar? Sigo con lo mío. Al final de O la revista de Oprah Winfrey, aparece un anuncio de Dove con una mujer arrugadísima y delgadísima, con un pañuelo en la cabeza y los hombros desnudos. El brillo de labios es la única muestra aparente de belleza no natural. Hay dos casillas como para rellenar. Una, ¿arrugada? la otra, ¿maravillosa? A mí me parece adorable. Luego, hay una leyenda: ¿Cuándo empezó a estar la belleza limitada por la edad? Es tiempo de pensar, hablar y aprender cómo hacer la belleza real otra vez De aquí a la página web (www. campaignforrealbeauty. com) donde Dove plantea el debate. Y entonces hay más fotos de mi vieja, riéndose en todas. Está para comérsela. También, como muestras de belleza fuera de lo normal, aparecen una chica pelirroja llena de pecas (y no con el aspecto de Julianne Moore, que parece una mortadela) una señora de pelo gris espectacularmente hermosa y una rechoncha jovencita de aspecto muy agradable. El planteamiento, claro, es erróneo. Todas son guapísimas, pese a lo que las diferencie del estándar de belleza al uso, el que aparece en cualquiera de los otros anuncios de la revista. Me juego el cuello del útero a que mi vieja de joven era un bellezón. Si no, no lo sería ahora.