Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
104 Deportes SÁBADO 11 12 2004 ABC Semanas de silencio y una carta separaron a Beloki y Manolo Saiz en el trasvase del Once al Liberty. Han vuelto a juntarse un año después. Somos compatibles dice el corredor. Está completamente recuperado de su caída asegura el director Enlace en segundas nupcias TEXTO JOSÉ CARLOS CARABIAS MADRID. No hay reencuentro porque hemos mantenido un contacto permanente Al habla Manolo Saiz desde la isla Mauricio, oasis del turismo en el Índico donde apura sus vacaciones. Somos compatibles cuenta Joseba Beloki, 31 años, un 2004 sin rumbo, en blanco, una carrera señalada por una caída en Gap, el tipo que obligó a Armstrong a cruzar un campo de cereales para ganar un Tour. Los dos personajes con más impacto en los últimos Tours vuelve a juntarse. Enlace en segundas nupcias. Ocho temporadas, seis equipos. Las oscilaciones laborales de Beloki (Euskaltel, Festina, Once, La Boulangere y Saunier Duval) se resumen en los anuarios. Sólo con Manolo Saiz encontró la paz de espíritu (tres campañas) para rendir. Fue tercero y segundo en el Tour, capturó la Volta, la Clásica Alcobendas, el liderato de la Vuelta, el estatus de figura. Pero al tiempo testarudo y veleidoso, salió escopetado el año pasado de su hogar por afinidad cuando surgie- ron las dificultades para Manolo Saiz en el trasvase del Once al Liberty Seguros. Eléctrico y agobiado, Beloki desesperó en la espera. Harto de una prórroga que le consumía, de semanas de silencio sin respuesta, de mensajes vacíos de contenido, su abogado envió una carta destemplada a Manolo Saiz, en la que le apremiaba mientras éste buscaba un patrocinador. El director se enfadó, el corredor se agobió y el matrimonio se rompió. Dos novios de morros y en trámite de separación sin consumar. Durante todo el año 2004 funcionó el teléfono, la continua comunicación. Saiz conoció de primera mano los problemas del vitoriano con los franceses de La Boulangére, que no admitieron una medicación para el corredor a base de Pulmicort, un fármaco contra el asma. Y también en sus cuatro meses en el Saunier Duval, donde no funcionó la química con Josean Matxín, el director. Beloki seguía encandilado de Manolo Saiz, el único que según él, le ha respetado y exigido al mismo tiempo. El azote de Lance Armstrong en el Tour 2003 sólo es intransigente en un aspecto, el sueldo. Beloki es hormiguita. Prefiero garantías en el cobro y seguridad a largo plazo antes que contratos de estrellas que sean fugaces dice. Igual que pagó una cláusula de rescisión para cambiar el Festina por el Once (75 millones de pesetas en el invierno de 2000) ha tenido que aflojar su bolsillo para volver a reunirse con Saiz. Está completamente recuperado de la caída comenta el director. Lo dice él con las pruebas. El ciclista pasó un reconocimiento satisfactorio en la clínica madrileña de La Fraternidad que sólo desveló un problema, una descompensación en la cadera que imprime más fuerza a una pierna que a otra. Si lo normal es que cualquier persona tenga un 6 ó un 8 por ciento más de fuerza en una pierna, Beloki tiene el 12 cuenta Saiz, que alineará al vitoriano en el Giro y el Tour. Scarponi será el hombre fuerte en el Giro. Heras, en el Tour. Y Beloki nos ayudará a subir de nivel en las dos Joseba Beloki G. CRUZ