Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 11 12 2004 Sociedad 59 Salud INFECCIOSAS GERIATRÍA Desarrollan un antibiótico que podría cambiar el tratamiento de la tuberculosis El nuevo fármaco acabaría con la infección en la mitad de tiempo podría combatir los casos de tuberculosis resistentes a los tratamientos convencionales, algunos con más de cuarenta años de antigüedad N. R. C. MADRID. Se conoce como R 207910 y podría convertirse en el mejor arma para combatir los peores casos de tuberculosis, aquéllos que resisten a los tratamientos convencionales. Detrás de estas cifras se esconde un nuevo antibiótico capaz de acabar con la infección en la mitad de tiempo que los medicamentos utilizados. La revista Science ha publicado estos sorprendentes resultados en su edición electrónica. Aunque hasta el momento los investigadores del Instituto Sueco para el Control de Enfermedades Infecciosas, de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins y del laboratorio Johnson Johnson sólo han demostrado su eficacia en ratones. En estos animales se ha visto cómo el fármaco elimina de forma inmediata los bacilos de las células pulmonares. Actúa con tanta potencia que una dosis única podría ser suficiente para detener el avance de la infección durante una semana. En humanos se ha probado, pero sólo se ha determinado su seguridad. b El R 207910 Tres de cada diez ancianos sufren caídas asociadas a los fármacos b Un 20 de los ingresos hospitalarios de los pacientes mayores de 75 años están relacionados con efectos directos e indirectos de los medicamentos ABC SEVILLA. Tres de cada diez ancianos mayores de 70 años sufren caídas que están asociadas al consumo de fármacos, fundamentalmente antihipertensivos, antidepresivos y ansiolíticos, según un estudio dirigido por Estrella Castro Martín y presentado en Sevilla en el Congreso de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria. Estas caídas, que se registran por individuo al menos una vez al año, se concentran durante la mañana, en el propio domicilio y se asocian al número de fármacos consumidos, ya que la ingesta de medicamentos es mayor en los ancianos que sufren caídas. En la misma línea, sostiene que uno de cada diez ancianos que se cae vive sólo, tarda hasta una hora en poder levantarse, y que seis de cada diez caídas se producen cuando éste se encuentra sólo en el domicilio. Según refleja Castro en su estudio, al que tuvo acceso Ep, alrededor del 35 de los mayores de 75 años consume cuatro o más fármacos al día al tiempo que más del 20 de los ancianos toma medicación considerada inadecuada algo que provoca que más del 10 de estos presenten reacciones adversas a medicamentos. Además, apunta que el 20 de los ingresos de los pacientes mayores de 75 años están relacionados con efectos directos o indirectos de los medicamentos, por lo que el informe aboga por que los médicos reduzcan en sus pacientes la polifarmacia, desaconsejen la automedicación y valoraren el riesgo y el beneficio de cada fármaco. EL Mycobacterium tuberculosis causa tanto daño como el sida o la malaria ner a raya al virus del sida. La tuberculosis es una amenaza tan seria como el sida o la malaria. La Organización Mundial de la Salud es consciente de que la lucha contra esta enfermedad infecciosa pasa por alcanzar un compromiso global para reforzar el control de los enfermos y evitar nuevos contagios, pero también por una apuesta decidida de la industria farmacéutica. La OMS lleva años reprochando a los laboratorios su escasa inversión en enfermedades pobres como la malaria o la tuberculosis. Salvo las quinolonas- -un tipo de antibiótico- -todos los fármacos que se ABC Tratamiento revolucionador Si se demuestra que también es eficaz en personas, el tratamiento pondría fin a la infección en dos meses, en lugar de los seis que se necesitan con las terapias actuales. Para los enfermos con sida que además han contraído tuberculosis, este medicamento podría revolucionar su tratamiento porque algunos de los antibióticos actuales interaccionan con los medicamentos antirretrovirales, necesarios para mante- utilizan para combatir la tuberculosis cuentan con más de cuarenta años de antigüedad. Por eso, el nuevo antibiótico, es uno de los pasos más importantes que se han dado en favor de estos enfermos. La tuberculosis mata cada año dos millones de personas y preocupa no sólo por su carácter contagioso sino porque se ha convertido en una infección resistente a muchos de los fármacos que podrían combatirla fácilmente y a un bajo coste. Los datos que maneja la OMS advierten de que cada año se producen 300.000 nuevos casos de tubercolosis resistente.