Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 Madrid VIERNES 10 12 2004 ABC MADRID AL DÍA 496 IGNACIO RUIZ QUINTANO C uatrocientos noventa y seis- -496- -son los espectadores que oficialmente se han pasado por las taquillas madrileñas para ver la summa cinematográfica Hay motivo una obra realizada para establecer la superioridad moral de Chechu Monzón- -Wyoming para el arte, por cuyas cumbres se paseó como uno de los guionistas de Historias de la puta mili -respecto de los contribuyentes que lo alimentan. ¡Cuatrocientos noventa y seis! Desde luego, esos son unos pocos más de los que solicitó el Señor para consentir en salvar a Sodoma. Pero sólo unos pocos más. Hagamos cábalas. Tenemos el 4: la tétrada. Un excitante de la furia báquica. Los árabes, y no nos dejará por mentirosos Goytisolo, clasificaban la Belleza Femenina en cuatros: cuatro negros (pelo, cejas, pestañas, ojos) cuatro blancos (piel, blanco del ojo, dientes, piernas) cuatro rojos (lengua, labios, mejillas, encías) cuatro redondos (cabeza, barba, codos, piernas) cuatro largos (espalda, dedos, brazos, piernas) cuatro anchos (frente, ojos, dorso, labios) cuatro macizos (nalgas, piernas, brazos, rodillas) y cuatro pequeños (pechos, orejas, manos y pies) Tenemos el 9: no hay número elemental que pueda ir más allá. Previene contra plagas y fiebres, produce salud y larga vida y por él murió Platón a los noventa años, según estaba ordenado por el destino. Los regalos en Oriente, y tampoco Goytisolo nos dejará por mentirosos, se dan en número de nueve cuando han de llegar al mayor grado de esplendidez y magnificencia. La Novendiale era un ayuno católico que traemos a colación con la venia de la hija de Josefina Carabias, que escribía en el Ya y que se imponía- -la Novendiale no el Ya -para evitar calamidades, de donde se derivaron las novenas o novenarios. Y tenemos el 6, que es el número en que los druidas iban a coger juntos el muérdago sagrado. Juntos, el 4, el 9 y el 6, nos dan 496, que es el número de Malkuth (MLKT) el Reino y la décima Sephira. Es decir, que a dieciséis espectadores y medio por director, bien se puede decir que a nuestros cineastas de moral superior no ha ido a verlos ni el Tato. DIMES Y DIRETES IGNACIO DEL RÍO GARCÍA DE SOLA EX CONCEJAL DEL AYUNTAMIENTO DE MADRID URBANISMO Y M- 30 l proyecto de reforma de la M- 30 ha sido denunciado por IU a la Unión Europea, denuncia que se une al contencioso- administrativo presentado por el Decano del Colegio de Arquitectos, Ricardo Aroca, duro opositor a los túneles urbanos y que en este caso, se ampara en la vulneración de normas de procedimiento. Los argumentos, sean medioambientales o formales, el Derecho Romano afirma que la forma da el ser a la cosa no pueden obviar que la antigua Avenida de la Paz, inaugurada por el Alcalde García Lomas ha envejecido contemplando el devenir de Madrid. Lo que nació como una Avenida para transformarse en un cinturón de circunvalación, cuyo cierre se demoró hasta los inicios de los Ayuntamientos democráticos, tiene un proceso de reconversión para ser, según dicen desde el Ayuntamiento, una calle. Nadie puede dudar que las mejoras en la M- 30 son necesarias y que necesita algo mas que un lifting Su hidráulica, sobre todo en las primaveras, se convierte en una presa inadecuada para recoger las aguas de los arroyos Meaques y Antequines que vierten hacia el Manzanares. Las conexiones con las salidas a las carrete- E ras nacionales forman cuellos de botella en las horas puntas y sus pasarelas de conexión peatonal enseñan grietas y desperfectos. La ciudad ha saltado además por encima de la M- 30 y los barrios, desde El Pilar, pasando por Ventas y Arganzuela se separan por el cauce diario del trafico que escupe humos y prisas a los bordes vecinales. Simplemente por eso nadie puede negar que su reforma mejorará el medio ambiente y su cuerpo de infraestructura básica de la Ciudad. Faltaría más que después de que los madrileños paguemos por ella lo que se dice que va costar, no nos encontrásemos La cuestión está en aprovechar la oportunidad que se presenta de hacer ciudad a la par que se reforma la infraestructura. Cada tramo de la M- 30 responde a un proyecto con una M- 30 mejor que la que tenemos, sea calle o no lo sea. Si no fuera así, habría que poner a alguno en la calle o mantearlo en la pradera de San Isidro, lo que puede tener lugar cada cuatro años por el mes de mayo. La cuestión está en aprovechar la oportunidad que se presenta para hacer ciudad a la par que se reforma la infraestructura. Cada tramo de la M- 30 responde a un proyecto urbanístico, en mayor o menor grado de maduración. El Proyecto Chamartín, otra vez en el centro del huracán por motivos extravagantes, contempla la mejora del nudo de la M- 30 y de las conexiones con la Ilustración y Pio XII. El paso por el Puente de Vallecas pide a gritos la operación de la estación de contenedores del Abroñigal, continuación de Méndez Alvaro en la otra orilla. El nudo super- sur es el acceso al Parque Lineal del Manzanares. Y de esta manera engarzar proyectos urbanos hasta llegar a El Pardo y dar sentido y dignidad a su arboleda. En el gobierno de la ciudad hay que huir de prisas y precipitaciones. El urbanismo tiene su tiempo y los corregidores tienen que comportarse con la visión de los faraones, pensando que su tiempo es eterno, pero con la humildad de ser conscientes de no ser mas que mandatarios temporales de los vecinos. Las ciudades son producto de su historia y sus tiempos son distintos del de los gobernantes. El urbanismo reflexivo y participativo esta en el basamento de la democracia local. Y ya que le hemos quitado un problema que tendría el Gobierno de Zapatero y que pagaremos los madrileños, que la reforma de la M- 30 sirva para hacer mejor Madrid.