Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid TRAGEDIA EN LA CARRETERA DE BURGOS VIERNES 10 12 2004 ABC (Viene de la página 34) ra suicida emprendida por el Ibiza acaba de la peor forma posible: choca frontalmente contra el Renault Safrane que en ese momento estaba adelantando a un camión y no se percató de lo que sucedía. El impacto fue brutal y de inmediato los dos vehículos comenzaron a arder. Santiago, que circulaba en paralelo por el otro carril, detuvo su marcha en el arcén, y se bajó de la cabina provisto de un extintor, al igual que su compañero que iba justo detrás, quien se acercó al Ibiza. Él se dirigió al vehículo familiar y, en medio de la humareda, observó que los dos ocupantes de la parte delantera eran ya cadáveres. Estaban destrozados y abrasados en medio de un amasijo de hierros. Creo que murieron en el acto. Me fui a la parte trasera. Los gritos eran desgarradores: ¡papá! ¡mamá! ¡sacadme de aquí! Apreté el extintor y vi a dos niños pequeños en sus sillitas especiales. Sin dejar de apretar la bombona, con el fin de mitigar un poco el fuego, intenté rescatar a la niña, pero iba sujeta con el cinturón de seguridad y no podía desprenderla de sus ataduras ¿UNO O MÁS CULPABLES? Rascafría FRANCISCO DEL BRÍO Choque frontal en la A- 1 A- 1 La Cabrera Bustarviejo Cabanillas de la Sierra En el km. 54,6 se produce el accidente En el km. 52,6 esquiva un coche Se detecta en el km. 42 a un conductor suicida 1- Unos kilómetros antes del accidente, otro coche consigue esquivar al suicida en el último momento 2- Dos camiones de reparto le van siguiendo e intentan avisarle de que va en dirección contraria A Llamas de más de cinco metros Un hombre que se detuvo también me ofreció una navaja y pude cortar la correa, la saqué del coche y la puse en sus brazos, mientras otras dos mujeres trataban de consolarla y calmarla dice, visiblemente nervioso. Aún faltaba su hermano, que seguía chillando. Tenía un pie ardiendo como una tea. Vacié el extintor, de unos diez kilos de polvo que amortiguaba un poco el fuego, y me asusté al oír estallar un neumático. Las llamas superaban ya los cinco metros de altura y yo temí por su vida; pensé que se iba a abrasar. Al final, de un tirón, pude alcanzar el centro del coche, tirar de sus anclajes y liberarle explica sin aliento. Después, la voracidad del fuego lo envolvió todo y el vehículo ardió por su cuatro costados. Relata que todo fue en cuestión de segundos y que el rescate duró como mucho diez minutos que se le hicieron interminables. Sólo pensaba en sacarlos de ahí Santiago, que no pudo pegar ojo en toda la noche, explica que sólo pensaba en ayudar, en sacar a los niños de ahí. Veía a mi hija de cinco años reflejada en esa situación y no fui en ningún momento consciente del peligro Tras lo sucedido, emprendió la marcha con destino a Vitoria. No logro sacarme de la cabeza esas imágenes Hoy volve- finales de los ochenta un grupo de jóvenes, ideó el peligroso juego que consistía en circular por los carriles de bajada a Madrid de la A- 6 en el sentido contrario, cruzando apuestas sobre el máximo recorrido que eran capaces de superar. En ese momento, dirigía la revista del motor Coche Actual, y con un redactor de la revista logramos infíltrarnos en el círculo de corredores suicidas y publicamos un extenso reportaje, calificando por primera vez de kamikazes a aquellos conductores. A partir de entonces el calificativo de kamikace apareció en muchos titulares, aunque los protagonistas de esas noticias no tuvieran intención de suicidarse. El desconocimiento, la merma de facultades, el alcohol o las drogas, han sido en la mayoría de los casos el origen de estos actos y, en muchas ocasiones, una situación del acceso prohibido a la autopista, con una dudosa señalización. Hay otro dato a tener en cuenta. Los verdaderos kamikazes utilizaban casi siempre el carril de su izquierda, de forma que en caso de extremo peligro siempre podían desviarse al arcén. Por el contrario, los kamikazes accidentales, como es el caso del ocurrido el pasado miércoles en la A- 1, lo hacen por su derecha, pegados a la mediana, casi siempre de noche, que aumenta la confusión y, como ha dicho a ABC el conductor del camión que le siguió durante varios kilómetros, evitando a los demás coches desviándose por su derecha. Una vez más lamento que siga utilizándose el calificativo de kamikazes y que nadie quiera asumir alguna responsabilidad en estos casos. La experiencia de muchos años me dice que ningún accidente de circulación es fruto de una única causa. Puede existir una principal, pero nunca deben dejarse de investigar el resto, porqué, quizá eliminando una sola de ellas es posible evitar el desastre final. El Molar Colmenar Viejo 1 San Agustín de Guadalix A- 1 S. S. de los Reyes 2 a Burgos Madrid Km. 52,6 La pareja que pereció calcinada, sobre estas líneas ría a hacer lo mismo si se produce una situación parecida, nunca se sabe con lo que te puedes encontrar agrega. Lamenta no haber podido hacer nada por los padres de los pequeños. Me hubiera gustado sacarlos de allí, han muerto achicharrados. Ahora sus hijos se han quedado huérfanos. Ese trauma no se les va a olvidar nunca. No quiero ni pensarlo Interrogado sobre si no se siente orgulloso por las dos TELEMADRID vidas que ha salvado, afirma, rotundo, que no. No me siento ningún héroe. Hubo más gente que ayudó. No vale lo que he salvado sino lo que se ha perdido. Me siento impotente al ver lo rápido que se apaga una vida recalca. Esta noche volverá a pasar de nuevo, de camino a Granada, por el lugar del siniestro. Volveré a revivir lo ocurrido. El tiempo lo mitiga todo, pero no lo podré olvidar jamás El sábado regre-