Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 VIERNES 10 12 2004 ABC Madrid Aprobada la ley del testamento vital que garantiza la voluntad de un enfermo en situación límite Los dos niños gritaban: ¡papá! ¡mamá! ¡sacadme de aquí! y yo sólo podía pensar en ayudarles El camionero que les salvó la vida tras chocar con un kamikaze dice que lo haría de nuevo por su hija b El transportista se siente impo- tente por no haber podido hacer nada por los padres de los pequeños, que perecieron abrasados, al igual que el conductor suicida M. J. ÁLVAREZ MADRID. No se siente un héroe ni es plenamente consciente aún de que gracias a su valentía ha salvado de una muerte segura a dos pequeños de corta edad, aun a riesgo de su propia vida. Más bien se siente impotente por no haber podido hacer lo mismo con los padres de los niños, tal y como repite sin cesar una y otra vez como en un lamento. Hoy volvería a actuar igual y a hacer lo que hizo, asegura. Se llama Santiago Mero López, está casado, tiene una hija de cinco años y nació hace 39 años en Carrión de Calatrava (Ciudad Real) Ejerce de camionero desde hace 15 años y en la actualidad está empleado en la empresa DHL. Gracias a su acción, que le ha convertido en protagonista, ha contribuido a aminorar la tragedia en que se han visto sumidas, de súbito, dos familias, por culpa de un conductor suicida que circulaba en sentido contrario de la marcha en la A- 1 (carretera de Madrid- Irún) la noche del miércoles. Este hecho provocó una brutal colisión entre dos turismos a la altura del kilómetro 54,600: un Seat Ibiza blanco, que iba en dirección contraria y un Renault Safrane, ocupado por las cuatro personas citadas: un matrimonio y sus dos vástagos de seis y cuatro años, que decidieron apurar al máximo su regreso para evitar los atascos, tras haber disfrutado del fin de semana en Burgos. El matrimonio que viajaba a bordo del Renault pereció en el acto, totalmente calcinado. El marido responde a las iniciales de F. S. R. y su mujer a las de V. L. C. Por su parte, el kamikaze F. L. N. M. de 40 años, que también murió abrasado, era empleado de banca y, según algunas fuentes consultadas, estaba en tratamiento psiquiátrico por depresión. Estado en el que quedó uno de los dos automóviles implicados en la colisión frontal COMUNIDAD Viaje mortal Santiago relató ayer a ABC, todavía conmocionado por lo ocurrido, cómo se desarrollaron los hechos que desembocaron en el dramático accidente de tráfico. Explicó que salió de Ciudad Real al filo de las 19 horas en dirección a Vitoria, dentro de la ruta que le correspondía para entregar la mercancía de mensajería y paquetería que llevaba. Al llegar a la altura de La Guardia (Toledo) se vio obligado a parar la marcha, como el resto de camiones y vehículos pesados debido a la operación retorno del puente, ya que había muchas retenciones. A las 22 horas pudo reanudar su marcha. Sin embargo, cuando estaba ya en la A- 1, una vez pasado El Molar, en San Agustín de Guadalix, vio cómo un turismo viajaba a gran velocidad, en dirección contraria: era el Ibiza. Circulaba por el carril izquierdo en dirección Irún sentido Madrid. Comenzó a hacerle señales luminosas y a tocar el claxon. No obstante, el piloto hacía caso omiso a sus indicaciones. Avisé por la emisora a varios compañeros que iban detrás; no podía dar crédito, ya que el kamikaze se dedicaba a esquivar a los que iban correctamente, quienes se veían obligados a hacer trompos y maniobras arriesgadas Ante estos hechos, él mismo dio aviso de lo que sucedía al teléfono de Emergencias 112, que en apenas cinco minutos recibió 41 llamadas alertando de lo que ocurría. Sin embargo, nada pudo hacerse, y en el kilómetro 54,600 de la A- 1 la carre- El transportista que auxilió a los pequeños, junto a un agente TELEMADRID (Pasa a la página 36)