Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional VIERNES 10 12 2004 ABC El Likud apoya la formación de un Gobierno con los laboristas b De los 3.000 integrantes del Nadie habla ya del muro ilegal Los actores en Oriente Próximo esconden el símbolo de la Intifada b La oportunidad para la paz tras la muerte de Arafat, salpicada por la faraónica obra, y por asesinatos selectivos fallidos, y candidatos presidenciales apaleados, y más muertos en Rafah JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. La construcción del muro ilegal sigue y no para. Los plazos para acabar a finales del año 2005 la faraónica obra de más de 3.000 millones de dólares se cumplen con fidelidad. En sólo unos meses, Cisjordania estará separada de Israel y de sí misma por una barrera infranqueable de 730 kilómetros de longitud. Llegado ese día, Israel se habrá apropiado por la fuerza de los hechos consumados de más del 16 por ciento de una tierra ajena; 263.000 palestinos quedarán aislados por completo; centenares de miles de personas se verán afectadas de uno u otro modo; miles de hectáreas de campos de cultivo habrán sido expropiadas; centenares de viviendas o invernaderos habrán sido destruidos; muchos pozos de agua habrán sido confiscados; cien mil olivos habrán sido arrancados; Qalquilia y Tulkarem seguirán tan encarceladas como ahora; Jerusalén y Belén serán pasto también del hormigón de nueve metros de altura... Pese a todo ello, pese a que la Corte Internacional de La Haya lo declarara ilegal; pese a las resoluciones de las Naciones Unidas que llaman a desmantelar el muro y a indemnizar a los miles de palestinos afectados por su construcción; pese a las sentencias del propio Tribunal Supremo de Israel en contra de parte del trazado, que ha sido modificado en un lavado de cara nada maquillado, pese a todo ello, de golpe, de pronto, tras la muerte de Yaser Arafat, nadie habla del muro ilegal. Comité Central, un 63 por ciento respaldó a Sharón para que negocie la entrada de los laboristas en un Ejecutivo de coalición J. C. JERUSALÉN. Ariel Sharón se vistió ayer con sus mejores galas para ir a votar a la Feria de Exposiciones de Tel Aviv. Le esperaba una casera urna de cartón, reforzada con una cinta adhesiva, y decenas de fotógrafos y curiosos. Como él, otros 3.000 miembros del Comité Central del Likud tenían que pronunciarse sobre la conveniencia, o no, de abrir negociaciones con los laboristas y los partidos ultraortodoxos judíos (el Shas y el Judaísmo Unificado de la Torá) para la formación de una nueva coalición de Gobierno que permita aprobar los presupuestos generales del Estado, facilite la evacuación en verano de la Franja de Gaza y espante, al menos por unos meses, el fantasma de pesadas cadenas de unas elecciones generales anticipadas. Mucho pues se jugaba ayer Sharón en este sufragio interno. De ahí sus mejores galas. De ahí que luciera una de sus corbatas favoritas, siempre rojas. De ahí sus sentidas palabras instando a los militantes del Likud a acercarse a las urnas para dar luz verde a su ambicioso proyecto para un nuevo Israel. Cuantos más votos, mejor La clave era lograr una participación lo más elevada posible. El resultado, favorable. Alrededor de un 63 por ciento de los integrantes del Comité Central apoyaron la propuesta, frente a un 37 por ciento que se mostraron en contra. Fueron 1.410 síes frente a 856 noes Cifras que casi corresponden al sentir de los israelíes en su conjunto: el 70 por ciento de la población está a favor de la formación de un Gobierno de coalición entre el Likud y los laboristas. Sharón había perdido ya este año varias votaciones clave en su partido. En agosto, incluso, sobre la misma cuestión: ese Gobierno con los laboristas. Entonces la idea fue rechazada por el Comité Central pero ahora había una notable diferencia: importantes barones del Likud y varios ministros, como Benjamín Netanyahu, se habían pronunciado a favor. También perdió Arik su consulta sobre la evacuación de Gaza cuando parecía tener todos los números atados. Ahora no ha querido cantar victoria. Después de este triunfo, empezará el domingo, tras el visto bueno de los laboristas, esa negociación política a varias bandas. La derrota le habría llevado a convocar elecciones anticipadas. Funerales en Rafah (Gaza) ayer, de cuatro palestinos abatidos por el Ejército se olvidarán a buen seguro de la calle palestina, de un pueblo que piensa cada día más en emigrar (50 de cada 100 palestinos lo haría si pudiera, según un estudio del Centro Palestino de Opinión Pública) que por vez primera desde el estallido de la Intifada hace más de cuatro años apuesta por aparcar los actos violentos contra Israel (el 52 por ciento se manifiesta en contra de los REUTERS Candidato apaleado No lo hacen prácticamente los nuevos dirigentes palestinos, enfrascados en procesos electorales, en negociaciones internas a la caza y captura de treguas hasta hace poco imposibles, en presentación de candidaturas con algunos candidatos encarcelados, otros apaleados en sus desplazamientos a distintas ciudades de Cisjordania por soldados israelíes (como le sucediera en la noche del miércoles en las afueras de Yenín al médico y activista de derechos humanos Mustafá Barghuti, el candidato preferido... del pianista judío, Daniel Barenboim) etcétera... No lo hacen los israelíes, distraídos con sus crisis políticas internas, la evacuación de la Franja de Gaza, la formación de nuevas coaliciones de Gobierno. No lo hace la comunidad internacional, muy interesada en esas oportunidades nacientes, en ese optimismo generalizado pero poco justificado, en esas cumbres o conferencias que darán protagonismo a unos y otros pero atentados suicidas, cuando en julio ese número apenas llegaba al 27 por ciento, según otro sondeo del Centro de Comunicación y Medios de Jerusalén) Asesinato fallido Ventana para la paz que dicen algunos con la boca llena que se ha abierto tras el entierro de Abu Ammar, mientras otros parecen empeñados en cerrarla con asesinatos selectivos fallidos, como el de ayer en Gaza contra el jefe del Comité de Resistencia Popular, Yamal Abu Samhadana, duramente criticado por los responsables de la ANP que luchan a diario por pactar una hudna con los más radicales; o con la muerte de cinco palestinos en Rafah durante la madrugada; o con el lanzamiento de cohetes caseros Qassam contra territorio israelí. Y en medio de tan complejo panorama, la construcción del muro ilegal sigue su curso en silencio. Y de pronto, por arte de magia que sin duda tiene truco, nadie habla del trágico símbolo de la Intifada de Al Aqsa. La Corte Internacional de La Haya lo declara ilegal y las resoluciones de la ONU piden su desmantelamiento La mayoría de los palestinos (el 52 por ciento) se muestra en contra de los atentados suicidas