Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 10 12 2004 Opinión 5 Pabellones y cuotas El acento catalán del tripartito no deja de impregnar el discurso de la Administración, también en el ámbito artístico. La ministra de Cultura, Carmen Calvo, anunciará hoy la elección del representante español en la Bienal de Venecia, así como el nombre del comisario del pabellón de España en la muestra. Binomio catalán- -Muntadas y Marí- -como expresión de una cuota multimedia. De 59 segundos a 10 minutos Le debieron de parecer una eternidad al ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, los diez minutos que le dedicó el secretario de Estado norteamericano en la reunión de la OTAN celebrada ayer en Bruselas. Acostumbrado a despachar los asuntos más graves de nuestra diplomacia en 59 segundos Moratinos tuvo que sentirse abrumado por la generosa audiencia concedida por Colin Powell. Nada menos que diez minutos, y sin cortes de publicidad... El ministro español va a más. Aunque luego Powell critique la posición española, Moratinos se hace escuchar. Caso abierto La reciente detención en Irún de dos nuevos radicales islamistas, presuntamente ligados a la trama del 11- M, representa el suma y sigue de una operación que, nueve meses después del atentado, permanece abierta. Desde la Audiencia Nacional, Juan del Olmo va completando, pieza a pieza, un puzzle cuyos márgenes se amplían a través de una investigación que no admite zonas de sombra. COMUNIDAD Héroe del asfalto. Santiago Mero, el transportista de Ciudad Real que la noche del miércoles salvó a dos niños de morir calcinados en el accidente que causó la muerte a sus padres por la colisión contra el vehículo de un kamikaze en la A- 1, no dudó en asistir a las víctimas a pesar de la voracidad de las llamas. Me lié a apagar el fuego porque, si no, se quema allí la familia entera señaló ayer el camionero, para el que el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid estudia la petición de una medalla de reconocimiento. Tras socorrer a los niños, Mero continuó su ruta para que la mercancía que transportaba pudiera ser repartida ayer con normalidad. En la imagen, estado en que quedó el vehículo siniestrado. EL DIABLO SOBRE RUEDAS MANUEL DE LA FUENTE UIZÁ ya ha llegado el momento de empezar a llamar a las cosas (del tráfico) por su nombre de una vez por todas. Quizá ya va siendo hora también de que desterremos de nuestro vocabulario oral y escrito esos eufemismos sangrientos, esas coletillas homicidas: un coche se salta la mediana un coche se estrella un coche se empotra un coche atropella un coche embiste No, así no Q es, y ni siquiera es necesario acudir al Departamento de Español al Día de la Real Academia Española para explicarlo y para decirlo con todos los puntos sobre todas las íes de la palabra homicidio. Los caballos sí pueden desbocarse, pero los coches no. No son entes vivos, aunque alguno lo crea y les trate con más cariño (o con algún cariño, por lo menos) que a su esposa. Alguien los conduce (generalmente) porque otras muchas veces es bastante dudoso que quien lo hace pertenezca a la especie humana, en el caso de que pertenezca a alguna (especie) Como en este tristísimo hecho del miércoles, habitualmente, por nuestras calles y carreteras, como en la desasosegadora película de Spielberg, el diablo va sobre ruedas, pobres diablos muchas veces (pobres pero asesinos) que confunden la velocidad con el tocino de la publicidad, acomplejados para los que el poder (y hasta la gloria se creen) la libertad y la hombría se esconden debajo de la chapa de un automóvil. Afortunadamente la cara de esta cruz del miérco- les ha sido la de ese camionero, Santiago, que tiró de extintor y de coraje para que al menos por una vez pueda quedarnos alguna esperanza en el ser humano. Entre la dictadura de la barbarie (y la carretera es una barbarie) siempre aparece un Hombre, así con mayúsculas. Como escribió Luis Cernuda, gracias porque me dices que el hombre es noble. Nada importa que tan pocos lo sean: uno, uno tan sólo basta como testigo irrefutable de toda la nobleza humana Gracias, pues, Santiago, en el futuro, dos huérfanos pronunciarán tu nombre, en el nombre del padre.