Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional JUEVES 9 12 2004 ABC Combatir el islamismo R. V. BERLÍN. Dirigentes de la CDU han llamado a atajar el contagio de la militancia islámica y la permisividad con los predicadores del odio afirmando que no hay lugar aquí para los enemigos de la cultura democrática a la que califican como cultura principal en este país. El congreso ha aprobado un documento titulado En interés de los alemanes: propiciar y reclamar la integración, combatir el islamismo que incluye una propuesta para perseguir penalmente los matrimonios forzados. Stoiber hizo cómplice de las violaciones de derechos y la huída de mujeres musulmanas a refugios para mujeres a la llamada tolerancia de la izquierda Baja Sajonia hizo aprobar su iniciativa para incluir, en la concesión de ciudadanía, cursos de integración sobre la sociedad cívica y el juramento de la Constitución en reconocimiento a los valores fundamentales alemanes. La CDU fomentará la lengua, forzando a los padres extranjeros a propiciar el aprendizaje del alemán antes de acudir a las escuelas. Por parte del Gobierno, la propuesta fue criticada. Angela Merkel, presidenta de la CDU, se dirige a los compromisarios durante el congreso celebrado en Düsseldorf AP La CDU ondea la bandera del patriotismo Los conservadores lamentan que Alemania sea el enfermo de Europa por los democristianos en Düsseldorf ha condenado la falta de patriotismo de un gobierno (socialdemócrata) que lleva al país a la recesión RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLÍN. De no haber político que se atreviera a declararse orgulloso de ser alemán, aquí han pasado a competir por ver quién ama más a Alemania. Ich liebe mein Land insistía con vehemencia el ¡bávaro! Stoiber en el congreso de la CDU, como si fuera una canción de Eurovisión y de paso un modo de decir que el gobierno socialdemócrata no ama a su país por consentir 5 millones de parados y un récord histórico de quiebras de empresa. Con una socialdemocracia (SPD) y hasta unos verdes, tocando la vena patriótica, reafirmando la vía alemana en la economía social y en el mundo y, si cabe de rondón, la ambición alemana de un puesto en el Consejo de Seguridad de la ONU para hacerse ver y oír, la Unión Democristiana ha despertado a una penosa realidad: si la izquierda se les adelanta con un programa reformista y flexibilizador; ellos mismos se tienen que despedir de la doctrina renana del mercado social; y Schröder se apodera de un argumento conservador como el patriotismo, la CDU podía quedar sin existencias. La propia ministra verde Renate Künast ha comentado que, para patriota, ella, que cuida b El congreso celebrado el medio ambiente y la salud de los alemanes. Así que Ángela Merkel, la presidenta democristiana, anunció que tocaba por fin el tema del patriotismo y algunos, como Heribert Prantl en Süddeutsche Zeitung, han entendido que floja tenía que sentirse la CDU para destapar la última caja de Pandora de la conciencia alemana. En Düsseldorf ha suscitado cuestiones conservadoras como la fé en que el pueblo alemán puede hacer más, la vergüenza de oírse llamar el enfermo de Europa la falta de patriotismo de un gobierno que lleva al país a la recesión, la inanidad del relativismo cultural y el deber del inmigrante de incorporarse a la cultura alemana, la desaparición en la sociedad de los valores morales que sentaron las garantías y leyes fundamentales y la fragilidad de la familia, cuya falta de confianza en sí y en el futuro, le haría no procrearse y vivir de la mano de obra de fuera. mo Queremos hacer algo por Alemania insistió Merkel, y estamos preparados En un pueblo enseñado a vivir sin soberanía durante décadas, a enmendarse, reconstruirse, callar y pagar indemnizaciones por tanta maldad, la cuestión del patriotismo se ha solido reducir a un orgullo nada disimulado por la cultura y la ciencia alemana. Pero frente a otros países con problemas de autorreconocimiento, aquí las soluciones son pragmáticas: el editor Johannes Thiele ha publicado sin más El libro de los alemanes con todo lo que los alemanes deben saber de sí mismos, su cultura y sus logros y errores, y ha sido calificado con ambición pero sin contestación como un cánon de la identidad alemana En medio del congreso, del acre debate sobre la cultura y a caballo del rebuscamiento identitario y cierto cine nostálgico, se estrena en acontecimiento teatral las seis horas del montaje de Los Nibelungos o sea, la madre del nacionalismo alemán en escena. De Lamartine decía que las cenizas de los muertos abonan la patria pero en Alemania es frase especialmente desafortunada y el planteamiento, para Schröder como para Merkel, no pasa de preguntarse con Kennedy qué puede hacer uno por su país en lugar de sólo pedir de éste. Renunciar a los valores A un par de periodistas españoles, el jefe de gobierno de Baja Sajonia decía en Düsseldorf que los alemanes sólo queremos estar tan orgullosos de nuestro país como los españoles revelando el lugar común por el que los alemanes confunden la soberbia hispana con el amor patrio. En el Handelsblatt, el empresario y reformista de la CDU Lothar Späth busca reconciliar cultura local y extranjeros y sostiene que Alemania no puede renunciar, ni a sus inmigrantes, ni a sus valores. Mientras el canciller mantiene que el primer patriota es él, que trabaja todos los días por su país, Angela Merkel cree que más bien lo hace poco y mal e hizo un discurso de futuro, viendo, como Ortega que el mañana es lo que nos reúne en una nación y no el ayer, algo incorrecto en términos alemanes. Pues en aquel ayer, de leer a Thiers, habrían sabido que bajo ninguna circunstancia se puede entregar la patria a un hombre; y al día de hoy, y para ser del todo correctos, tampoco a una mujer. Encender los ánimos Pese a la expectación con el tema patriótico, el Frankfurter Allgemeine (FAZ) cree que el bávaro Stoiber, un peso pesado de la derecha alemana, habló mejor y logró encender el ánimo interrogante en las filas conservadoras. Pero el editorialista del FAZ cree que era un congreso de consolidación y Merkel ha sabido reforzar su perfil político antes de aspirar a la Cancillería, definiendo una política reformista que tanto de la sociedad como del individuo exige coraje, esfuerzo e idealis- Sólo queremos estar tan orgullosos de nuestro país como los españoles dice el jefe de Gobierno de Sajonia La CDU no quiere quedarse sin existencias ideológicas en su labor opositora