Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 Deportes LIGA DE CAMPEONES MIÉRCOLES 8 12 2004 ABC El fútbol sin público es la sinrazón. Es como fabricar coches en un mundo sin personas. El Real Madrid, el Atlético y el Castilla vivieron en las copas europeas ese espectáculo sin paganos, que hoy repiten los blancos. Los jugadores de aquellas experiencias relatan su partido mudo Así fueron los partidos Real Madrid, 2; Nápoles, 0 Dieciseisavos de Copa de Europa 87- 88 16- 09- 87, Santiago Bernabéu. Real Madrid Buyo; Chendo, Tendillo, Sanchís, Solana (Jankovic) Gordillo, Míchel, Gallego, Butragueño, Santilla (Paco Llorente) y Martín Vázquez. Nápoles Garella; Bruscolotti, Bagni, Ferrario, Ferrara, Renica, De Napoli, Sola (Vigliardi) Maradona, Giordano (Baiano) y Romano. Goles 1- 0, m. 18: Míchel, de penalti. 2- 0, m. 76: Tendillo. West Ham, 5; Castilla, 1 Treintadosavos de la Recopa 80- 81 01- 10- 80, Uptown Park. West Ham Parkes; Stewart, Bonds, Martin, Lampard, Goddard (Morgan) Brroking, Devonshire, Holland (Brussh) Cross y Pike. Castilla Miguel; Chendo, Espinosa, Salguero, Casimiro, Álvarez, SánchezLorenzo, Bernal, Balín, Paco (Ramírez) y Cidón (Blanco) Goles 1- 0, m. 19: Pike. 2- 0, m. 30: Cross. 3- 0, m. 40: Goddard. 3- 1, m. 56: Bernal. 4- 1, m. 103 (ya en la prórroga) Cross. 5- 1, m. 120: Cross. Celtic, 1; Atlético de Madrid, 2 Dieciseisavos de la Recopa 85- 86 02- 10- 85, Celtic Park. Celtic Bonner; McGrain (McInally) Burns, Aitken, McGugan, Grant, Provan, McStay (McAdam) Johnston, McLeod y McClair. Atlético Fillol; Tomás, Arteche, Ruiz, Clemente; Marina (Julio Prieto) Landáburu, Setién, Quique; Cabrera (Rubio) y Da Silva. Goles 0- 1, m. 40: Setién. 0- 2, m. 70: Quique. 1- 2, m. 72: Aitken. en el Nou Camp, en San Mamés o en Atocha. Otros se asustan El último episodio (hoy será el penúltimo) tuvo como protagonista al Real Madrid, ante el Nápoles de Maradona en el Bernabéu (16- 9- 1987) y también a Chendo. Aquella noche anuló a Maradona. Fue algo bonito para nosotros. En el túnel de vestuarios las sensaciones eran buenas. Como no teníamos el apoyo de la afición hicimos una piña para sacar el partido. Nos dábamos ánimos. No escuchábamos el murmullo habitual. Sólo los gritos de los compañeros, de los rivales y alguna patada Ricardo Gallego vivió un partido incómodo, para los dos equipos. Recuerdo el campo vacío e iluminado, pero sin vida. Se oía hasta respirar. Es una mezcla de sensaciones muy extraña. Era como un entrenamiento serio. Te reprimes a la hora de decir algo porque te puede oír el árbitro Para Gordillo fue una experiencia muy chunga Todo fue frío y desagradable. Sin público, la imagen era patética. Es muy complicado mentalizarse. El entrenador nos dijo que no se viera una situación de abandono, porque beneficiaría al rival Inmerso en ese silencio, Míchel lo sintió con practicidad: Realmente, cuando uno sale a jugar está centrado en el fútbol y no en la grada. Tengo buenos recuerdos de ese día. Me sentí extraño cuando marqué el primer gol y no escuché el jolgorio de la grada El silencio del gol. Los goles del silencio TEXTO: JULIÁN ÁVILA y TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN MADRID. El calor del público siempre ha sido un ingrediente primordial en el fútbol. Vítores, cánticos, pitadas, insultos... son parte del alma de este deporte. Resulta extraño un espectáculo con los mejores artistas y desnudo de las voces de los espectadores. Los partidos a puerta cerrada se producen, desgraciadamente, por culpa de los insensatos que acuden a los campos con la única intención de hacer daño. El Real Madrid, el Atlético y el Castilla ya han vivido la experiencia de disputar un encuentro de competición continental sin público. Hoy, el Real Madrid volverá a repetirla. ABC ha dialogado con algunos protagonistas de aquellos partidos para conocer sus sensaciones. El jovencísimo Castilla fue pionero. El 1 de octubre de 1980, aquel equipo de imberbes que jugó la Recopa porque disputó la final de la Copa frente a sus hermanos mayores del Real Madrid, vivió una situación pintoresca. El filial se cruzó con el West Ham inglés, que fue castigado con el cierre de su campo por los incidentes provocados por sus seguidores en el partido de ida en Madrid. La crónica del corresponsal de ABC, Ignacio Carrión, decía: El Castilla perdió por 5- 1 por culpa del mareo y de los nervios. Perdió por el mareo de los jugadores, que durante una hora y cuarto tuvieron que atravesar Londres bajo escolta policial a velocidad de vértigo para llegar al estadio sin incidentes El filial madridista fue eliminado en la prórroga (ganó 3- 1 en Madrid) En aquel once figuraba Miguel Porlan, Chendo Fue una experiencia diferente. Éramos muy jóvenes. Como la gente no podía ir al estadio se echó a la calle para animar a su equipo. Fuimos escoltados hasta el campo, pero no pasó nada. En el partido todo fue extraño. Sin gente, sin gritos... El Bernabéu vacío durante el Real Madrid- Nápoles de 1987 minutos y hacer gol. Lo sabíamos y el partido fue nuestro desde el principio. Marcó Setién, ellos se abrieron en pos del empate y eso fue mejor para nosotros. Quique consiguió el 0- 2 Miguel Ángel Ruiz, su compañero en el centro de la defensa, rememora esa necesidad de concentrarse al máximo para afrontar el reto: Parecía el entrenamiento del día previo a los partidos. Por eso debíamos estar muy cen- LUIS RAMÍREZ Luis daba órdenes desde la grada Una bonita vivencia sintió el Atlético en la Recopa, frente al Celtic (2- 10- 85) El empate a un gol en el Calderón obligaba al Atlético a marcar en Glasgow. Pero aquel once rojiblanco, dirigido por Luis, era grande, muy grande, como subraya Arteche: Vencimos por 1- 2. Aquella temporada llegamos a la final de la Recopa y la perdimos frente al Dinamo de Kiev. El partido era raro, sin público, sin ruido. Estás acostumbrado a los seguidores, a favor o en contra. Sentías un silencio frente al que no había que relajarse. Por ello nos concentramos en nuestro objetivo. Quienes se relajaron fueron ellos. Fue bueno que no hubiera público, pues estos equipos cuentan con el apoyo de sus incondicionales como un arma clave para atacar en los primeros veinte trados en lo que debíamos hacer. Fue una situación inolvidable. Escuchabas el balón, a los jugadores. Luis se subió a la grada a dar órdenes, porque se le oía desde allí. Nos benefició la falta de público, y lo mismo le debe suceder al Real Madrid, porque los equipos como el Celtic basan el 30 por ciento de su rendimiento en la afición, que le lleva en volandas... Aunque a mí me motivaban los ambientes en contra, como