Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Cultura MIÉRCOLES 8 12 2004 ABC Pérez Zúñiga inaugura la editorial Kailas con Santo diablo b El habitante incierto descubre a un nuevo talento español, Guillem Morales La actriz Sarah Michelle Gellar presentó en Sitges su película El grito protagonista de la serie Buffy cazavampiros otorgó ayer al festival catalán un toque de glamour del que había carecido hasta ahora JOSÉ EDUARDO ARENAS SITGES. Algo tendrá el cortometraje para que salgan de tan pequeño gran formato un buen número de directores con futuro. Ayer volvieron a cumplirse las expectativas con la película El habitante incierto título al que se le ha añadido un innecesario tu casa es tu mundo. También suyo demasiado explicativo para los cinéfilos que están al loro de todo tipo de habitáculos provistos de vida. El director, Guillem Morales, ha declarado haber hecho la película para espectadores que piensen y puedan dar a la historia un veredicto personal. Me gustan las historias que plantean preguntas más que respuestas. El que alguien llegue a no reconocer las cosas que a uno le rodean vuelve todo más interesante. En ese juego de sombras y comportamientos extraños es donde se acaba descubriendo información sobre uno mismo Para no pasar por el diván, la cosa quedaría en que un arquitecto de éxito, obsesionado por la limpieza y el orden, se queda, tras romper con su novia, solo en una gran casa en la que se le cuela un intruso con el pretexto de llamar por teléfono. En un descuido, el desconocido desaparece sin traspasar la puerta. ¿Dónde estará? se pregunta el protagonista. Ni el espectador lo sabe. A partir de entonces entramos en el thriller, y más o menos hacia la mitad de la película, Guillem Morales precipita un giro inesperado y convierte todo en una pesadilla para el protagonista, que no para el espectador, que se ve llamado a decantarse por prestar más atención al largo desenlace o a quedarse aparcado en la cuneta donde hay muchos cabos sueltos b La presencia de la El escritor madrileño, autor de varios libros de poesía y de relatos, debuta así en el género de la novela, territorio en el que sigue trabajando. Su próximo tema: la lujuria S. GAVIÑA MADRID. Ernesto Pérez Zúñiga confiesa que la idea de novela- -un grupo de jornaleros anarquistas que se rebelan contra el amo- -se fue gestando en su cabeza a partir de hablar con las personas mayores, entre ellas mis abuelos, que he ido entrevistando en los pueblos y aquí en Madrid Esto le permitió ampliar sus conocimientos sobre la guerra civil que había estudiado en los libros, y que tenía muy poco que ver con las vivencias de la gente, tanto de un bando como de otro afirma, al tiempo que denuncia un exceso de simplificación política de la historia. Santo diablo ahonda precisamente en aquellos puntos diluidos por el tiempo y que para Pérez Zúñiga forman parte capital de los hechos. Uno de los protagonistas del libro es esa generación que creía que había llegado el momento de cambiar el orden social de arriba abajo Frente a ella, otra que quería evitar cualquier cambio. Vulturno, en algún rincón ibérico El libro arranca de este punto combinando, a lo largo de sus 400 páginas, los datos históricos en un marco imaginario: Vulturno, una ciudad situada en algún rincón ibérico donde tiene lugar una revolución contra el amo El autor traza una novela con numerosas voces, poniendo el acento en las luchas de los jornaleros anarquistas que intentan liberarse del poder de los terratenientes. Al mismo tiempo, Pérez Zúñiga sintetiza en esta novela varias épocas: las revoluciones campesinas de principios de siglo, la guerra civil y la parte más dura de la pos guerra impregnándolo de un realismo mágico, pero que aquí, en España, tenía unas características muy determinadas vinculadas al mundo del catolicismo: las reliquias, las ánimas venditas y los conventos, que alimentaban los mitos y las supersticiones de la época Sobre el título, Santo diablo el autor confiesa que ha sido una manera de retratar las pasiones que vertebran la novela: la pasión por cambiar el mundo, y la de otros por mantenerlo como está utilizando para ello personajes que tienen sus propios vicios y sus propias dobleces morales que son el motor real de sus conductas Era una manera- -añade- -de corregir la lectura que se dio en la época de que aquello fue un enfrentamiento entre dos bandos: los rojos- -aquí los diablos- -y los santos. El libro muestra la conjunción de ambos, de que la gente no es santo ni diablo Sarah Michelle Gellar, durante su encuentro con la prensa ayer en Sitges Además, ha intervenido en cintas de éxito- -algunas descerebradas- -como Sé lo que hicisteis el último verano o Scream 2 Anoche, la actriz presentó en una gala El grito remake de La maldición uno de los grandes éxitos del cine japonés en España. Las dos películas las ha dirigido Takashi Shimizu, a quien se esperaba en Sitges. El trabajo de Sarah le puede servir para reconducir su carrera por otras vertientes más interesantes. De hecho, así lo aseguraba ella: La verdad es que me gustan los personajes fuertes. En el cine he he- EFE Para público inteligente Yo opto por un público inteligente argumenta Guillem. Las lecturas están ahí. Creo que decirlo todo es matar una película. Una de las miradas podría ser que refleja las dudas de los treinta años, de la pareja, de tener una casa y unos hijos. Toda la dramaturgia de la película está en el espacio en el que se mueven los personajes indica. La llegada de Sarah Michelle Gellar al Festival de Sitges ha traído el glamour que se echaba en falta estos días. Que el certamen tenga fama de reunir a más cerebritos por metro cuadrado que cualquier otro festival- -español- -no quiere decir que en pleno mes de diciembre no se agradezca la presencia de una estrella de Hollywood. Sarah es una diosa entre los jóvenes. Ha protagonizado la serie Buffy cazavampiros durante siete años. Guillem Morales dice haber hecho su película para espectadores que piensen y puedan dar a la historia un veredicto personal La actriz espera que su papel en El grito pueda servirle para reconducir su carrera cho algunas heroínas tridimensionales, pero con El grito puedo dar el giro que deseo para mi futuro La actriz remató la frase con un lo importante es que esta película de terror tenía que salir bien porque suponía el reconocimiento mundial de Takashi Shimizu. Lo ha conseguido y estoy un poco celosa Luego alabó su manera de dirigir, ya que me ha permitido conocer otra forma de trabajar con los actores. Fue todo muy intenso Agradece sobremanera Sarah Michelle Gellar su trabajo en la serie Buffy le haya abierto las puertas del mundo. Por eso intento ahora demostrar que valgo para hacer diferentes géneros Con la fama que tiene Hollywood y el pasado que arrastran muchos y muchas actrices jóvenes, Sarah, sin embargo, no se duele de nada. Incluso se pone remolona al sugerirle si está dispuesta a sucumbir a alguna proposición por un papel: ¡Depende de la oferta! responde en sexy. Empecé a los 4 años y me gusta mi trabajo. No creo que haya tanto aprovechado en Hollywood como se dice. Es posible que los que pregonan estas cosas sean gente que no ha triunfado. Yo no he visto muchos demonios... He tenido suerte