Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 8 12 2004 Cultura 57 Los libros de la Reina ilumina el talante intelectual de Isabel la Católica La muestra recorre las obras que influyeron en la religiosidad, el Gobierno y la cultura de su época de libros y manuscritos de la biblioteca personal de Isabel de Castilla componen esta exposición que celebra el V Centenario de su muerte MAR GONZÁLEZ BURGOS. Esta muestra, que se ubica en la Casa del Cordón de Burgos, descubre las inquietudes políticas, anhelos espirituales y pasiones literarias de la Reina. El Instituto Castellano y Leonés de la Lengua ha organizado esta exposición en la que, por primera vez, se han reunido una treintena de documentos cedidos por la Biblioteca Nacional, el Monasterio del Escorial, la Universidad de Salamanca, el Archivo de Simancas o el Archivo Municipal de Burgos. Entre los libros y manuscritos se encuentran desde cartillas escolares hasta textos para la enseñanza y traducción del latín y obras de autores clásicos como Aristóteles, Cicerón o Séneca. También se muestran algunas obras religiosas como la Biblia o libros devotos y algunos textos literarios entre los que destaca El libro del buen amor o El cancionero de Baena La exposición, titulada Los libros de la Reina podrá visitarse hasta el 5 de enero en la Casa del Cordón de Burgos, antigua Casa del Condestable donde Isabel la Católica recibió a Cristóbal Colón tras su segundo viaje a América. De este modo se unen continente y contenido isabelinos en una muestra que se divide en diversas estancias comenzando por una introducción biográfica con cuadros de la reina y muebles, tapices y otros objetos de la época. A partir de ahí se va recorriendo la vida de Isabel la Católica desde su inb Una treintena Giambattista Tiepolo, pintada en 1769 dia Luna la Concepción de Aranjuez y la grandiosa Inmaculada de los Venerables (o de Soult que atraen tanto al gran público como a los expertos. Tomando como clave distintiva del siglo XVII a Murillo, a su lado se sitúan muchos otros cuadros y dibujos anteriores y posteriores con formulaciones dispares pero temas similares a los que el sevillano ejecutó. Por ello hay que considerar autores de tanto renombre como Pereda, Rubens, Ribera, Zurbarán, A. Cano, A. Castillo, Solís, B. Pérez, F. Rizi, Claudio Coello Antolinez, y bastantes más de su tiempo para pasar al mundo más internacional y amplio de criterios de la centuria siguiente, en la que Carlos III tomó, como símbolo de la Orden que creó con su nombre, a la Inmaculada, en calidad de Protectora. No es de extrañar por tanto que siendo un tema tan popular y de tanta raigambre, la personificación de la Concepción Inmaculada de María en el ám- La Inmaculada de Giambattista Tiepolo es la más espectacular de todas las creadas en la época de la Ilustración, anticipándose muchas décadas a la declaración del dogma por Pío IX bito pictórico prosiguiese su andadura con una vitalidad renovada y también haya que tener en cuenta las obras de entonces que el Museo guarda firmadas, entre otros, por Palomino, M. J. Meléndez, F. Bayeu, Maella, Carnicero, Mengs, Goya o Tiepolo, siendo la Inmaculada de este último la más espectacular de todas las creadas en la época de la Ilustración, anticipándose muchas décadas a la declaración del dogma por Pío IX. fancia empezando por las cartillas escolares y textos musicales y religiosos con los que recibió formación hasta la muerte de su hermano Alfonso. Una vez coronada Reina, Isabel continuó su ilustración y en este apartado se muestran textos para el aprendizaje del latín y las principales obras de la retórica y poética clásica desde Aristóteles o Tito Livio hasta Cicerón o Séneca. Los libros acompañaron a la Reina en todos los aspectos de su vida, su labor de Gobierno, sus momentos de ocio y su religiosidad, y a cada uno de ellos se dedica un espacio en la exposición. En el primer caso, Isabel la Católica forjó su filosofía política y su Gobierno basándose en los textos de Santo Tomás o Bocaccio pero, además, la exposición revela otras lecturas sobre el arte de la guerra, la estrategia militar y el derecho como Las siete partidas Por otra parte, para su entretenimiento, según se refleja en la muestra, la reina también incluyó en su biblioteca obras como el Laberinto de Mena. Pero sobre todo destaca en la exposición la extensa colección de libros vinculados a su religiosidad entre los que se encuentran Biblias, hagiografías, libros devotos y de horas y otros textos de diversos autores como Ramón Llull o Benedicto XIII. En conjunto, se ofrece una imagen de la Reina Isabel la Católica que rompe muchos tópicos y descubre las influencias políticas de una mujer religiosa que vivió el paso de los tiempos medievales a la edad moderna e influyó con su labor de mecenazgo en el devenir cultural de su época. En este último sentido, se expone en la muestra el hecho de que fue durante su reinado cuando Antonio de Nebrija publicó la primera gramática española. Breviario de Isabel la Católica, siglo XV. Biblioteca Nacional FÉLIX ORDÓÑEZ