Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 Sociedad MIÉRCOLES 8 12 2004 ABC Tecnología Imágenes digitales y complejos cálculos estadísticos para autentificar obras de arte La pionera técnica es aplicada a un lienzo de Perugino y dibujos de Bruegel b Investigadores de la Universidad de Darmouth desarrollan un método de análisis informático para obterner coordenadas exclusivas sobre el estilo de cada artista PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Hasta ahora el proceso de autentificar cuadros, grabados y dibujos era un arte en sí mismo, mucho más dependiente de la química que de la informática. Sin embargo, un grupo de investigadores en Estados Unidos aspira a introducir una dosis de certeza científica en estos peritajes donde se juegan cantidades multimillonarias. Para ello, han desarrollado una técnica basada en imágenes digitales y complejos cálculos estadísticos con el ánimo de discernir qué es gato y qué es liebre en las artes plásticas. Este equipo de la Universidad de Dartmouth, dirigido por el profesor Hany Farid, ha desarrollado un programa informático que descompone la imagen analizada en una serie de líneas verticales, horizontales y diagonales bajo premisas tecnológicas no muy diferentes de las utilizadas por las populares cámaras digitales con cada vez mayor cantidad de pixels y los métodos para comprimir esas imágenes de cara a su almacenamiento. El objetivo es obtener coordenadas (estadísticas wavelet que el programa puede atribuir como exclusivas de cada artista. El análisis del equipo de Dartmouth ha distinguido ocho dibujos realizados por el artista flamenco Pieter Bruegel en el siglo XVI y cinco ejemplos de la misma época realizados por imitadores. Llegando incluso a establecer que dos de los falsos Bruegels fueron realizados por el mismo plagiador. Los investigadores también han estudiado una espectacular Natividad atribuida al italiano Pietro di Cristoforo, más conocido como Perugino. Análisis que ha identificado varias porciones del espectacular lienzo realizadas por aprendices. En búsqueda de pruebas irrefutables No es la primera vez que se intentan desarrollar aproximaciones científicas para el análisis de arte. Para cuadros abstractos, como los lienzos goteantes y caprichosos del expresionista Jackson Pollock, algunos investigadores han recurrido a complejas relaciones matemáticas derivadas de la teórica del caos. Otros métodos se centran en analizar las grietas que aparecen con el paso del tiempo. Entre las técnicas de autentificación más habituales destaca el uso de rayos X o análisis de laboratorio para identificar pigmentos o índices de plomo. En el método de la Universidad de Dartmouth, la clave pasa por identificar una serie de detalles sobre la dirección, curvatura, presión y profundidad de las pinceladas o trazos de cada artista. Características que no se aprecian a simple vista y que no pueden falsificarse. El problema es que algunos artistas tienden a cambiar radicalmente su estilo a lo largo de sus carreras. La localización de puntos en el cubo (abajo) representa el grado de similitud estilística de los seis rostros del cuadro de Perugino (arriba) lo que sugiere que lo pintaron cuatro personas Una herramienta adicional El profesor Hany Farid, especialista en matemática aplicada e informática, ha descrito su comentado trabajo- -divulgado por la revista de Proceedings de la Academia Americana de Ciencias- -como simplemente una herramienta adicional para contribuir al diálogo que supone la autentificación de obras artísticas Profesionales del mundo del arte han recibido con gran reluctancia la posibilidad de que una obra maestra pueda ser reducida a la suma de sus fracciones digitales. A juicio de Thomas Hoving, ex director del Metropolitan y autor de un libro sobre falsifica- ciones artísticas, el equipo de Dartmouth no ha inventado más que una pomposa lupa de bolsillo Pero para el profesor Farid, la realidad es que el mundo del arte está muy lejos de ganar la batalla a la asignatura pendiente de la autentificación, por lo que su herramienta tecnológica debería ser acogida como una opción más para los especialistas e historiadores del arte. Su declarada intención es invertir los próximos 5 años en perfeccio- nar este sistema de análisis pictórico. En el caso de la Madonna con bambino de Perugino, que representa a la Virgen con el niño Jesús y cuatro santos, el análisis del equipo de la Universidad de Dartmouth se ha centrado en la distancia entre las caras representadas y la orientación de elementos horizontales, verticales y diagonales. Los resultados obtenidos sugieren la intervención de al menos cuatro pintores diferentes en virtud de las pequeñas distorsiones que resultan inevitables en todo proceso de imitación. Pero su diagnóstico técnico no concuerda con otros análisis humanos que no distinguen ni tantos pintores y disputan quién pintó qué. El cuadro de Perugino analizado por el equipo de Dartmouth fue adquirido en 1999 por la pinacoteca de ese prestigioso campus universitario de New Hampshire. Sin la certeza de que la Natividad en cuestión fuera totalmente obra de Perugino, el Museo Hood pagó una fracción del legítimo precio de mercado para esta temprana figura del Renacimiento italiano, maestro de Rafael. Tras su autentificación por reconocidos especialistas y el análisis digital del profesor Farid, el lienzo del siglo XV puede valer ahora diez millones de dólares.