Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 Sociedad MIÉRCOLES 8 12 2004 ABC Sanidad recomienda comprar juguetes españoles o europeos en tiendas de confianza El 60 por ciento de los artículos sospechosos que fueron analizados eran tóxicos o defectuosos b La OCU ha comprobado fallos de todo tipo y ha alertado a las autoridades europeas para que tomen medidas y se retiren los juguetes peligrosos de la venta R. BARROSO MADRID. A las puertas de una de las fechas más consumistas del año, son muchos los padres que comienzan a echar una mano a los tan esperados Reyes Magos para evitar las aglomeraciones y las prisas de última hora. Las tiendas y centros comerciales de toda España acaban de iniciar su apertura sin descanso. Comienza la búsqueda del juguete ¿perfecto? El Instituto Nacional de Consumo ha rechazado en lo que va de año el 61 por ciento de los casi quinientos juguetes analizados. Más de la mitad presentaban errores en su etiquetado. Pero este alto porcentaje de productos defectuosos responde a que el CICC sólo recibe para su análisis productos sobre los que existen sospechas de posibles irregularidades. Sanidad recomienda adquirir juguetes fabricados en España o en la Unión Europea y hacerlo en tiendas de confianza. Por su parte, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) denuncia en un informe que resulta fácil encontrar en las tiendas juguetes inseguros o mal etiquetados. Tras un detallado análisis, la OCU llega a la conclusión de que en especial los bazares o tiendas de todo a cien están llenas de juguetes que no se ajustan a las normas. No obstante, señala que aunque los productos que se encuentran en este tipo de establecimientos incumplen en mayor medida la normativa, ni las marcas conocidas, ni el prestigio del fabricante resultan ser una garantía. La mayor parte de los juguetes con riesgos se han encontrado en bazares de bajo coste SIGEFREDO Los principales riesgos Miles de lesiones se producen cada año como consecuencia del uso de juguetes, y son los menores de cuatro años los que corren mayor riesgo. Los expertos señalan que las lesiones varían desde caídas, atragantamiento, estrangulación, quemaduras, ahogo e incluso envenenamiento. Sin embargo, la principal causa de las muertes relacionadas con los juguetes es el atragantamiento, normalmente con globos de látex. No obstante, precisan que en muchas ocasiones la lesión se produce cuando se hace un mal uso del juguete o éste es utilizado por un niño demasiado pequeño. Las organizaciones de consumidores también recomiendan que a la hora de la compra, además de verificar y consultar la información a la que están obligados todos los juguetes, conviene guardar el ticket de compra y comprobar la garantía para asegurar la reparación o sustitución de un juguete defectuoso. También conviene conservar durante algún tiempo el nombre y la dirección del fabricante que se encuentran en la caja o envoltorio. Sustancias cancerígenas La OCU explica que se venden juguetes de marcas muy conocidas que emplean tóxicos como los ftalatos- -aditivos que se utilizan para ablandar los plásticos y que son potencialmente cancerígenos- -en artículos para mayores de 36 meses. Algo que los consumidores consideran inaceptable a pesar de que formalmente sólo estén obligados a cumplir este requisito en los juguetes de menor edad Esta organización ha comprobado los requisitos establecidos en la norma EN 71 respecto a metales pesados (plomo y cromo) que pueden estar presentes en las pinturas y colorantes utilizados, así como la presencia de compuestos orgánicos como los ftalatos. El resultado: los incumplimientos son numerosos, especialmente en estos últimos. Tras el estudio (en el que se ha llegado a incluir hasta los regalos sorpresa de algunas golosinas o establecimientos de comida rápida) la OCU cuestio- Incautación de juguetes falsificados efectuada por la Policía na la eficacia de la Directiva sobre Seguridad de los Juguetes. Porque si bien es cierto que una parte de los juguetes analizados son seguros, también es verdad que se pueden encontrar muchos que incumplen los requisitos mínimos a pesar de llevar la marca CE. En este sentido, advierte que hay productos cuyas etiquetas omiten algún aviso importante de seguridad, por lo que los padres difícilmente pueden estar atentos a un riesgo que no conocen. Uno de los defectos más numerosos son los fallos en el etiquetado. La OCU ABC denuncia que es práctica habitual que los fabricantes o importadores utilicen la indicación no conviene para niños menores de 36 meses cuando en realidad se trata de juguetes pensados para ese grupo de edad. Una cuestión que, según esta organización, puede tener el objetivo de fabricar con criterios menos exigentes y, si se produce un accidente, escudarse en que ya hacían la advertencia en el etiquetado. No obstante, se precisa que no todos los fallos suponen un peligro inmediato de accidente para el pequeño.