Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 MIÉRCOLES 8 12 2004 ABC Madrid Nueva tarjeta de transportes 1 El usuario carga en su tarjeta el tipo de abono que desea en máquinas de venta automáticas instaladas en la red de transportes o incluso en cajeros bancarios 2 El usuario acerca la tarjeta a un lector óptico incorporado en los tornos de acceso. El paso de los usuarios será mucho más rápido y se evitarán colas, especialmente durante las horas punta 3 El nuevo soporte será válido para todos los títulos de transporte de la Comunidad. Se ensayará desde la próxima semana y durante un año y seincorporará progresivamente en toda la región El nuevo sistema funciona como una tarjeta de crédito ordinaria. El experimento cuenta con una inversión de un millón de euros Una nueva tarjeta inteligente y recargable sustituirá a los billetes de metro, tren y bus El proyecto se experimentará durante un año y comienza la próxima semana en Fuenlabrada el único soporte para los títulos de transporte de la Comunidad y agilizará, con su lector sin contacto, el paso de los viajeros por los tornos MERCEDES CONTRERAS MADRID. Agilizar el paso de los viajeros y ofrecer una mayor comodidad en el servicio es el objetivo de una nueva tarjeta de memoria inteligente (TMI) sin contacto, que ha desarrollado el Consorcio Regional de Transportes. Significará un nuevo paso en relación a la prueba piloto que se desarrolló en Fuenlabrada, en colaboración con Caja Madrid, durante los años 2002 y 2003, mediante la tarjeta TIBC 4. El experimento de este proyecto, que se ha denominado BIT (Billetica inteligente en el transporte) cuenta con una inversión de un millón de euros. El objetivo final de este proyecto, con el que se están probando aspectos tecnológicos considerados como novedad a nivel internacional y acotando el impacto económico que significará su implantación total, es sustituir el actual billete, basado en una banda magnética, por esta tarjeta que, como hemos dicho, no necesita ningún tipo de contacto. Las canceladoras de este nuevo soporte propio de la Comunidad, y exclusivo para el transporte público, ya se están instalando, en total 329 equipos, y empezarán a funcionar la próxima semana. El primer punto de prueba será la estación de Cercanías de La Serna, aunque a continuación y de forma paulatina entrarán todas las estaciones de Metrosur en Fuenlabrada, así como las estaciones de Joaquín Vilumb Se convertirá en brales, en la línea 10, y Puerta del Sur, en Alcorcón. El servicio de autobuses también forma parte de esta prueba en la que, de momento, se ofrecerá la tarjeta experimental a 250 usuarios con la intención de ampliar este número en el próximo mes de enero. Así, en la EMT de Fuenlabrada se instalarán 33 equipos de cancelación sin contacto en toda la red urbana, mientras otros 50 se están colocando en autobuses interurbanos de la empresa Martín, concesionaria de esa zona, correspondientes a las líneas 482, 491, 492 y 493 que realizan su servicio entre este localidad y la capital. En los autobuses de la EMT de Madrid se están instalando un total de 50 equipos que funcionarán en las líneas H (96) 131 y 138. Red de recarga La red de recarga se ha establecido, durante este periodo de prueba que durará aproximadamente un año, en 15 estancos de Fuenlabrada puesto que será la zona base de desarrollo del programa. Posteriormente, cuando el ámbito de estudio sea mayor, la recarga podrá efectuarse en todos los terminales que se instalen en la red actual de ventas del Consorcio, así como en las máquinas de venta automática instaladas en Metro y Cercanías, y en las redes de cajeros automáticos 24 horas de entidades financieras. Su sistema de funcionamiento es sencillo y claro. Se trata de una tarjeta al estilo de las habituales de crédito, que se obtendrá del mismo modo que se obtiene hoy el abono de transportes. En ella, el usuario debe cargar el tipo de abono que solía comprar habitual- La génesis de un largo proyecto MADRID. El ex presidente de la Comunidad, Alberto Ruiz- Gallardón, probó a primeros de abril de 2003 una tarjeta inteligente, proyectada para sustituir a los actuales billetes y abonos de transporte. Ya en aquel momento se estimaba que los beneficiarios de este nuevo sistema serían los 1.517 millones de viajeros que habitualmente se desplazan en Metro, EMT, autobuses urbanos o Cercanías Renfe. El proyecto piloto se llevó a cabo en más de 30 autobuses urbanos de Fuenlabrada. La inversión destinada a este nuevo mecanismo ascendía a 50 millones de euros. Buena parte Prueba llevada a cabo en abril de 2003 ABC de este presupuesto se preveía para la adaptación de las más de 5.000 canceladoras instaladas en los medios de transporte públicos. Este proyecto se llevó a cabo con la colaboración de Caja Madrid, que planteó una tarjeta- monedero que desde la Comunidad autónoma nunca se vio como una posibilidad práctica, por lo que se ha apotado por un proyecto encaminado sobre todo a la comodidad del usuario del transporte público.