Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 8 12 2004 Internacional 27 La CIA advierte a Bush de que la pésima situación en Irak puede aún empeorar Los republicanos cuestionan las filtraciones interesadas de informes b La Cámara de Representantes Hallados en una calle de Londres documentos Top Secret b Un repartidor británico recogió del suelo un sobre, que contenía un documento de 17 páginas titulado Visita de Su Excelencia el General Pervez Musharraf EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Pensó que se trataba de un menú navideño tirado a la puerta de un restaurante. Pero cuando el proveedor recogió del suelo el sobre y lo abrió encontró un documento de 17 páginas titulado Visita de Su Excelencia el General Pervez Musharraf, presidente de la República Islámica de Pakistán y llevaba la firma del jefe de Scotland Yard, John Stevens. En el documento se especificaban minutados todos los movimientos que Musharraf iba a hacer en su visita de dos días a Londres, así como información secreta sobre los códigos de varios canales de radio que utiliza la Policía para su comunicación y números de teléfonos estrictamente confidenciales. Scotland Yard confirmó ayer la autenticidad del documento y anunció una investigación para saber cómo se había extraviado. Esos datos en manos de terroristas hubieran podido llevar al asesinato de Musharraf, número tres en el objetivo de los extremistas islámicos, después del presidente norteamericano y del primer ministro británico. Musharraf ya ha sido objeto de dos atentados, de los que ha salido ileso. Pero el repartidor que encontró el sobre en el elegante barrio de Mayfair no era terrorista, sino un simple británico y como tal hizo lo que muchos británicos han aprendido bien: no fue a la Policía con su hallazgo, sino a la Prensa, y vendió su exclusiva al Daily Mirror, que ayer publicó parte del documento. Fue el periódico el que se lo entregó después a Scotland Yard. De acuerdo con la historia explicada ayer por este diario, el sobre fue hallado unos horas antes de que Musharraf y su esposa aterrizaran el domingo en Londres, procedentes de Washington. Los papeles contenían detalles de tres canales de radio policiales, así como instrucciones para identificar a los agentes armados que, vestidos de paisano, se iban a ocupar de la seguridad del presidente paquistaní. En su reproducción del documento, el Daily Mirror tapó esta última pista. También se incluían los nombres de diez altos oficiales y sus signos de llamada, el teléfono directo de la Sala de Operaciones Especiales de Scotland Yard, la localización a determinadas horas de varios oficiales antiterroristas, así como nueve mapas sobre posibles zonas conflictivas. aprueba finalmente por 336 votos contra 75 la reforma de los servicios de inteligencia recomendada por la comisión del 11- S PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Henry Kissinger definió un secreto como lo que uno no quiere ver en la portada del New York Times Pero las guerras burocráticas en la cúpula del gobierno de Estados Unidos no se entienden sin la interesada filtración de secretos a la Prensa. El último ejemplo de esa tradición de material reservado utilizado como arma arrojadiza, en el contexto de la bronca existente entre los servicios de inteligencia y la Administración Bush, pasa por las críticas advertencias de la CIA- -teóricamente confidenciales- -sobre la pésima situación a corto y largo plazo en Irak. El New York Times publicó ayer en portada un informe remitido a Washington por el jefe de la CIA en Bagdad avisando de que la situación en Irak se está deteriorando por momentos, sin mejoras a la vista. El análisis, remitido el mes pasado a modo de despedida tras un año de servicio, presenta un pesimista panorama en los frentes político, económico y de seguridad. Conclusiones desalentadoras tambien reiteradas por altos cargos de la Agencia Central de Inteligencia que recientemente han visitado Irak. A juicio del saliente responsable de la CIA en Irak, la actual espiral de violencia se va a multiplicar a no ser que el gobierno provisional sea capaz de establecer su autoridad y estimular la arruinada economía de uno de los países con las mayores reservas petrolíferas del mundo. Tono casi fatalista que contrasta con las optimistas declaraciones del presidente Bush que ayer volvió a reiterar su empeño en que Irak celebre elecciones a finales del mes de enero. John Negroponte, el embajador de Estados Unidos en Irak, habría llegado a expresar por escrito su opinión disidente con respecto al pesimista análisis de la CIA, argumentando que las conclusiones de los espías estadounidenses son extremas y no contemplan los avances logrados a la hora de combatir la insurgencia. En contrate, el comandante de las fuerzas militares en Irak, general George Casey, no habría expresado su opinión contraria a las conclusiones de la CIA. Las filtraciones procedentes de la CIA se han convertido durante los últimos meses en una cuestión especialmente delicada para la Administración Bush. Algunos líderes republicanos como el senador John McCain, han acusado a la Agencia Central de Inteligencia de cuestionar y complicar la política de la Casa Blanca en Irak. Un grupo de insurgentes posa en Faluya ante las cámaras AP Al Qaida reivindica el ataque de Yeda ABC DUBAI. La rama saudí de la red terrorista Al Qaida reivindicó en una página islamista en internet el ataque sin precedentes cometido el lunes en Arabia Saudí contra el consulado de Estados Unidos en Yeda (oeste) y afirmó que varios asaltantes pudieron huir después de la operación. Vuestos hermanos del mártir Abus Anes al- Chami invadieron un bastión de los cruzados norteamericanos en la península de los árabes, en Yeda, Pudieron retirarse del consulado y llegar a lugar seguro, después de perder dos mártires indica el comunicado firmado por la Organización Al Qaida. Por otra parte el diario londinense Asharq al- Awsat aseguró que el líder de Al Qaida en Arabia Saudí, Saleh al- Oufi, fue a rrestado por las fuerzas de elite saudíes después de que penetraran en el recinto para liberar a los dieciocho rehenes. En otros análisis anteriores más elaborados, los servicios de inteligencia de Estados Unidos ya han advertido sobre el problema iraquí, insistiendo en que en el mejor de los casos se podrá contar con una endeble estabilidad y en el peor, una cadena de eventos que degenere en guerra civil. Desde su toma de posesión en septiembre, el nuevo director de la CIA- -el ex agente y político republicano Porter Goss- -ha insistido en acabar con estas goteras informativas. Según un memorando repartido el mes pasado entre la muy molesta plantilla de la Agencia Central de Inteligencia, Goss les recuerda que su misión es dar información objetiva pero también respaldar al gobierno y sus políticas Como parte de esta bronca en curso sobre reparto de responsabilidades y cuotas de poder, la Cámara de Representantes aprobó ayer por 336 votos contra 75 la reforma de los servicios de inteligencia recomendada por la Comisión del 11- S. El polémico texto legislativo- -que autoriza la creación de un director nacional de inteligencia para forzar la coordinación entre la CIA y otras 14 agencias gubernamentales en materias de seguridad nacional- -queda ahora en manos del Senado con intención de ser rubricado por el presidente Bush esta misma semana.