Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional MIÉRCOLES 8 12 2004 ABC Detenido en Holanda un empresario que vendió material tóxico a Irak Facilitó miles de toneladas de productos químicos al régimen de Sadam b La ONU considera que se trata de un importante intermediario en las compras de material químico para fabricar los temibles gas mostaza y gas nervioso ABC AMSTERDAM. Un holandés de 62 años de edad fue arrestado ayer en Amsterdam y responderá de la acusación de haber vendido miles de toneladas de material químico para fabricar gases tóxicos al régimen de Sadam Husein, según informó un portavoz de la Justicia holandesa. Entre 1984 y 1988, el detenido, Frans van Araat, empresario del sector químico, entregó al ex dictador iraquí materia prima para fabricar gas mostaza y gas nervioso, según la fuente citada. El sospechoso, al que Naciones Unidas considera un importante intermediario en las compras de material químico por parte de Irak, será presentado ante el juez a finales de esta semana. La Fiscalía le acusa de ser cómplice de crímenes de guerra y genocidio. El acusado compró al parecer la materia prima en Japón y Estados Unidos, y con ella realizó 36 envíos. Todas estas partidas- -entre ellas había material para la construcción de una fábrica- -fueron negociadas, al parecer, de forma directa con Bagdad. Irak utilizó estas armas químicas en la guerra contra Irán y en la represión de la minoría kurda en el norte de su territorio. El 16 de marzo de 1988 murieron más de 5.000 personas en un ataque con armas tóxicas en la ciudad kurda de Halabya. De acuerdo con la Fiscalía, Van Anraat conocía perfectamente dónde era enviado el material y para qué sería utilizado. Para sus negocios con Sadam se valió de una empresa panameña con sede en Lugano (Suiza) e intentó borrar los rastros mediante operaciones financieras simuladas. A petición de los Estados Unidos, el sospechoso ya fue detenido en Milán en enero de 1989, indicó el portavoz judicial. Las autoridades aduaneras estadounidenses le acusaron entonces de haber enviado por vía marítima a través de Amberes (Bélgica) y Aqaba (Jordania) la sustancia tiodiglicol (TDG) que se utiliza fundamentalmente para la fabricación de armas químicas. Después de que la prisión preventiva para su extradición venciera al cabo de dos meses, Van Anraat huyó a Irak y regresó posteriormente a Holanda en 2003. Cuando fue arrestado el lunes pasado, intentaba salir otra vez del país, según la Justicia. A causa de ello, la diputada Krista van Velzen presentó una petición de explicaciones al Gobierno para establecer cómo fue posible que el detenido tuviera acceso a un pasaporte. La Policía holandesa trabaja en el caso en colaboración con Alemania, Sui- za, Estados Unidos, Bélgica y Jordania. Varios testigos en Dinamarca, el Reino Unido, Holanda y Jordania ya han declarado sobre el uso de armas químicas por parte de las antiguas autoridades iraquíes y sobre las víctimas que causaron. Actividad policial Por otra parte, las autoridades holandesas han detenido también al ex jefe de la unidad de interrogatorios del Servicio Militar de Información afgano (KhAD) Habibullah J. de 58 años de edad, acusado de crímenes de guerra durante el régimen comunista en Afganistán, según informaron fuentes del Ministerio Fiscal holandés. El sospechoso vivía con su familia en la ciudad de Benschop donde fue arrestado el pasado jueves, según dichas fuentes. Los miembros de los servicios de Inteligencia del antiguo régimen comunista afgano han sido acusados de torturar a 200.000 opositores políticos, de los que unos 50.000 fallecieron, según el Ministerio Fiscal holandés. El pasado 30 de noviembre, la Policía también detuvo a otro presunto ex jefe del KhAD, Hesamuddin H. de 56 años, sospechoso de los mismos delitos. Ambos residían ilegalmente en Holanda, después de que las autoridades les denegaran el estatuto de refugiado político por su presunta pertenencia al KhAD. Asimismo, el Gobierno holandés quiere prohibir en su territorio las organizaciones terroristas señaladas Sadam Husein ABC por las autoridades europeas, entre las que se encuentran Batasuna y ETA. Así lo propuso el martes, en el Parlamento el ministro de Justicia, Piet Hein Donner, quien aclaró que el proyecto de ley, que ahora pasará al Parlamento para ser aprobado, también implica que la pertenencia activa a esas organizaciones será penada. Ciudadanos de Nápoles simulan estar muertos en la calle en protesta contra los ajustes de cuentas de la Camorra REUTERS Arrestados en Nápoles 53 miembros de la Camorra, mientras las mujeres del barrio se enfrentan a la Policía JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Una fuerza de asalto de 1.500 policías arrestó ayer a 53 miembros de la Camorra en un barrio de Nápoles para contener la guerra de secesión del clan Di Lauro, que suma ya 24 asesinatos desde el inicio del mes de noviembre. El presidente de la República, Carlo Azeglio Ciampi, calificó la operación de auténtico mazazo a la Camorra del barrio de Secondigliano pero la situación no está ni mucho menos bajo control. Varias docenas de mujeres del barrio se tumbaron en las calles para impedir el paso de los coches patrulla mientras otras lanzaban desde los bal- cones todo tipo de objetos pesados contra los agentes, que llegaron acompañados de los bomberos con sus sierras mecánicas y sopletes, pues la Camorra construye una y otra vez verjas metálicas y barreras de cemento para convertir las calles en fortines inaccesibles a la Policía. El barrio de Secondigliano, más conocido como el Tercer Mundo está controlado por delincuentes muy ricos, a consecuencia del tráfico de droga, y absolutamente despiadados. En una ciudad sin ley, la mayoría de los 128 asesinatos de la Camorra en lo que va de año han sido castigos a comerciantes que no pagaban la ex- torsión, pero la escalada de tiroteos y muertos en el último mes, casi todos a la luz del día, responde a una guerra interna en el clan de Paolo Di Lauro, de 51 años. Desde que Ciruzzo, o milionario como se le conoce en Nápoles, tuvo que darse a la fuga y dejó la banda en manos de su hijo Cosimo el Chato de 31 años, el sector de los secesionistas está intentando independizarse. La mayor parte de los muertos del ultimo mes corresponden a secesionistas pero también a sus familiares- -e incluso a sus novias, como ha sido el caso de Gelsomina Verde, de 22 años- a los que el clan Di Mauro tortura y asesina en su empeño por localizar a los rebeldes. Entre los 53 arrestados ayer figura otro de los 11 hijos de Paolo Di Lauro, pero no es Cosimo, el jefe de la banda, sino Ciro, quien pasará a acompañar en la cárcel a su hermano Vincenzo.