Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 8 12 2004 Nacional 15 El Gobierno asume el coste de que el Senado vete sus primeros Presupuestos Zapatero espera que el Congreso levante la censura por mayoría absoluta que no hay negociaciones de última hora con el Ejecutivo y, por lo tanto, mantendrán sus propuestas de veto en Comisión y Pleno J. L. LORENTE Y. GÓMEZ MADRID. La Comisión de Presupuestos del Senado podría dar mañana el primer paso para vetar los Presupuestos Generales del Estado de José Luis Rodríguez Zapatero, lo que supondría uno de los peores castigos que puede sufrir un Gobierno de la Nación, algo que, hasta ahora, nunca había ocurrido en la historia democrática de nuestro país. La intención del PP- -a cuatro escaños de la mayoría absoluta- -de apoyar, además del suyo, cualquiera de los otros tres vetos presentados por CiU, el PNV y BNG, así como la actitud del PSOE- -que ha decidido tirar la toalla y no permitirse más concesiones para frenar la censura a las cuentas del Estado- pueden hacer que los Presupuestos sean devueltos, por primera vez, al Congreso. b Los nacionalistas aseguran Lo que dice la Constitución Artículo 90.2: El Senado, en el plazo de dos meses a partir del día de la recepción del texto, puede, mediante mensaje motivado, oponer su veto o introducir enmiendas al mismo. El veto deberá ser aprobado por mayoría absoluta. El proyecto no podrá ser sometido al Rey para sanción sin que el Congreso ratifique por mayoría absoluta, en caso de veto, el texto inicial, o por mayoría simple, una vez transcurridos dos meses desde la interposición del mismo, o se pronuncie sobre las enmiendas, aceptándolas o no por mayoría simple Mientras tanto, los grupos nacionalistas del Senado quisieron dejar claro ayer- -48 horas antes de la votación en la Comisión de Presupuestos de la Cámara Alta- -que no existen negociaciones de última hora. Las palabras de Zapatero han supuesto un jarro de agua fría para CiU, PNV y BNG, que pretendían tensar al máximo la negociación con el objetivo de lograr más contrapartidas para sus Comunidades autónomas. Así las cosas, los nacionalistas seguirán con sus vetos tanto en Comisión como en Pleno. Además, el grupo de CiU en el Senado está molesto con el precedente de la ley de Horarios Comerciales, ya que, después de retirar su veto a ese texto hace dos semanas, las enmiendas transaccionales fruto de su acuerdo con el PSOE fueron, finalmente, rechazadas por el Pleno del Senado y no entrarán, de momento, en vigor. Al votarse por separado y de menor a mayor, el PP está dispuesto a apoyar en la Comisión de Presupuestos cualquiera de los restantes vetos, lo que significaría que podría salir adelante el primero de ellos- -el del BNG- -si, al mismo tiempo, se suman CiU o PNV. No obstante, la votación de mañana deberá ser ratificada después en la sesión plenaria del día 13. Si cualquier veto vuelve a prosperar en Pleno, las cuentas del Estado serían devueltas al Congreso y, aunque la Cámara Baja puede levantar el veto, se anularía la posibilidad de tramitar más enmiendas. La postura del Gobierno Zapatero sostuvo el lunes- -en una conversación informal con periodistas durante los actos conmemorativos del XXVI aniversario de la Constitución- -que su Ejecutivo ya contaba con el veto del Senado, que era previsible y que no hay una preocupación especial en el Gobierno al respecto. Desde el Ministerio de Economía se asegura que la intención del Gobierno es intentar llegar a un acuerdo hasta el último momento con los grupos nacionalistas para que estos retiren sus vetos a los Presupues- tos. Sin embargo, reconocen que el acuerdo no va a ser fácil, porque las reivindicaciones tienen más carácter político que económico. En este sentido, las citadas fuentes niegan que haya discrepancias entre Solbes y el resto del Ejecutivo sobre las posibles concesiones económicas a los nacionalistas. Recuerdan que el vicepresidente fue bastante flexible en las enmiendas que se introdujeron en el Congreso para lograr el apoyo de IU y ERC. Y volverá a serlo en el Senado, siempre que las peticiones se enmarquen dentro de límites razonables. Insisten, en todo caso, en que los posibles acuerdos con los nacionalistas no van a suponer un aumento del gasto público, ya que el techo está aprobado por el Congreso y el Senado y, en todo caso, se trataría de un traslado de fondos de unas partidas a otras. El Gobierno confía en que los Presupuestos entren en vigor en la fecha prevista- -el 1 de enero- ya que, con el apoyo de IU, ERC y CC- -que respaldaron las cuentas públicas durante el primer trámite en la Cámara Baja- tiene votos suficientes para levantar el veto por mayoría absoluta en el Congreso.