Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional MIÉRCOLES 8 12 2004 ABC El CNI asegura tener una vía propia para aclarar el asesinato de sus agentes en Irak El director del Centro dice que tardarán meses o años, pero se hará justicia sostiene que los autores materiales de los crímenes perpetrados el 29 de noviembre de 2003 están capturados y permanecen en las cárceles LAURA L. CARO MADRID. Los trabajos para esclarecer el asesinato en Irak de siete miembros del Centro Nacional de Inteligencia no sólo no se han abandonado, sino que el CNI mantiene vías propias de investigación y otras adicionales, de cooperación muy cercana con los servicios que están sobre el terreno, y no se detendrán hasta que se haga justicia según aseguró su director a ABC. Cumplido un año del ataque que el 29 de noviembre de 2003 acabó con la vida de los funcionarios españoles, el responsable del Centro, Alberto Saiz, confirmó que la institución tiene hoy empleadas capacidades propias para avanzar en el conocimiento de los hechos, aunque matizó que eso significa, a veces, que no necesariamente hay que estar ahí en referencia al marco físico de Irak. Sin estar ahí, sin ser testigos de los interrogatorios de los detenidos, que continúan periódicamente, podemos estar al tanto de todo lo que sucede: tenemos amigos, conocimientos, nuestra labor de Inteligencia. Nunca te vas de Irak, nunca nos vamos a ir de Irak... emocionalmente agregó. b Alberto Saiz Las siete víctimas Los nombres. Los comandantes Alberto Martínez, Carlos Baró y los suboficiales Luis Ignacio Zenón y Alfonso Vega, miembros del equipo español del CNI que iban a abandonar Irak en enero, y los agentes que iban a sustituirles: los comandantes José Merino Olivera y José Carlos Rodríguez y el suboficial José Lucas Egea. También estaba el suboficial José Manuel Sánchez Riera, que resultó herido, pero pudo escapar con vida Emboscados. Los agentes viajaban en dos coches de color blanco, sin ningún tipo de distintivo, cuando cayeron en una emboscada en las proximidades de la aldea de Latifiya, a 30 kilómetros al sur de Bagdad. Eran en torno a las tres y media de la tarde, hora local, del sábado 29 de noviembre de 2003. 45 detenidos. El 10 de diciembre de 2003 fueron capturados en Latifiya 41 iraquíes, otros cuatro más en enero de 2004 y un último- -un iraquí que trabajaba como intérprete para los soldados en Diwaniya- el 22 de marzo, en calidad de cooperador necesario en los hechos. El CNI ha rehusado desvelar cuántos permanecen aún en la cárcel, pero sí confirma la convicción, ya expresada poco después de las detenciones hechas por los norteamericanos, de que entre ellos se encuentran los autores materiales de los disparos que acabaron con la vida de los agentes. Al Mayali, que ejerció como intérprete en la Base España de Diwaniya, y fue arrestado en marzo. Alberto Saiz insiste en que Estados Unidos no ha abandonado la investigación I. GIL Nunca te vas de Irak, nunca nos vamos a ir de Irak... emocionalmente explica el jefe de los Servicios Secretos gación que, en definitiva, conduzcan a sustanciar las acusaciones. Aparte de la autoría de los crímenes, que tanto los responsables norteameri- Siguen los interrogatorios Y es que, en contra del temor a que la causa, en manos de la jurisdicción de Estados Unidos y de la Policía iraquí, cayera en el olvido tras la salida del país de las tropas españolas- -a las que no se dio papel alguno en la investigación- el director del CNI advirtió que hasta que no terminemos, no vamos a parar. Podrán pasar meses o años, pero acabará haciéndose justicia En este sentido, insistió en que la resolución de los crímenes está en nuestra agenda como cuestión prioritaria mensaje que coincide con el también expresado a este diario por el ministro de Defensa, José Bono. No puedo hablar- -indicó invocando el secreto de la investigación- pero sí decir que éste es uno de los asuntos más importantes que tengo en mi despacho Sin querer entrar tampoco en detalles, Alberto Saiz subrayó que las actuaciones de los agentes norteamericanos en territorio iraquí no han decaído en absoluto y que de ellas recibe buena y puntual cuenta el Centro. Entre otros, apuntó, hay un seguimiento y una colaboración estrecha en todo lo que se refiere a los interrogatorios, a los que se sigue sometiendo a los detenidos por su presunta participación en los asesinatos para ver si aparecen pruebas que abran nuevas líneas, laterales o adicionales de investi- canos como el director del CNI aseguran tener clara, el interés de los interrogatorios es documentar la pertenencia de los detenidos a grupos terroristas o a la Muhabarat- -la vieja policía secreta de Sadam Husein- -y, paralelamente, determinar si los españoles fueron un objetivo aleatoriamente elegido o si, por el contrario, se trató de una caza organizada contra los agentes españoles. De confirmarse este supuesto, cabría aún acumular pruebas de la delación que se atribuye a Flayeh Anyur ¿Juicios? espero que sí Por otro lado, Saiz advierte que la atmósfera de convulsión generalizada que prevalece en el país un año y medio después del fin oficial de la contienda no ayuda en absoluto al progreso de forma ordenada y ágil de las labores de información. En este sentido, avanzó que todavía hará falta paciencia para ver a los presuntos autores de la emboscada a los agentes en el banquillo, una posibilidad en la que el jefe de la Inteligencia española confía. ¿Si habrá juicios? Espero que sí, aunque no tengo ni la más ligera idea de cuándo va a ser. Será necesario un nivel más elevado de normalización del país, las cosas en Irak no son como las imaginamos aquí, es todo muy complicado... Entre tanto, una de las preocupaciones del Centro Nacional de Inteligencia está siendo satisfacer la necesidad material de conocimiento que demandan las familias de las víctimas, a las que Saiz reconoció que podemos contar hasta donde se puede, y un poco más por lo que se intenta compensar con cariño aun a sabiendas de que su dolor es irreversible Con la extrema discreción que ha caracterizado la relación mantenida durante todo este tiempo, el CNI acompañó a las familias en los funerales celebrados la pasada semana, al igual que en julio se inauguró en los jardines de la sede del Centro un monumento conmemorativo con los nombres de los agentes asesinados. Estamos siendo no sólo informados, sino consultados por Estados Unidos Como sospechosos de los asesinatos, el 10 de diciembre de 2003 fueron capturados en Latifiya, la aldea más próxima al lugar de la fatal emboscada, 41 iraquíes, otros cuatro más en enero de 2004 y un último, -Flayeh Anyur Al Mayali, que trabajaba como intérprete para los soldados en Diwaniya- -el 22 de marzo, en calidad de cooperador necesario en los hechos. Alberto Saiz rehusó especificar cuántos de ellos permanecen aún entre rejas- sólo digo que están en varias prisiones de Irak, repartidos pero sí mostró con rotundidad su convicción de que entre los encarcelados están los autores materiales del atentado Estamos convencidos, convencidos enfatizó, en línea con las afirmaciones expresadas ya en los primeros momentos por el máximo responsable de la investigación, el teniente coronel norteamericano Pete Johnson, que dirigió la batida en Latifiya desde el Camp Sant Michael de la vecina ciudad de Mahmudiya, donde reside la 82 División Aerotransportada de Estados Unidos. Estamos siendo, no sencillamente informados, sino consultados por Estados Unidos para coordinar y sumar esfuerzos explicó el jefe de los Servicios Secretos, que no obstante lamentó que la situación de caos está impidiendo que gente se dedique en exclusiva a esta tarea, cuando- -recordó- -hay más de 1.200 muertos norteamericanos, que también reclaman atención.