Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 Madrid MARTES 7 12 2004 ABC MADRID AL DÍA CEBADA IGNACIO RUIZ QUINTANO elebrábamos ayer la Constitución con muchas gentes, gentes de progreso, que parecen dispuestas a ponerla patas arriba. Esto de revolcarse patas arriba, recordaba Pérez de Ayala, es lo que en España se llama ganar la cebada: o sea, las volteretas que después de libertarse de la collera o la silla el solípedo- -caballo, mulo o asno- -da sobre su espinazo, haciéndose probablemente la ilusión de que por adherir fuerte la espalda a tierra, panza arriba, ya no lo volverán a frenar ni imponer de nuevo collera y látigo, silla y espuela. ¿Dónde irá el buey que no are? A la calle, a ver la laica iluminación navideña. Gallardón representa un estilo que sintoniza muy bien con la mayoría de los españoles decía Cobo en octubre, cuando lo tiraron de espontáneo al ruedo a los sones del You ll never walk alone En sintonía con la mayoría de los madrileños, para sacar adelante la navidad laica contrató a Eva Lootz, para quien la Navidad es, entre otras muchas cosas, canuto y estupro Lo del canuto tiene un pase: después de todo, más tufo despedía el pino hogareño cuando se calentaban las bombillas. Pero estupro En palabras de don Julio Casares: Acceso carnal del hombre con doncella mayor de doce y menor de veintitrés años, logrado con abuso de confianza o engaño. Por extensión, se dice también del coito con cualquier mujer, logrado sin su libre consentimiento. Caramba, señora Lootz. ¿Qué clase de champagne toman ustedes en las montañas austriacas? Las palabras que utiliza Wittgenstein en su correspondencia para referirse a sí mismo son: indecencia maldad suciedad bajeza vulgaridad De dar crédito a los psicoanalistas, la filosofía moral de Wittgenstein estaba construida, inconscientemente, para protegerse contra la condena moral que podía esperar que provocaran sus inclinaciones: Es la sutil estrategia de un orgulloso- -aunque culpable- -homosexual que se ha colocado a sí mismo, con gran perspicacia y cuidado, más allá del juicio moral de sus congéneres. Pero sólo a Gallardón se le hubiera ocurrido pedirle a una cabeza así que nos iluminara la Navidad. C DIMES Y DIRETES CARLOS BERZOSA RECTOR DE LA UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID BIENVENIDO, MISTER HU E l reciente viaje del presidente chino Hu Jintao a los países de América Latina ha puesto en evidencia la entrada de un gigante en la escena internacional. La importancia de la visita ha evocado en algunos las imágenes de Bienvenido Mister Marshall Lluvia de millones en Cuba China conquista América Latina Pekín invierte a ritmo de salsa Y es que la inversión prometida por Hu en la región de 100.000 millones de dólares es una cantidad lo suficientemente importante como para permitir que algunos sueños se desaten en esa región depauperada y haya quien piense que por fin va a conseguir el tractor que necesita para trabajar sus tierras y salir de la penuria. En ese panorama arrollador incluso España ha pedido aumentar su número de vuelos comerciales con el país asiático y hasta se ha celebrado la primera corrida de toros en Shanghai. Y ello porque China y toda Asia oriental son hoy una realidad incontestable que, con sus 2.000 millones de habitantes, es decir, el 30 por ciento de la población mundial, y un crecimiento económico durante los últimos años superior al de las economías occidentales, va mostrando su poderío al tiempo que reclama mayor protagonismo en el concierto mundial. La visión que tenemos de China y los países asiáticos suele estar llena de tópicos y ser bastante superficial, como consecuencia sin duda de la distancia física y las diferencias culturales que nos separan. Pero no en todos los casos es así y algunos empresarios, profesores o investigadores universitarios españoles han sabido ver con antelación el potencial de la región y están presentes en la zona y trabajan sobre ella desde hace años. Este es el caso de Pablo Bustelo, profesor titular de Economía Aplicada y director del Grupo de Estudios Económicos de Asia Oriental en la Universidad Complutense de Madrid e investigador principal sobre Asia- Pacífico del Real Instituto Elcano, quien acaba de publicar junto con Clara García, profesora de Economía en la Universidad de Huelva, e Iliana Olivié, autora de varios estudios sobre las economías del oriente asiático e investigadora también del Real Instituto Elcano, el libro Estructura Económica de Asia Oriental En él se ofrece una visión de la gran potencia económica que es Japón, del área china (China, Taiwán y Hong Kong) de la península coreana, de los países más avanzados del sudeste asiático (Malasia, Tailandia, Indonesia, Filipinas, Singapur y Brunei) y de las economías en transición de Vietnam, Laos, Camboya y Myanmar (la antigua Birmania) países que entre todos representan en la actualidad el 33 por ciento del Producto Bruto Mundial cuando en 1960 su participación era del 12 por ciento. La progresiva reducción de tarifas arancelarias hasta su definitiva eliminación en 2010 en el marco de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN) supone la creación de la mayor zona de libre comercio del mundo, con 1.700 millones de consumidores. Que China sea un país comunista no ha impedido su reconocimiento como economía de mercado por parte no solo de los países de la ASEAN, sino también de Argentina, que busca con ese acuerdo intensificar sus exportaciones al gigante asiático. El desarrollo económico ha supuesto para esta zona la mejora evidente de sus condiciones de vida. Países que eran eminentemente agrícolas y con excedente de mano de obra se han industrializado a un ritmo vertiginoso y hoy apenas conocen el paro. Los gastos en investigación y desarrollo de algunos países de la zona llaman poderosamente la atención ya que con una inversión que ronda el 3 por ciento del PNB (Japón y Corea del Sur) o el 2 por ciento (Taiwán y Singapur) están en cifras similares o superiores a las de Estados Unidos, Alemania o el Reino Unido. Seguro que esta es una de las claves de su actual poderío y haríamos bien en estar pendientes de su evolución, tal como hacen Pablo Bustelo, Clara García e Iliana Olivé.