Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 7 12 2004 Madrid 35 NO FORMEN GRUPOS MANUEL DE LA FUENTE La tractorada de los agricultores paralizó el centro a finales de noviembre CHEMA BARROSO La capital soportó 2,5 manifestaciones de media diaria durante el año pasado Cuatro millones de personas participaron en las 915 protestas callejeras b El Anuario Estadístico de la Comunidad de Madrid revela que en 2003 se prohibieron 83 manifestaciones, a pesar de lo cual se desarrollaron seis de ellas ABC MADRID. La Comunidad de Madrid fue escenario durante el año pasado de un total de 915 manifestaciones, lo que hace un promedio de 2,5 por día, en las que participaron casi cuatro millones de personas, concretamente 3.954.204. De todas estas protestas, 564 habían sido previamente comunicadas a la Delegación del Gobierno en la capital y convocaron en las calles a 3.764.687 personas. A ellas habría que sumar las que se celebraron aún no habiendo sido comunicadas, que fueron 351 y reunieron a 189.517 ciudadanos, según apunta el Anuario Estadístico de la Comunidad de Madrid 2005 Dicho informe revela asimismo que a lo largo de 2003 se prohibieron en las calles de la región 83 protestas callejeras, a pesar de lo cual se desarrollaron seis de ellas. De las 564 manifestaciones autorizadas que tuvieron lugar en la región el pasado año, cien variaron el horario con el que habían sido convocadas inicialmente, mientras que en otros 40 casos la modificación afectó al itinerario. El Anuario Estadístico de la Comunidad de Madrid 2005 que cita como fuente el Registro de Manifestaciones del Gabinete de Seguridad Ciudadana de la Delegación del Gobierno en Madrid, precisa que en total el año pasado fueron comunicadas 1.050 manifestaciones, si bien 486 finalmente no se realizaron. Bomberos, policías, agricultores, estudiantes, funcionarios, taxistas, asociaciones de vecinos... Muchos son los colectivos sociales y profesionales que han salido a la calle para reclamar mejoras laborales en todas sus actividades. La última manifestación que utilizó las calles de la capital para hacer oír sus voces fue convocada ayer por la Plataforma de Ciudadanos por la República, el Partido Comunista, Unidad Cívica por la República, Corriente Roja, la Organización Comunista del País Valenciano e Izquierda Republicana, que consiguieron reunir a seiscientas personas entre la plaza de Cibeles y la Puerta del Sol. Durante las primeras horas de la mañana un dispositivo de cien agentes de la policía cortó el tráfico en la calle Alcalá mientras los manifestantes subían hacia el kilómetro cero Las autoridades informaron después que no se había producido ningún altercado durante la marcha. nadie puede caberle ninguna duda de que la libertad de expresión (libertad de largar, para entendernos) y la de manifestación (libertad de pancartear y rimar estribillos más o menos demagógicos) son dos de los pilares de una sociedad democrática. Sólo con pensar en aquellos tiempos en los que mientras paseabas, adolescente con tu novia adolescente, por la plaza de Oriente, por ejemplo, y podía llegarte una pareja de grises y decirte no formen grupos se me ponen los pelos de esta calva que ha hecho la Transición como escarpias del siete y se da uno con un canto en los dientes, aunque alguno prefiera darle (con el canto) a alguna entidad bancaria. Claro, eran los tiempos del dispérsense y del disuélvanse que acabamos aquella temporadita pues eso, como un azucarillo en el cafelito. Ahora, afortunadamente (aunque al que le pilla el atasco no le parece tan afortunadamente) hemos alcanzado la orilla opuesta. Y se manifiestan los vecinos que exigen farolas de colores, los vecinos que exigen árboles, los que exigen macetas, los taxidermistas se manifiestan contra los ecologistas, los ecologistas contra las señoras con pieles, las señoras con pieles contra el botellón, los que hacen botellón contra los que hacen botellín, se manifiestan las ovejas y se manifiestan unos cuantos borregos cada fin de semana. Hay una mani para cada vecino y un vecino para cada mani. Por la República, por el Imperio, en defensa de la memoria de Viriato y en defensa de los demonios de Tasmania. ¿Ustedes a qué carta se quedan? Porque yo lo tengo claro. Será porque no me pierdo ni un solo capítulo de Cuéntame cómo pasó A Vodafone gana el concurso de telefonía móvil del Ayuntamiento SARA MEDIALDEA MADRID. El Ayuntamiento ha adjudicado el contrato de telefonía móvil del Consistorio madrileño para los próximos dos años. La adjudicataria de este concurso ha sido Vodafone, que ha logrado hacerse con la totalidad del paquete, que hasta ahora compartía al 50 por ciento con Telefónica. A efectos prácticos, todos los teléfonos móviles con que cuenta el Ayuntamiento madrileño- -lo que incluye los de uso laboral de cargos públicos y funcionarios y también los de Policía Municipal, bomberos y otros colecti- vos locales- -pasarán a funcionar con Vodafone una vez que termine de producirse el proceso de traspaso de los números de teléfono con que se operaba antes, con Telefónica, y que se mantendrán. También GPS El concurso de la telefonía móvil municipal supone un importe de 5.020.000 euros para los 24 meses que dura. Además de los teléfonos, incluye la transmisión de datos a través de tecnología móvil: mediante GPS o GPRS. Al concurso se presentaron tres ofertas: las de Retevisión, Telefónica Móviles y Vodafone. Según explicó el área de Hacienda del Ayuntamiento, en el pliego de condiciones se estipulaba que los licitadores tenían que presentar ofertas a la baja para cada uno de los precios unitarios que se recogían en el concurso: por mensaje, por llamada, y así hasta más de cien posibilidades diferentes. Hubo algunos de estos precios unitarios en los que dos de los licitadores- -Retevisión y Telefónica- -indicaban precios por encima del fijado, y no por debajo, como se especificaba en el pliego de condiciones, por lo que la mesa de contratación entendió que era motivo para no pasar a la siguiente fase del concurso. Eso dejó a Vodafone como única licitante.