Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional XXVI ANIVERSARIO DE LA CONSTITUCIÓN MARTES 7 12 2004 ABC JAVIER ROJO Presidente del Senado Si no se reforma el Senado, cada partido tendrá que responder de por qué no se hizo -Son ya casi quince años de debate. ¿Va a haber por fin una reforma del Senado o todo quedará en una declaración de intenciones? -Estoy convencido de que va a haber una reforma. Pero si no la hubiese, cada uno tendremos que asumir nuestra responsabilidad. La reforma del Senado no es sólo una exigencia de los grupos políticos, sino una necesidad para mejorar una institución y todo un sistema con el mismo espíritu con que se aprobó la Constitución, cuando primó el acuerdo. Pero si no se hace, en las próximas elecciones tendremos que responder cada uno de por qué no se ha hecho y cada uno daremos nuestras razones. Aun así, creo que hay tiempo y debería ser prioritario. ¿Quiere decir que si no se lleva a cabo esa reforma será culpa del PP? -No, no. Yo no digo eso ni lo voy a decir. Me creo lo que digo porque vivo en una Comunidad el País Vasco que tiene hechos diferenciales y también alguna peculiaridad. Yo quiero que en España, en el respeto a la diversidad de lo que somos, haya una institución como el Senado que sepa aglutinar esas diferencias, esa diversidad, pero para sumar, no para restar. Se tiene que hacer, y se tiene que hacer mediante el acuerdo. Y el que no lo quiera tendrá que responder. Yo no digo quién no lo quiera hacer porque no he oído a nadie decir que no quiere reformar el Senado. Y sí he escuchado lo contrario. ¿Entonces cuál es el problema? -Es complicado y lo reconozco. Las tensiones ayudan muy poco. Por eso nos vamos a dar tiempo. Por ahora estamos haciendo algo muy positivo como es pedagogía. En siete u ocho meses, el que no diga que del Senado no se habla es porque no escucha. Nosotros hemos tratado de explicar qué queremos hacer, que es lo que la propia Constitución ordena: una verdadera Cámara territorial. -Es habitual el comentario de que el Senado está en un plano residual respecto del Congreso... -Niego la mayor. Quien mantenga eso lo tiene que argumentar. El Senado está cumpliendo una función y lo que pretendemos es que cumpla más si cabe. En el Senado, el 80 por ciento de las leyes se modifica y eso es importante. Si a eso se añade lo que tiene que ver directamente con lo autonómico... Lo que ocurre, es que en el Senado no está el foco mediático porque no están los líderes de los partidos. Hoy la sociedad está montada como está y si no tienes el foco mediático, no existes. Pero si el Senado no existiese, habría que inventarlo. Y, en este caso, si no se reforma a medio plazo, tendremos más dificultades a la hora de discutir entre Comunidades. ¿Por qué ha restado trascenden- La reforma de la Cámara alta para conseguir que sea de verdadera representación territorial es una de sus prioridades. La otra, que se rebaje la crispación política para que ello sea posible TEXTO: MANUEL MARÍN FOTO: JAIME GARCÍA Javier Rojo en un momento de la entrevista cia al hecho de que los Presupuestos se veten? Son los primeros de Zapatero y si no pasan la prueba del Senado, la imagen no será buena. -No comparto esa opinión. Es importante que esta Cámara apruebe los Presupuestos. Pero lo más importante del sistema- -y mucha inteligencia tenían quienes hicieron la Constitución- es que, si no se aprueban, no se bloquea el funcionamiento de las instituciones. Hay mecanismos de desbloqueo para que las cosas funcionen. En 1978 ya se previó que esto podía pasar... Y esto vale también para aquellos que quieren reformar el ordenamiento jurídico de su Comunidad pensando que con que lo digan ellos les sobra. Me parecería mucho más importante aprobarlos que no hacerlo, pero no entremos en una alarma social para decir que el Gobierno se tambalea. No se tambalea. ¿Cree que con este clima el PP accederá a avalar las reformas constitucionales, y más si son al final de la legislatura, cuando se acerquen las elecciones? -Los climas de tensión ayudan poco. Es verdad que el PSOE y el PP son el eje de los cambios, pero nos equivocaríamos si no sumásemos a ese acuerdo al resto de las formaciones políticas, que juegan su papel. En una España tan complicada hay partidos que tienen mucha representación en su Comunidad, y hay que incorporarlos a los procesos de reforma. La altura de la política y de los políticos con mayúsculas tiene mucho que ver con pensar en los intereses generales más que en los particulares. La sociedad española es muy madura y con esa madurez cada uno tendrá que valorar por qué algo se ha hecho o por qué no... pero créame que yo estoy muy tranquilo. -Pero en vista de que necesitan al PP y de que este partido opina que el Gobierno no sabe lo que quiere ¿es para estar tranquilo? -Las reformas que ha planteado el presidente del Gobierno son de un sentido común, de una lógica y de una racionalidad que las entiende cualquiera. Son las reformas que uno haría en su casa: ¿en qué familia se trata ahora Quiero que en Batasuna digan con libertad que no están de acuerdo con el terrorismo. Y si para eso necesitan protección, que la pidan de una manera distinta a la niña que al niño? ¿qué familia ahora le da la herencia al niño, y a la niña le dice que no estudie, como ocurría antes? Lo que queremos hacer respecto a la Corona es lo que estamos haciendo en nuestras casas con nuestros hijos e hijas... Hace 26 años no teníamos Comunidades, ¿no vamos a incluirlas ahora en la Constitución para que sepamos su nombre y los apellidos? Si hace 26 años no estábamos en Europa, ¿a qué español no se le ocurre que en nuestra Constitución haya un reflejo de la misma? Y si hace 26 años no teníamos Comunidades, y ahora sí; y no estábamos en Europa, y ahora sí; y tenemos una Cámara territorial ¿cómo no la vamos a reformar para que esto quede implicado en ella? Es de lógica. Ahora bien, si queremos pensar solamente en peleas de palacio en nuestras respectivas organizaciones políticas... mientras unos nos peleamos, otros van haciendo. -Hablando de ir haciendo En su partido hay voces partidarias de echar una mano a Batasuna. ¿Se merece esa oportunidad? -Le diré dos cosas. Primero: en un partido, en todos, que haya voces sobre esto o aquello no me preocupa. Y la posición fijada por Rodríguez Zapatero y Patxi López es muy clara en contra de Batasuna. Segundo, y lo digo muy claramente: defiendo el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo porque es el instrumento más útil que ha tenido España en esta lucha. Si a esto le añadimos que afortunadamente Batasuna no estará en el Parlamento vasco en las próximas autonómicas, hemos dado un paso de gigante. Y si a eso le sumamos la eficacia judicial, la colaboración internacional y una mayor conciencia social, llegamos a una situación muy positiva. Yo no creo a los señores de Batasuna. Y no porque no les quiera creer. Quiero que digan con libertad, como me expreso yo, que no están de acuerdo con el terrorismo, y si necesitan protección como la tengo que llevar yo, que la pidan. Pero yo no puedo admitir que unos señores hablen de un discurso nuevo cuando no pronuncian la palabra ETA. Lo único que pido a Batasuna es que no nos engañen ni nos confundan. Dicho esto, también creo que en Euskadi hace falta que los demócratas abramos vías de convivencia y de entendimiento. -Llegado el caso, ¿es usted partidario de un gobierno PNV- PSE? -No me planteo nunca antes de un proceso electoral qué hay que hacer porque es tanto como decir que uno no quiere ganar. Mi partido aspira a ganar y no a confundir. Hace falta el cambio en Euskadi y por eso estamos en contra del plan Ibarretxe.