Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional XXVI ANIVERSARIO DE LA CONSTITUCIÓN MARTES 7 12 2004 ABC Las malas relaciones entre Gobierno y oposición obstaculizan la reforma de la Carta Magna Rodríguez Zapatero califica el enrarecido ambiente político de breve acceso febril b Rajoy anuncia que sólo apoya- ran reformas sensatas de la Constitución y, en ningún caso, las que afecten a lo fundamental de la misma, esto es, el Título VIII J. L. LORENTE C. DE LA HOZ MADRID. El Congreso de los Diputados acogió ayer el tradicional acto de conmemoración del aniversario constitucional en un ambiente de crispación política. Las tensiones acumuladas en las dos últimas semanas de vida parlamentaria dejaron huella en los pasillos de la Cámara Baja, no tan abarrotados este año como en celebraciones anteriores. Brillaron más las ausencias que las presencias. La conmemoración no contó con los dos últimos ex jefes del Ejecutivo- -Felipe González y José María Aznar- ni con los presidentes de Comunidades autónomas, excepción hecha de Manuel Fraga (Galicia) y Francisco Camps (Comunidad Valenciana) ambos del Partido Popular. La presencia de los grupos minoritarios fue escasa. Se podían contar con los dedos de una mano a los diputados que no fueran del PSOE o del PP. Ni los independentistas catalanes ni los nacionalistas vascos- -socios habituales del Gobierno en la Cámara Baja- -se acercaron al palacio de la Carrera de San Jerónimo. Por parte de CiU, el vicepresidente segundo del Congreso, Joan Vilajoana, estuvo presente en su calidad de miembro de la Mesa del Congreso. IU fue representada por su líder, Gaspar Llamazares. Zapatero saludó a Rajoy (tras Zaplana) Fue el único contacto que mantuvieron durante toda la recepción CHEMA BARROSO CAMBIOS CONSTITUCIONALES RODRÍGUEZ ZAPATERO La comunidad nacional es una aportación doctrinal más que no rechazo. La democracia es riqueza y pluralidad de conceptos RAJOY Lo que afecte a lo fundamental, esto es, el Título VIII de la Constitución, no lo vamos a aceptar. El Gobierno no hace pedagogía ni defiende lo que cree COMISIÓN DEL 11- M RODRÍGUEZ ZAPATERO Daré mi visión de lo ocurrido con los datos que tengo, ya que ahora, como presidente, conozco muchas cosas, pero siempre con contención, humildad y sin rencor RAJOY Si Zapatero tiene datos nuevos, me hubiera gustado que lo contara antes. Espero que nos tomemos en serio este asunto Sólo un breve saludo Nunca antes una conmemoración del aniversario constitucional tuvo más a la Carta Magna en su punto de mira. Además de las conversaciones de pasillo en torno a las bombas de ETA, que a esa misma hora explosionaban en diversas ciudades de la geografía española, en los corrillos se habló insistentemente de la anunciada reforma de la Constitución y los Estatutos de Autonomía, el referéndum del texto europeo, la comisión del 11- M o el nuevo sistema de nombramientos judiciales. Aunque, en principio, parecía una jornada para la distensión, no fue el caso. El presidente del Gobierno, José Luis Rodriguez Zapatero, y el líder de la oposición, Mariano Rajoy, que no propiciaron ningún acercamiento y sólo se saludaron muy brevemente, demostraron más que nunca sus diferencias en todo, salvo en su condena del terrorismo etarra e internacional. Cada uno por su lado- -primero, en conversaciones informales con periodistas y, después, a micrófono abierto en ruedas de prensa- Zapatero y Rajoy dejaron claro que las malas relaciones entre el partido mayoritario y el principal grupo de la oposición blo- por este mismo viernes en Madrid y el día 20 en Galicia, donde el PP ha convocado sendos actos a favor del texto constitucional europeo. La reforma constitucional y estatutaria fue uno de los ejes centrales de sus discursos. A Zapatero le parece bien el término comunidad nacional para Cataluña hecho público tanto por el presidente de la Generalitat como por el del Consejo de Estado, Pasqual Maragall y Francisco Rubio Llorente, respectivamente. Aunque no quiso avanzar cuál será la posición del Gobierno hasta que el Estatuto catalán pase por el tamiz del Congreso de los Diputados, el jefe del Ejecutivo consideró esa denominación como una aportación doctrinal tras restar importancia a peticiones que no pasan de asuntos nominales Reformas sensatas quean la reforma constitucional y el consenso en política exterior. Según Zapatero, la legislatura tiene un desarrollo positivo y siempre hay en cada periodo político momentos como el actual en los que se eleva la temperatura Rajoy, en cambio, cree que el Gobierno es cada vez menos de fiar tras su reforma del CGPJ. Mientras el presidente del Gobierno definía el ambiente crispado de breve acceso febril Rajoy calificaba de la mayor bofetada al diálogo entre partidos la pretensión de los socialistas de cambiar unilateralmente el sistema de nombramientos judiciales. En cuanto al 11- M, el jefe del Ejecutivo prometió una comparecencia constructiva para el futuro y Rajoy exigió explicaciones por el 13- M y que el jefe del Ejecutivo no espere al lunes para contar ya los datos nuevos que dijo saber. Con respecto al referéndum de la Constitución Europea, Zapatero dijo estar seguro de que el PP planteará claramente su posición positiva ante la ciudadanía y participará en debates para apoyar el sí En cambio, Rajoy criticó que el Gobierno y sus socios no están haciendo nada para movilizar a los electores y descartó la realización de convocatorias conjuntas con el PSOE. Rajoy anunció que tendrá un papel activo en la campaña empezando No opina lo mismo Rajoy, para quien estos debates nominales no son ni mucho menos inocentes. Tras proclamar que en lo que afecta al título VIII de la Constitución, el PP no aceptará ninguna reforma, atribuyó al presidente del Gobierno haber mantenido abierta una propuesta que poco menos se le está escapando de las manos. En todo caso quiso ser constructivo cuando aclaró que, si son reformas sensatas y de sentido común, no nos vamos a oponer aunque todos son conscientes de que salvo en lo que afecta a la política antiterrorista, los puentes de comunicación entre el Gobierno y el PP parecen, hoy por hoy, dinamitados.