Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional ETA CONTRA LA CONSTITUCIÓN MARTES 7 12 2004 ABC Mariano Rajoy Secretario general del PP Gaspar Llamazares Coordinador general de IU Gotzone Mora Profesores por la Libertad Rafael Díez Usabiaga Secretario general de LAB La estrategia del Pacto por las Liberdades y contra el Terrorismo ha sido muy útil, junto a la ley de Partidos Es necesario incrementar la unidad política y pido a los terroristas y a su entorno que reconozcan su derrota Los atentados evidencian que existe conexión entre la banda terrorista y Batasuna Los atentados no hacen que se tambalee la propuesta hecha por Batasuna en Anoeta Rajoy asegura que el PP apoyará al Gobierno en lo que nos pida contra ETA Zapatero afirma que espera que llegue muy pronto el abandono de las armas b El Gobierno vasco dice que ETA ni ve ni oye ni entiende y que le toca a Batasuna reaccionar si no quieren verse arrastrados por la violencia ABC MADRID. Todos los partidos condenaron la explosión de las siete bombas. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó que ETA sólo tiene un destino: el abandono de las armas y dijo esperar que ese momento llegue pronto. Desde el PP, Mariano Rajoy garantizó el apoyo de su formación al Ejecutivo en la lucha contra el terrorismo. Zapatero, en declaraciones en el acto organizado con motivo del aniversario de la Constitución, quiso dejar claro que ETA sabe que el Estado de Derecho, la democracia, es, ha sido y será más fuerte que cualquier intento de cambiar las reglas a través de la violencia ETA sabe que sólo tiene un destino, que es el fin de la violencia y el abandono de las armas. Es el único des- tino que tiene y espero que llegue muy pronto. Por eso trabaja el Gobierno, un trabajo que esperamos compartido por las fuerzas políticas afirmó. En similares términos se pronunció el ministro del Interior, José Antonio Alonso, al afirmar que ETA debe abandonar toda esperanza, pues la sociedad no cejará hasta lograr, desde la firmeza democrática, la disolución y desaparición de la banda. Mariano Rajoy, por su parte, garantizó que su partido siempre estará detrás del Gobierno para derrotar a ETA, una batalla que, en su opinión, se acabará ganando, aunque la banda tenga sus coletazos En declaraciones en el Congreso, se mostró convencido de que ETA está en una situación mucho peor que la que estaba hace tiempo y reiteró que la estrategia del Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo ha sido muy útil junto con la ley de Partidos y la cooperación internacional. Por tanto, ese acuerdo hay que mantenerlo y estaremos ahí, siempre detrás del Gobierno, y le apoyaremos en lo que nos pida dijo. El Gobierno vasco afirmó que ETA José Antonio Alonso afirmó que ETA debe abandonar toda esperanza hace oídos sordos a lo que Batasuna piensa, dice y propone por lo que la emplazó a reaccionar para no perder credibilidad. Deben reaccionar si no quieren verse arrastrados por la violencia Aseguró que la formación ilegalizada ha declarado que su apuesta política pasa por erradicar la violencia de las calles y por comprometerse a dialogar pero, según agregó, ETA nuevamente pone en entredicho este compromiso Mientras, el secretario general de LAB, Rafael Díez Usabiaga, dijo que las bombas de Madrid y Almería- -las declaraciones las hizo antes de que es- EFE tallaran las de ayer- en absoluto significan ningún tipo de respuesta a la propuesta que Batasuna ni hacen que se tambalee Señaló que existe una firme disposición por parte de ETA y de la izquierda abertzale en su globalidad de aportar un escenario de soluciones En opinión de la plataforma Profesores por la Libertad que lidera Gotzone Mora, los atentados evidencian la conexión entre la banda y Batasuna. Mientras la primera- -afirma- -desarrolla un discurso- trampa tendente a legitimar la actividad terrorista, la segunda extiende el terror BOMBAS A LA CONSTITUCION CARLOS MARTÍNEZ GORRIARÁN as siete bombas colocadas ayer en distintas ciudades de España son el modo terrorista de transmitir mensajes importantes. ¿De qué se trata esta vez? Básicamente de que, pese a los golpes encajados, ETA puede hacer creíbles sus amenazas. El mapa de los atentados traza una línea simbólica que atraviesa de norte a sur la península, revelando que ETA admite que España es una nación y que todos los no nacionalistas somos objetivos potenciales fuera de Cataluña, protegida por la rendición de Carod. Pero lo L fundamental es que vuelven a demostrar que habrá conflicto vasco mientras ETA siga para perpetuarlo. Se desvela, en fin, el verdadero alcance del anuncio de Otegi sobre la desmilitarización del conflicto vasco nada ha cambiado, ETA domina Batasuna e intentará por todos los medios sustraerse a la presión policial y beneficiarse de la confusión política sembrada por sus amagos de tregua y cambio. Lo primero parece difícil pero, dada la nutrida tropa de cínicos y tontos hiperactivos que medran entre nosotros, lo se- gundo ya no lo es tanto. Las bombas tienen poco o nada que ver con el debate sobre las posibles reformas constitucionales. Es un error sostener que la discusión de estas reformas conviene a un terrorismo totalmente indiferente a las mismas, tanto como anunciar que la violencia cesará con más Estatuto ETA, es obvio, no lo dejará por ninguna otra razón que no sea la derrota total: armada y política. Por eso hay que separar su derrota de cualquier otra controversia. Aquí resultan alarmantes ciertos signos de tolerancia de las actividades de una Batasuna ilegalizada, pero consentida: mítines, reapertura de sedes y ruedas de prensa con publicidad gratuita para ETA. Las Fuerzas de Seguridad alertan a los muchos miles de amenazados para que no bajen la guardia, porque los terroristas domésticos todavía pueden cometer atentados. Conseguirlo es asunto de vida o muerte para ellos, porque cuando sus amenazas pierdan toda credibilidad habrán pasado a la historia. Es cosa de tiempo que intenten otro asesinato para desafiar la tolerancia cero al terrorismo erigida tras la masacre del 11- M. Las bombas simuladas colocadas a socialistas vascos y navarros apuntan en esa dirección. Y confirman, por enésima vez, la dañina vacuidad de los intentos negociadores que, paradójicamente, proponen dirigentes socialistas. Que sean minoritarios no los hace menos peligrosos, ni más oportunos y valiosos para ETA.