Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 MARTES 7 12 2004 ABC Nacional R ond aV Gta. de Avda. Guzmán el Pza. Sto. Palencia Bueno Avda. Ord oño II Domingo aria Independenci a Cas ieja tilla Catedral Seg und o Río Beme sga P Papalaguin da Avda. Faculta d de Veterin str rr e tera Pza. Pícara Justina Avd Conde Don Ra món Pas eo d Ca Burgo Nuevo a. L anc ia Pza. Mosén Rubí Reyes Católicos Bláz qu omi ngo de la o n me Car del da Ron Plaza de aja Toros aB rer d Pe le d o Puerta de Toledo o do do de de Toled R R Ronda de 4 Campo Revolgo Velasco A Co mllas 1 2 San 3 N Ambulatorio Jesús de Tagle Pza. del Carmen e T d Ra ez Av da Alt agr Parque del Rastro C a ll e Pza. de España St. a Cat alin a el o aci a e e eD AL AL Av. L Sto. D Zo a rit Jardín de San Francisco N N Calatrava N Pza. del Rey Aparcamiento La Robleda or or orat León El artefacto estaba en un falso techo del servicio de caballeros de la cafetería Lleras 38 en el número 48 de la calle Burgo Nuevo Ávila La bomba fue colocada en el cuarto de baño de la cafetería La Fortaleza situada en el inmueble número 13 de la calle Reyes Católicos Ciudad Real El explosivo se halló en el falso techo de los servicios de la cafetería El Peral en la Plaza de España, e hirió a dos policías y un civil Santillana del Mar El artefacto se ocultó en una caseta del aparcamiento La Robleda en la Plaza del Rey, e hirió a una niña y a una mujer ETA hace estallar bombas en siete ciudades para provocar víctimas entre los policías La banda da un salto en su estrategia calculada para imponer al Gobierno el plan de Batasuna dieron un plazo mínimo para el desalojo y no precisaron la ubicación de los artefactos, por lo que una quincena de personas resultaron heridas D. MARTÍNEZ J. PAGOLA MADRID. ETA tensó ayer al máximo su actual estrategia de cometer atentados calculados sin víctimas mortales entre la población civil al avisar, con mínimo tiempo de antelación y sin precisar el punto concreto, de la colocación de siete artefactos que estallaron en Santillana del Mar, Ávila, Valladolid, León, Alicante, Málaga y Ciudad Real. Los investigadores sospechan que la banda pretendía causar bajas entre los agentes que procedieran a acordonar las zonas. Precisamente, dos policías, además de una niña y otras dos personas, resultaron heridos leves, mientras que otras diez sufrieron lesiones en los tímpanos. El Ministerio del Interior, pese a haber anunciado que las Fuerzas de Seguridad se encontraban en estado de alerta, no pudo evitar que en el aniversario de la Constitución ETA hiciera estallar siete bombas de forma simultánea en cinco comunidades autónomas, similares a las cinco que activó el viernes en gasolineras de Madrid y a la neutralizada el sábado en Almería. Los investigadores consideran que en esta campaña de atentados iniciada el viernes actúan, al menos, dos comandos integrados por dos legales que se han movido con cierta impunidad, aprovechándose del intenso tráfico del puente de la Inmaculada. Uno de los taldes habría puesto los artefactos en Almería, Málaga, Alicante y Ciudad Real. El otro se habría encargado de colocar los que estallaron en Ávila, Valladolid, León y Santillana del Mar. b Los terroristas Localización de las explosiones Santillana del Mar Asturias Galicia Cantabria P. Vasco Navarra La Rioja Aragón El pasado viernes hicieron explosión cinco bombas en Madrid Cast. La Mancha Extremadura Ciudad Real C. Valenciana Cataluña León Cast. y León Valladolid Ávila Baleares Alicante Murcia Andalucía Málaga Infografía ABC Probablemente este grupo fue el comando que el viernes actuó en Madrid y que se habría desplazado por la carretera de La Coruña para ejecutar la segunda fase de su plan terrorista. Todos los artefactos parecen haber sido confeccionados en un mismo taller, cuyo responsable sería el etarra Tomás Elgorriaga. Eran de idéntica composición- -unos 300 gramos de explosivo- y disponían de iguales temporizadores, que se pueden programar con una semana de antelación y que estaban dispuestos para ser activados a la misma hora: la una y media de la tarde. Los etarras depositaron las bombas en lugares que les permitían estar ocultas durante, al menos, un día. Si el pasado viernes ETA anunció la Los últimos atentados son obra de dos grupos que integran la nueva red de comandos organizada por el cabecilla Txeroki Interior no pudo evitar que en el aniversario de la Constitución ETA colocara artefactos en cinco comunidadaes autónomas existencia de las bombas con una hora de antelación y detallando las estaciones de servicio en las que habían sido colocadas, ayer el plazo fue considerablemente inferior y, además, ambos comunicantes se limitaron a indicar la zona, pero sin precisar el establecimiento. La primera llamada se recibía en Gara a la una menos veinte para advertir, en nombre de ETA, de que a la una y media estallarían bombas en Santillana del Mar, Ávila, León, y Valladolid. Quince minutos después, otro etarra avisó que había artefactos en Alicante, Málaga y Ciudad Real, también programados para que se activaran a la una y media. Obviamente, no había tiempo para localizar y neutralizar los explosivos. El tiempo fue mínimo y la información muy difusa sobre la ubicación exacta de las bombas. El hecho de que el comunicante de la banda diera datos en ocasiones erróneos arroja dudas sobre si lo hizo de forma intencionada para provocar mayor desconcierto. Por ejemplo, al advertir de la bomba de Santillana del Mar, el etarra alertó de que estaba en un aparcamiento próximo al zoológico, que fue desalojado. Sin embargo, había sido colocada junto a una caseta de información, en el aparcamiento La Robleda en la Plaza del Rey, a unos 400 metros. La deflagración causó heridas por cortes a una mujer y a una niña que fueron asistidas en centros sanitarios. Otras diez personas sufrieron daños en los tímpanos. Además, el dueño del bar El Peral de Ciudad Real, y dos policías que lo desalojaban resultaron heridos. Los investigadores sospechan que ETA buscaba bajas entre los agentes que procedieran a acordonar los escenarios del terror e incluso entre algunos transeúntes para, en este caso, culpar luego a las Fuerzas de Seguridad