Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 Deportes ESPAÑA, CAMPEONA DE LA COPA DAVIS LUNES 6 12 2004 ABC LOS CAMPEONES RAFAEL NADAL Una fuerza de la naturaleza Ha irrumpido en la Copa Davis y en el tenis español como una locomotora imparable El campeón más joven de este torneo D. P. Sólo tiene 18 años y la Ensaladera es más suya que de nadie. Los capitanes pensaron en él como una solución para el mal endémico del tenis español: el doble. No tenían nada que perder con la prueba. Le pidieron a Robredo y al chavalín Nadal, un caso asombroso de jugador diestro que juega con la izquierda, que hicieran un esfuerzo por formar una pareja. Y aceptaron el compromiso. Su entrega tuvo una buena recompensa: se convirtieron en el doble fijo del equipo español. Pero la contribución del niño ha ido mucho más allá. Ha demostrado ser uno de los jugadores de más raza del tenis español, especialmente motivado, siempre obediente, dispuesto a morir por el equipo. Se ha convertido en el catalizador del grupo. Su ilusión ha ilusionado a otros más veteranos. Su entrega ha picado a todos. Para los capitanes se ha convertido en el comodín y, en la final, en el arma secreta que descompuso a Roddick. Ahora, a sus 18 años y 187 días, se ha convertido en el campeón más joven del torneo, desbancando al australiano Pat Cash, que lo ganó en 1983 con 18 y 215... también frente a EE. UU. En la primera ronda, todavía con 17 años, tuvo la responsabilidad de luchar en el quinto partido frente a un veterano como Stepanek. En Alicante, en semifinales, cosechó el punto de la clasificación. Y en la final apabulló, en uno de los partidos más maravillosos de la historia de la Davis, a todo un número dos del mundo. Su progresión no parece conocer fronteras. Nada puede frenarle. Ni la peor de las lesiones. Este año sufrió una fractura por estrés del escafoides de su pie izquierdo. Estuvo seis meses parado y muchas semanas entrenándose subido a una mesa. Sobrino del futbolista Miguel Ángel Nadal. Entrenado por su tío Toni y hermano de aquél, su entorno familiar siempre ha vigilado su educación. Jamás ha roto una raqueta, ni siquiera en un entrenamiento. Y su primer gesto al ganar siempre es saludar a su rival y al entrenador de éste. Los Príncipes de Asturias, junto a Agustín Pujol, presidente de la Federación, se quedaron con una pelota del Robredo- Fish Nos han hecho disfrutar señaló Don Felipe como un aficionado más R. ARROCHA SEVILLA. Roddick envía a la red un servicio de Moyá a 172 kilómetros por hora. Son las tres menos veinte y España es campeona de la Copa Davis. El héroe de la tarde se derrumba de espaldas mientras sus compañeros corren a buscarlo. La afición comienza a gritar campeones, campeones Y se para el tiempo para Moyá. Sus compañeros y capitanes lo empiezan a mantear al ritmo de los olés de la afición... Así fueron los primeros minutos de la alegría española. Después de dos horas largas de juego, la segunda Ensaladera estaba en el bolsillo. Feliciano López fue uno de los primeros en reaccionar. Lo hizo cogiendo una botella de cava para mojar a sus compañeros. Como si de un patio de colegio se tratase, los jugadores españoles corrían de un lado a otro. Apunto estuvo, incluso, de empapar a las autoridades. En esto que Moyá se detiene un momento y mira a dos personas, al presidente de la Federación Española de Tenis, Agustín Pujol, y al presidente de la Comunidad Autónoma de Baleares, Jaume Matas, a los que corre a saludar. Mientras tanto suena la música de We are the champions El tiempo seguía detenido y nadie se movía en las gradas... Rafael Nadal no paraba de saltar. Le costaba estarse quieto, lo que hizo que se dedicara a lanzar pelotas a los espectadores. La fiesta del equipo español en la pista duró aproximadamente 15 minutos, justo hasta que hubo que posponerla para después del quinto encuentro, entre Robredo y Fish. El momento más esperado Sólo la mitad de los espectadores vieron este último encuentro. La gran mayoría aprovechó para comer y dar una vuelta por el estadio. A pocos, por no decir a nadie, les interesaba el partido. Sólo querían ver cómo, al final del mismo, el capitán de España, Jordi Arrese, recogía la Ensaladera Y llegó ese momento. Poco después de las 17.30 horas, los Príncipes de Asturias, justo al acabar los compases del himno nacional, entregaban a Jordi Arrese la Copa Davis. Don Felipe no podía disimular su alegría: Teníamos confianza en Moyá, sabíamos que estaba muy fuerte, pero también sabíamos que el partido sería muy duro. Estamos contentísimos con el juego de los españoles, que nos ha hecho disfrutar señaló el heredero de la corona, que se quedó con una de las pelotas del partido Fish- Robredo- -una que el estadounidense remató con especial dureza y alcanzó la grada presidencial hasta caer en manos del Príncipe- Jaime Lissavetzky, secretario de Estado para el Deporte, estaba eufórico por el triunfo español. El tenis español evidenció estar a un altísimo nivel. Ha sido un triunfo magnífico, quizá la mayor alegría que he tenido hasta ahora. Los jugadores han estado de sobresaliente. Desde que llegué he notado el ambiente de equipo, que ha sabido sobreponerse a cualquier tipo de problemas. El público también ha estado magnífico Por su parte Manuel Chaves, presidente de la Junta de Andalucía, consideró que hay que felicitar al equipo porque ha brillado a gran altura, pero también al público andaluz, al sevillano y por supuesto a todos los que han venido de otras partes de España a apoyarlo. Creo que hemos demostrado que sabemos organizar una final como esta y estamos muy contentos por la victoria