Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 6 12 2004 Cultura 51 El Quijote del IV Centenario, el libro más vendido en la Feria de Guadalajara Perú será el protagonista del certamen en la edición del año próximo b Paco Ignacio Taibo II y el zapatis- ta subcomandante Marcos estrenaron ayer el primer capítulo de su novela por entregas, Muertos incómodos MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL GUADALAJARA (MÉXICO) La edición conmemorativa del cuarto centenario de la publicación de Don Quijote de la Mancha a cargo de las Academias de la Lengua Española, ha sido el libro más vendido en la XVIII edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, que concluyó anoche con un espectáculo del grupo teatral catalán Els Comediants. A la inmortal obra de Cervantes le siguen Cañitas un libro sobre fenómenos paranormales escrito por el mexicano Carlos Trejo, y México mutilado relato sobre la perdida de la mitad del territorio del país anfitrión a manos de Estados Unidos, escrito por Francisco Martín Moreno. En el balance oficial de esta FIL 2004, los organizadores de la Universidad de Guadalajara aportaron unas cifras definitivas que vuelven a superar anteriores marcas de la Feria. Así, el número de visitantes rebasará los 450.000, de los cuales 70.000 han sido niños que aún estudian enseñanza primaria. La programación ha incluido medio millar de actos, de los que sesenta y tres estuvieron dedicados a la cultura catalana, invitado de honor de esta edición. Quince mil profesionales participaron en las actividades, mientras que la comunidad autónoma aportó una delegación de seiscientas personas. Más de mil quinientas editoriales de 38 países exhibieron 284.000 títulos diferentes, y en el recinto de la Expo de Guadalajara se contó con la presencia de trescientos escritores y otros tantos medios de comunicación, que acreditaron a cerca de 1.300 periodistas. Estreno del subcomandante Marcos Las últimas actividades de la Feria incluyeron sendos homenajes al humorista gráfico mexicano Eduardo del Río, Rius y al escritor de origen español Paco Ignacio Taibo. El primero recibió, a sus 70 años, el premio La Catrina Al segundo, que ha cumplido los 80, se le tributó reconocimiento público durante la entrega de los premios al periodismo cultural Fernando Benítez 2004. Los galardones recayeron en Juan Manuel Servín, de la revista DF, en la categoría de prensa escrita; en Marina Vázquez Guerrero, de la radio de la Universidad de Colima, en el apartado de reportaje radiofónico, y en Fernando Castillo Fuentes, en el epígrafe de fotorreportaje. Paco Ignacio Taibo II, hijo del anteriormente mencionado y creador de la Semana Negra de Gijón, cerraba ayer El dibujante Ríus recibió un homenaje en la jornada final de la Feria con un encuentro ante mil jóvenes su participación en el foro dedicado a la novela negra. Taibo II y el líder zapatista subcomandante Marcos estrenaron ayer en el diario La Jornada el primer capítulo de su novela por entregas Muertos incómodos que ambos están escribiendo a cuatro manos, y que fue anunciada días atrás en Guadalajara. A veces toma más de 500 años es el título de esta primera parte, que se desarrolla en Chiapas, y en ella aparece como personaje el fallecido Ma- EFE nuel Vázquez Montalbán. Por último, el arquitecto español Fernando Javier Gómez Mateo ganaba el X Concurso Internacional para Jóvenes Arquitectos ArpaFIL. Gómez Mateo, de la Universidad Politécnica de Madrid, presentó una propuesta para construir una ciudad deportiva. El embajador de Perú en México, Alfonso Arosamena, recogió el testigo del protagonismo en la FIL, ya que el país andino será el invitado especial de la Feria de Guadalajara 2005. ÓPERA Temporada de Santander Werther J. Massenet. Intérpretes: A. Machado, A. T. Martínez, M. A. Zapater, E. Santamaría, R. Martin, M. Poblador. O. Filarmónica Transilvania de Cluj. Director de escena: S. Hartmannshenn. Director musical: D. Giménez. Lugar: Palacio de Festivales de Cantabria. Santander. Fecha: 4 de diciembre EL WERTHER DE AQUILES COSME MARINA uera de la magnífica programación estival que convierte a Santander en la capital musical española durante julio y agosto, el Palacio de Festivales de Cantabria arriesga, y casi siempre con acierto, al estructurar un pequeño ciclo lírico en torno al mes de diciembre que, por proyección e interés, merecería mayor atención presupuestaria. Dentro de las dos óperas de este año, la principal apuesta se llevó a cabo con F Aquiles Machado, durante el ensayo de Werther en Santander una nueva revisión del icono romántico de Werther. El acercamiento que aportó la directora de escena Sabine Hartmannshenn, en una producción de la Ópera de Nuremberg, jugó con elementos inusuales en las habituales representaciones de la obra francesa, aunque su riesgo emplease red de seguridad. Los cuatro actos configuraron EFE escénicamente un desarrollo unitario, desde el ingenuo retrato del cuadro de costumbres inicial hasta el sugerente retrato psicológico del drama en los actos tercero y cuarto si bien, en el fondo, se partió de una ortodoxia dramática estricta de la que no se apartó ni un ápice. La velada, que fue de menos a más en el plano musical, como la propia obra, tuvo su pilar esencial en el pasional y emotivo canto latino de Aquiles Machado. El tenor venezolano encarnó a Werther con un fuego pasional que aportó al personaje un arrebato romántico incendiado. Suyo fue, con justicia, el éxito. En segundo plano, sin embargo, se movió la Charlotte de Rebecca Martín, voz a la que le falta peso y entidad para encarnar el rol con la firmeza requerida y, en contraste, rotundo fue el Albert de Juan Tomás Rodríguez. Como siempre, Miguel Ángel Zapater aportó calidad escénica y vocal y Milagros Poblador una actuación bien trazada como Sophie. El resto del elenco no pasó de lo correcto y, en algunos casos, de la discrección. Funcionó, sin demasiado brillo, la Filarmónica Transilvania de Cluj y, al frente de la misma, David Giménez, aportó criterio, una dirección cuidada, buen equilibrio foso- escena, dentro de las posibilidades expresivas que la formación permitía. De todas formas, noche brillante, con Aquiles Machado como gran protagonista y demostrando la fuerte personalidad de una de las voces más relevantes de la fecundísima cantera iberoamericana.