Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 6 12 2004 Sociedad 47 Medio Ambiente Las aves en peligro de extinción no cuentan en Andalucía con planes para recuperarlas Ecologistas en Acción denuncia el estado de especies como el buitre negro o el ave toro b Su número se reduce continuamente, casi hasta la desaparición. A pesar de ello, los ecologistas andaluces creen que nadie se toma en serio a las aves ABC SEVILLA. Ninguna de las aves en peligro de extinción que habitan en Andalucía tiene un plan de recuperación de la especie por parte de la Consejería de Medio Ambiente, a pesar de que la aprobación de la ley de protección de la Comunidad le obliga a ello, según denunció ayer la organización Ecologistas en Acción. En declaraciones a Europa Press, el secretario de Conservación de la Naturaleza de Ecologistas en Acción de Andalucía, Javier Moreno, enumeró diversas aves sin plan de recuperación, como la avutarda o el ave toro, un tipo de garza muy amenazada que habita en las marismas del Guadalquivir. Asimismo, incluyó al buitre negro, que cuenta con un plan de seguimiento por parte de la Junta pero sin medidas específicas cuando se puede constatar, a raíz de la aparición de un alto índice de mortandad en la provincia de Córdoba, que debería preocupar seriamente su conservación Otras aves como la garcilla cangrejera o el alimoche necesitan también un plan específico de recuperación con carácter inmediato, según el portavoz ecologista. Acerca del alimoche, Moreno consideró que el plan de seguimiento continuo emprendido por la Junta, a raíz del objetivo de reproducción del quebrantahuesos y que incluyó a otras especies de buitres, es insuficiente. Por ello, reclamó un plan de recuperación efectivo con carácter de ley y apuntó que esta medida evitaría actuaciones perjudiciales para la conservación de esta especie como la construcción de carreteras cerca de sus nidos. Se constata en Andalucía que el alimoche está en peligro crítico de extinción. Ha desaparecido en toda la Comunidad salvo en las sierras de Cádiz y Jaén, y una especie tan emblemática está a punto de desaparecer alertó Moreno. Un caso particular es el del águila imperial, un ave señera que está acogida en el proyecto Life que financia la Unión Europea y que cuenta con una serie de proyectos muy particulares que son de obligado cumplimiento para la Junta de Andalucía. ACTUALIDAD NATURAL en zonas cercanas a las poblaciones. El resultado fue que los pozos se envenenaron. Tras varios juicios, el Tribunal Supremo de Nueva Delhi obligó a la compañía a dotar de agua gratis tanto a la misión jesuita como a los poblados de la zona. Ahora hay menos contaminación durante el día, aunque muchas compañías liberan sus residuos por la noche para no ser vistos apunta M. V. Joseph. Sólo hay que echar un vistazo a la población de Panoli, a pocos kilómetros de las principales compañías, visitar el cercano río donde muchas de ellas vierten sus desechos o respirar el aire de la zona para darse cuenta de que la contaminación es fortísima. Los ojos comienzan a escocer apenas un cuarto de hora después de llegar a Panoli, una pequeña aldea donde se hacinan 50 familias adivasis que trabajan en las industrias. Algunos de sus habitantes muestran síntomas de intoxicación y daños en la piel. Con la ayuda de Manos Unidas, el padre Castiella ha construido medio centenar de casas en el poblado, y poco a poco va consiguiendo que los más pequeños acudan al internado y a la escuela que gestiona en Aklenashawar. El coste de la educación, alojamiento y tratamiento sanitario de un niño al año apenas llega a los 75 euros. Los adivasis no tienen ninguna garantía de salubridad en su trabajo- -señala Joseph- Por ley, deberían darles agua potable, leche y fruta durante la jornada, así como protección sanitaria. Los sueldos son una miseria, y no se hacen contratos. Simplemente, quien está a la puerta por la mañana, dispuesto a trabajar todo el día por una miseria, lo hace. Ninguna compañía está interesada por la salud de los trabajadores. Además no reciben ningún entrenamiento especializado, ni tienen los conocimientos básicos mínimos, con lo que las posibilidades de una catástrofe no igual, sino mayor que la de Bophal, no son pocas. Muchos trabajadores no saben qué labor están realizando, y no se emplea la tecnología necesaria, sino la más barata MÓNICA FERNÁNDEZ- ACEYTUNO EL GORRIÓN AISLADO reinta centímetros de nieve y un sol espléndido, tenían ayer por la mañana las praderas junto al refugio de Goriz, en los Pirineos, a dos mil doscientos metros de altura. No creo que haya mayor fuerza de especiación, algo que proporcione más impulso a la diversidad de especies, que el aislamiento. Las especies más singulares las encontramos casi siempre en el fondo de una cueva, en un lago, en una remota isla, o en lo más alto de las cumbres. Y aislado en la alta montaña como si se hubiera refugiado allí tras una T inundación de altas temperaturas, vive un gorrión muy peculiar llamado gorrión alpino. Si se miran sus mapas de población en Europa, se ven los pequeños círculos, manchas donde cría este gorrión como si se tratara de islas separadas por alguna circunstancia. En esta época del año, parece al volar completamente blanco, aunque su cabeza sea gris y tenga también, igual que otros pardales, plumas negras. Sin embargo es más grande, y distinto hasta en el nombre del género, como si Linneo lo hubiera escrito para conservar de alguna manera la pureza de su vida: Montifringilla nivalis. Es un gorrión que ignora todo sobre sí mismo. Ayer volaba una bandada de veinte ejemplares junto al refugio. Buscaban, como el más común de los gorriones, migas de pan sobre la nieve.