Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Sociedad LUNES 6 12 2004 ABC (Viene de la página anterior) lencia de género, nace mermada porque es insuficiente. En Barcelona se contempla crear dos juzgados de este tipo y es evidente que resultarán insuficientes. Si ahora tenemos juzgados especializados en Familia y otros en Derecho Penal, ahora los mezclaremos todos, sin tener especialistas, con un volumen de competencias muy elevadas que provocará que no den abasto. Ya tenemos experiencias en este sentido, como los juzgados que se crearon en Elche, Orihuela y Alicante, y fueron un desastre, como el propio CGPJ reconoció explica. Tras relatar su diagnóstico crítico contra la Ley del Divorcio y la de Violencia de Género, y denunciar que el recrudecimento del Código Penal para según qué acciones y la falta de recursos colapsan los juzgados, la juez decana de Barcelona aporta soluciones. A fin de cuentas, admite que la pregunta del millón en la violencia doméstica es: ¿Cómo saber que un caso de violencia leve puede mudar, en días, en horas, en una grave agresión o en un crimen? Para tal reto, Sanahuja propone que los Cuerpos de Seguridad del Estado afinen en sus investigaciones para dilucidar casos graves, y que se suministre la máxima información a los juzgados de guardia. En el juzgado de guardia, el juez no puede estar solo. El juez, en estos temas, debe tener toda la información. Los informes de los servicios sociales deben de estar en el ordenador del juzgado de guardia y también el historial médico del acusado, y los informes de los servicios penitenciarios. Por su parte, la Policía, cuando recibe la denuncia, debe hacer una labor mínima de investigación, para filtrar explica. Paralelamente, la juez barcelonesa apuesta por impulsar tareas preventivas y de concienciación social a través, por ejemplo, de oficinas de información de las administraciones. El régimen de visitas a los hijos suele ser motivo de conflicto en un 40 por ciento de las separaciones Sólo el 4 de los hombres separados obtiene la custodia legal de sus hijos En más de la mitad de los procesos se asigna pensión de alimentos b En un 28 por ciento de las sepa- raciones y divorcios, la custodia de los hijos se acuerda en el convenio regulador y en un 18 por ciento la decisión es del juez M. J. PÉREZ- BARCO MADRID. En una ruptura de pareja, además de los conflictos que pueden surgir por el reparto de la casa o los ahorros, es la custodia de los hijos lo que puede llegar a desencadenar una encarnizada batalla en los tribunales. A la hora de ejercer la guarda legal de los niños, resulta relativamente frecuente que los cónyuges lleguen a un acuerdo. Sin embargo, el pacto apenas se produce en un 28 por ciento de los casos, es decir, en menos de uno de cada tres matrimonios. En otras ocasiones, la falta de interés de uno de ellos por retener a los pequeños obliga a adoptar una decisión (19 por ciento) y otras es el juez quien dicta la última palabra (18 por ciento) Al final, tan sólo uno de cada veinticinco padres que han sufrido una separación o divorcio tiene la custodia de sus hijos. Principalmente, son las madres a quienes se asigna el cuidado legal de sus vástagos, pues ocurre en más de la mitad de los procesos que llegan a los juzgados. La otra opción, la custodia compartida, sólo se concede a un 28 por ciento de parejas. Así lo pone de manifiesto el estudio Procesos de separación y divorcio en España: causas, desarrollos y consecuencias elaborado por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales. El informe aporta muchos otros da- Juicios rápidos ¿Acaso no se hace todo esto, ahora se le inquiere. Ahora todo es juicio rápido, no hay tiempo para las pruebas. En un día de guardia un juzgado tiene diez presuntos casos de violencia de género, y los debes tratar todos en juicio rápido para elevarlos al penal, para que haya sentencia y condena en 15 días explica. Ante el riesgo de equivocarse y menospreciar un caso que puede acabar en tragedia, todos se quieren curar en salud afirma la juez. Con todo- -añade- tengo compañeros que no quieren curarse en salud, porque consideran que hay que respetar la presunción de inocencia del denunciado A sabiendas de que sus opiniones levantan ampollas, Sanahuja resume su criterio comparando la justicia con otro servicio público aquejado de colapso, la sanidad. Tenemos que hacer que la gente entienda que este discurso no va en contra de las mujeres, sino todo lo contrario. La única manera que tenemos de llegar y proteger a las que realmente están en peligro es poder separar el caso grave del que no lo es. Si todo llega al juez de guardia no se puede hacer. Si todo llega a las urgencias, un resfriado y un aneurisma, se nos morirán en la puerta del hospital sentencia. tos sobre los distintos capítulos que afectan a la ruptura de una pareja. Por ejemplo, señala que la pensión de alimentos se asigna legalmente a los hijos en más de la mitad de los procesos, y que en un 32 por ciento de casos dicha pensión se ha incumplido alguna vez. Las ex parejas, sin embargo, llevan de manera más civilizada el régimen de visitas de los hijos. La mayor parte de ellas lo pacta, no se trata de un motivo de conflicto ni discusión y siempre resulta satisfactorio. Decisión de la mujer A lo largo de todo el estudio se demuestra que los acuerdos no son la fórmula imperante en los procesos de separación y divorcio. Sólo la mitad de las parejas que deciden renunciar a su convivencia llegan previamente a un pacto, sobre todo para reducir los costes y plazos de los trámites legales. No obstante, cuando las desavenencias impiden formalizar ese acuerdo, son las mujeres quienes interponen la demanda en el juzgado. Lo hacen en el 36 por ciento de los casos. Los hombres, sin embargo, sólo en un 14,3 por ciento. El informe señala que, muchas veces, la presencia de otra mujer es el detonante que les lleva a ellos a tomar la iniciativa. De hecho, cuando se analizan exclusivamente los datos sobre divorcio, son los hombres quienes demuestran un mayor interés, ya que ese divorcio supone el comienzo de otra relación. Lo demuestran también las cifras recopiladas por el Instituto Nacional de Estadística. El INE dice que el número de mujeres separadas o divorciadas es superior al de varones, lo que indica que éstos han pasado a engrosar de nuevo la cifra de casados. Tanto hombres como mujeres sobrellevan el dolor de la ruptura buscando apoyo en los padres, en primer lugar, y después en la familia y amistades. Sin embargo, les ayudan a afrontar el vacío emocional de forma diferente. A ellas les legitiman el papel de víctimas, mientras que a ellos les intentan convencer de la ventaja de la soltería y se les invita al alcohol y a la lujuria. Para los hombres una nueva relación parece ser la mejor forma de superar esa desgracia, mientras que las mujeres se resguardan en su papel de madre. Cambio de hábitos Una vez que la pareja ya ha iniciado su camino por separado, son muchas las mujeres que parecen pensar que no es necesario cambiar radicalmente sus anteriores costumbres de vida. De hecho, sólo el 58 por ciento de ellas pasa a convertirse en el principal sustento económico del hogar, dato que no lleva implícito el bienestar económico, ya que muchas de estas mujeres pasan privaciones, un factor que incide en los hijos que se ven forzados a echar una mano en la economía familiar. Los pagos de las pensiones de alimentos se incumplen en un 32 por ciento de las ocasiones