Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 6 12 2004 43 Sociedad Dos de cada tres personas discapacitadas viven en países en vías de desarrollo La juez decana de Barcelona critica que una sola denuncia por violencia baste para retirar la custodia Para María Sanahuja, debería exigirse una sentencia firme antes de adoptar medidas drásticas b Un padre puede perder la custo- dia de su hijo con una simple denuncia por malos tratos que después es posible que acabe archivada o con sentencia absolutoria JANOT GUIL BARCELONA. Las modificaciones del Código Civil que en materia de separación y divorcio ha aprobado recientemente el Gobierno no han resultado del agrado de todos los sectores implicados. Uno de los mayores conflictos tiene como punto de mira la forma en la que se ha regulado la custodia compartida. Ésta se podrá conceder siempre que lo acuerden los cónyuges en el convenio regulador, pero si no hay pacto los problemas pueden surgir a raíz de que sólo uno de ellos la solicite al juez. Entonces, se deberán cumplir toda una serie de requisitos. Entre ellos basta con que sobre uno de los padres pese una denuncia por malos tratos para que sea excluido de la guarda y custodia de su hijo. Una medida que está empezando a recibir sus críticas desde el mundo judicial. Ya en su momento, María Sanahuja, la juez decana de Barcelona, advirtió de un peligro refiriéndose a la Ley de Violencia de Género: Muchas mujeres están abusando de la denuncia de hechos falsos para obtener ventajas en los procesos de separación y divorcio Y fue más allá al asegurar que se está condenando a los hombres por la presión de los medios, y sobre todo, por la presión del Servicio de Inspección del Consejo General del Poder Judicial Sanahuja censura que subrepticiamente en la Ley del Divorcio prima que la custodia recaiga en un cónyuge los tratos contra uno de los cónyuges para que se le niegue la custodia de sus hijos. La modificación del artículo 92 del Código Civil dicta ahora que no procederá la guarda conjunta cuando cualquiera de los padres esté incurso en un proceso penal iniciado por atentar contra la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o la libertad sexual del otro cónyuge o de los hijos que convivan con ambos Si hay una denuncia- -explica Sanahuja- -se debe iniciar el proceso policial y judicial, pero este proceso debe ELENA CARRERAS Para saber cuáles son los casos graves de violencia de género, el juez debe tener toda la información acabar con una sentencia firme porque, si no, con una denuncia que a la postre puede acabar archivada, o en una sentencia absolutoria, una persona se puede quedar ya sin la custodia Custodia ¿compartida? Meses después, cuando la Ley del Divorcio ha comenzado su curso parlamentario, la juez decana de Barcelona también aporta para ABC una visión crítica sobre este nuevo texto. Si bien alaba que no exija que se justifiquen motivos para conseguir la separación, censura que subrepticiamente en esa ley prima que la custodia de los hijos recaiga en uno de los cónyuges al poner especial énfasis en que cuando el juez acuerde la guardia conjunta, deberá fundamentar su resolución en la mejor protección del interés del menor como señala su redactado. ¡Cómo si un juez no tuviera que fundamentar cualquiera de sus resoluciones! apostilla la juez. Sanahuja es partidaria de priorizar la guardia y custodia compartida y ella misma predica con el ejemplo de su situación familiar: es divorciada y con hijas cuya custodia comparte con su ex marido. Sin embargo, abomina de que la Ley del Divorcio permita que baste una denuncia por violencia o ma- de sus hijos. Y eso no motiva la paz Pero la justicia va lenta, así que hasta que se dilucida si una denuncia está fundada puede pasar mucho tiempo. A lo que Sanahuja replica que, como vamos lentos, privamos a los padres de los hijos La juez decana es partidaria de inyectar recursos para conseguir una mayor agilización de los procesos judiciales. En su opinión, una de las medidas adoptadas en este sentido, la creación de juzgados especializados en vio (Pasa a la página siguiente) No a la discriminación positiva La Ley Integral contra la Violencia de Género, aprobada esta semana por unanimidad en el Senado, opta por la discriminación positiva en favor de las mujeres en los casos de malos tratos. El espíritu traducido en letra de la citada ley fue resumido en una frase por el secretario general del Grupo Parlamentario Socialista, Diego López Garrido: Si yo pego a mi mujer voy a tener una pena mayor que si ella me pega a mí explicó. María Sanahuja rechaza esta discriminación positiva y para argumentarlo suscribe, hasta la última letra el manifiesto al respecto que hizo público el pasado junio el Grupo de Estudios de Política Criminal, integrado por más de 150 penalistas- -en su mayoría catedráticos, seguidos de jueces- En su manifiesto, el citado grupo de expertos penalistas lamentaba la criminalización de todo el espacio familiar y señalaba que la acertada iniciativa encaminada a resolver esta lacra social, se haya visto oscurecida y distorsionada por la, al parecer irrefrenable, tentación de seguir abusando de las intervenciones penales para intentar resolver, ingenuamente, problemas sociales Este colectivo de juristas consideró en la exposición pública de su criterio que la discriminación positiva es procedente para desarrollar políticas sociales, pero no encuentra fácil acomodo dentro de los fines propios del derecho penal En este sentido, señalaron que la ley penal debe dejar claro que la protección reforzada se debe a la mayor vulnerabilidad de esas personas y no al mero hecho de pertenecer a un determinado género Estoy totalmente de acuerdo con ellos, no cambiaría ni una palabra de lo que dijeron. Y ellos son especialistas en Derecho Penal, que yo no afirma rotunda la juez decana de Barcelona.