Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional LUNES 6 12 2004 ABC Fracasa en Hungría un referéndum para reparar una injusticia histórica Se votaba sobre la doble nacionalidad para los magiares de la diáspora tras la I Guerra Mundial b Fallida por la gran abstención, la consulta sobre la doble nacionalidad para los húngaros de la diáspora había irritado a países vecinos como Rumanía y Eslovaquia SIMÓN TECCO. CORRESPONSAL LIUBLIANA. La baja participación en el referéndum que se celebró ayer en Hungría (no superó el 25 por ciento del censo electoral) ha provocado la anulación de los resultados, según anunció anoche el primwer ministro húngaro, Ferenc Gyurcsany. Los resultados, según la ley electoral, sólo serían válidos si la participación era superior al 50 por ciento, o si al menos el 25 por ciento del censo (dos millones de electores) votan por el sí o por el no En el país se votaban ayer dos referéndum. En el segundo, se decidía la suspensión del proceso de privatización de los hospitales. Ambas consultas constituían una importante prueba electoral para el nuevo primer ministro socialista, Gyurcsany, y para el carismático líder de la derecha magiar, el ex primer ministro Viktor Orban. En una campaña (inédita por su fogosidad política) que tuvo como centro de la polémica la concesión de la doble nacionalidad a los húngaros de la diáspora, Orban, llamó al electorado a responder con el sí a las preguntas formuladas en las papeletas. El primer ministro Gyurc- sany aconsejo a los electores marcar el no o bien abstenerse de votar, porque a preguntas mal formuladas no se puede dar una respuesta clara dían pasaportes a tal cantidad de personas, que en su mayoría viven en países menos desarrollados, hubiese una ola de emigración provocando un desmesurado aumento de los gastos del estado (educación, salud, pensiones, subsidios por paro y otros) Junto a esto, la medida provocaría problemas con los países vecinos, que temen el resurgimiento del nacionalismo húngaro en una región donde aún se pueden ver las huellas del nacionalismo serbio. Recientemente, el primer ministro rumano, Adrián Nastase, calificó de insensata la consulta y advirtió que su país podría retirar la nacionalidad a los miembros de la minoría magiar que pidan la nacionalidad húngara. Lo mismo ha advertido Eslovaquia. Injerencia La derecha nacionalista húngara calificó la advertencia de Nastase de intromisión en los asuntos internos de Hungría. Por el contrario, el primer ministro magiar, Ferenc Gyurcsany, reconoció que la victoria del sí tendría el efecto de producir un aumento de la tensión en la región: Es de temer el resurgimiento del nacionalismo en la región, pues hemos visto ya los precedentes de la ex Yugoslavia En su opinión Hungría de una isla de la modernidad puede pasar a ser una nueva Yugoslavia, es decir, en un país en manos de las fuerzas nacionalistas. En efecto, para Orban y su Partido Cívico, la victoria del sí significaría el apoyo electoral de la diáspora en los comicios parlamentarios previstos pa- Frenc Gyurcsany, primer ministro húngaro, vota con su hija Annain REUTERS Una reparación histórica ESLOVAQUIA AUSTRIA ra 2006, y derrotar al socialismo, pues al obtener la nacionalidad húngara obtienen también el derecho al voto. Triunfo del Gobierno Miskolc Desde el punto de vista político cabría afirmar que la falta de quórum registrada en la consulta supone un triunfo para la coalición de gobierno, que se oponía a conceder la doble nacionalidad. El sí obtuvo un 52 por ciento de los votos emitidos- -1,5 millones de papeletas- lo cual no bastó a causa de la elevada abstención. Gyor Veszprem Budapest Debrecen HUNGRÍA Oroshaza Szeged SERBIA RUMANÍA ES LO V. Pecs CROACIA Nacionalismo La derecha apeló a los sentimientos nacionalistas de los húngaros. Miklos Patrubany, presidente de la Federación Mundial de los Húngaros, que reunió las 300.000 firmas necesarias para convocar la consulta, sostuvo que este referéndum renovará el honor y el orgullo de la nación magiar Para el presidente de Hungría, Ferenc Madl (de corte conservador) la victoria del sí significaría la reparación de una injusticia histórica sufrida con el Tratado de Trianon, firmado en 1920 en el marco de la conferencia de Versalles, que estableció las condiciones de paz entre las potencias que ganaron la I Guerra Mundial y Hungría. Con este tratado, Hungría perdió dos tercios de su territorio. Actualmente, en Rumania (Transilvania) viven alrededor de 1,5 millones de húngaros, en Eslovaquia más de medio millón, mientras que en los restantes países vecinos (Austria, Croacia, Serbia, Ucrania y Eslovenia) un millón más. El Gobierno temía que si se conce- España aspira a presidir en 2007 la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa RAFAEL ALVARADO. CORRESPONSAL SOFÍA. Hoy se inaugura en Sofía la XII reunión de ministros de Exteriores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) a la que se espera que asistan un total de 1.500 delegados en representación de los 55 países miembros. La delegación española, con una veintena de integrantes, estará presidida por el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. España presentará su candidatura para asumir la presidencia de esta organización en 2007, y el ministro Moratinos planteará la celebración, en Córdoba, de la tercera Conferencia de la OSCE sobre antisemitismo y tolerancia. Bajo un impresionante despliegue de seguridad desusado hasta ahora- -el Gobierno ha decretado que hoy sea día no laboral en Sofía para facilitar la labor de los servicios de seguridad- la Conferencia debatirá una serie de cuestiones, entre ellas la reforma de la organización; orientar los recursos destinados a los Balcanes hacia el Cáucaso y Asia Central; la lucha contra el terrorismo, y una serie de conflictos regionales como los de Moldova y Nagorno Karabaj, pero el interés lo centrará el conflicto en Ucrania. Aunque el secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, no llegará a Sofía hasta primeras horas de la noche, y su homólogo ruso, Serguei Lavrov, vendrá hoy por la tarde, ambos tendrán mañana una reunión junto con sus homólogos de Francia, Alemania y Gran Bretaña, para debatir la tensa situación en Ucrania. Una vez que concluya la conferencia, la presidencia de la OSCE será asumida por el ministro de Exteriores de Eslovenia, quien ha dicho compartir la filosofía política promovida por la presidencia búlgara. En este sentido, el presidente saliente, Salomón Passy, ministro de Exteriores de Bulgaria, ha realizado durante su mandato una serie de actuaciones orientadas a ampliar el alcance de la OSCE, como el envío de observadores a las elecciones en Afganistán y en EE. UU. decisión ésta destinada a apaciguar las protestas de Rusia, que afirma que la organización se está convirtiendo en un instrumento para ejercer presión sobre las regiones conflictivas en el territorio de Rusia y en la Comunidad de Estados Independientes.