Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 6 12 2004 Internacional 27 El Rey de Marruecos concluye mañana una gira histórica de catorce días por cinco países iberoamericanos. La firma de acuerdos comerciales y la búsqueda de apoyos para el Sahara centraron los encuentros del Monarca Mohamed VI hace las Américas TEXTO LUIS DE VEGA. CORRESPONSAL RABAT. Más vale tarde que nunca. El Rey de Marruecos se ha decidido a incluir en su agenda exterior a América Latina. Como publicó el diario Liberation, órgano del Partido Socialista, esta zona del mundo estaba muy poco presente, por no decir ausente, en nuestra agenda diplomática Mohamed VI se encuentra desde el viernes en Argentina, última etapa de una intensa gira de dos semanas que le llevó anteriormente a México, Brasil, Perú y Chile. Es la primera vez desde que Marruecos nació como país en 1956 que un Monarca alauí visita oficialmente el otro lado del Atlántico. Si bien las relaciones comerciales con estos cinco países no son en ningún caso de peso- -Brasil ocupa el lugar más destacado siendo sólo el decimotercer cliente- algunas fuentes oficiales calificaron de excepcionales las oportunidades que se presentaban en este viaje. De hecho, Mohamed VI, además de a un nutrido grupo de consejeros y miembros del Gobierno, ha invitado personalmente a una decena de importantes empresarios del país, que le han acompañado. En el campo político, como no podía ser de otra forma, la búsqueda de apoyos en la resolución del conflicto saharaui, aunque poco ha trascendido, ha tenido también su parte importante. México es el único de los cinco países visitados que reconoce a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) nacida en el exilio de la mano del independentista Frente Polisario. Así, no parece una casualidad que pocos días después del paso del soberano alauí, la capital mejicana haya recibido la visita del ministro sahararui de Asuntos Exteriores, Ould Salek Salem. la cuestión que más preocupa a Rabat y en la que más energías gasta su diplomacia. En este sentido, Mohamed VI fijó una de sus paradas en Perú, país que apoya la postura marroquí en el contencioso. Precisamente del país andino es nacional Álvaro de Soto, encargado desde el mes de junio del dossier saharaui en Naciones Unidas, aunque, como han comentado a ABC fuentes diplomáticas peruanas, nada tiene que ver la postura de Lima con la neutralidad que exige el cargo a De Soto. Mohamed VI fue recibido a su llegada por el vicepresidente argentino, Daniel Scioli EFE ga más allá del Continente africano. La anécdota más lamentable de la gira, que concluye mañana martes, la protagonizaron los guardaespaldas de Mohamed VI y un grupo de agentes de seguridad chilenos, que en plena ceremonia de bienvenida se enzarzaron en una pelea por un malentendido similar al que pocos días antes les llevó a enfrentarse con los guardaespaldas del presidente George Bush, también en la capital chilena. Reconocimiento de Sudáfrica La diplomacia marroquí no pasa por un momento dulce desde el mazazo que supuso, hace pocas semanas, el apoyo oficial al Polisario de Sudáfrica, país cuya influencia internacional lle- KHADIJA MNEBHI Escritora y militante de los derechos humanos en Marruecos La tortura es una parte integrante del sistema político marroquí AIMAN ZOUBIR La lucha armada Ante la actual situación de bloqueo del futuro de la ex colonia, el ministro polisario dijo el sábado que la negativa marroquí pone en peligro la estabilidad del Magreb y los saharauis no pueden permitir que la Misión de Naciones Unidas (cuyo próximo plazo concluye el 30 de abril) se transforme de una misión para la descolonización del Sahara Occidental en una misión para defender el hecho consumado de la ocupación por parte de Marruecos. La posibilidad es la continuación de la lucha armada del pueblo saharaui añadió desafiante Ould Salek. La supuesta marroquinidad del Sahara Occidental, ex colonia española ocupada por Marruecos desde 1975, es MADRID. Con 27 años, Khadija Mnebhi asistió estupefacta a cómo la Policía Secreta marroquí se llevaba a su marido, que más tarde sería condenado a diez años de cárcel. Con 30 años, Khadija presenciaba desolada cómo su hermana Saída moría ante sus ojos, al serle denegada por parte de las autoridades la asistencia médica. Casi treinta años después, Khadija Mnebhi, profesora de Filosofía y militante de los derechos humanos recoge todos estos tristes recuerdos en su obra Páginas del libro de la opresión (editorial Oriente y Mediterráneo 2004) ¿Ha sido doloroso para usted escribir este libro? -Ciertamente, ha sido un duro trabajo para una memoria cansada de sufrir. Los treinta y tres días que duró la huelga de hambre de mi hermana y la dejadez con la que fue tratada por parte de las autoridades marroquíes son, probablemente, los recuerdos más amargos para mí. -El presidente de la instancia Equidad y Reconciliación, el señor Dris Benzekri, les describió como una pandilla de mafiosos que se resiste a aceptar los cam- ÁNGEL DE ANTONIO bios políticos en Marruecos... -Es vergonzoso que un militante de derechos humanos diga esto cuando ni los torturadores más execrables jamás se han atrevido a tratar de mafiosos a los luchadores por los derechos humanos. Lo más triste es que este señor trabajó con nosotros y luego negoció a nuestras espaldas con el Majzén (el aparato del estado) -El Gobierno marroquí, en una curiosa iniciativa, ha decidido abrir la televisión pública a las víctimas de las torturas durante el régimen de Hassan II... -Personalmente estoy contra la impunidad y lo que hay que hacer es detener a los responsables de las vejaciones contra miles de marroquíes. Es inadmisible que las víctimas acudan a la televisión a contar sus tragedias sin poder mencionar las identidades de sus torturadores. ¿Se siguen produciendo torturas en Marruecos? -La tortura es una parte integrante del sistema político marroquí y mientras haya gente dispuesta a protestar y oponerse al régimen, habrá persecuciones. El sistema político de nuestro país se rige por la arbitrariedad y el hecho de que hasta hoy en día sigua habiendo torturadores en cargos de responsabilidad, perpetúa las prácticas vejatorias. -Hay una impresión generalizada en Europa de que Marruecos está avanzando en materia de derechos humanos, ¿hasta qué punto es cierta esta opinión? -Usted lo ha definido muy bien, es simplemente una impresión. Los avances que se han logrado no se han materializado en la Constitución. Esto significa que si hoy podemos manifestarnos, nadie nos garantiza que el día de mañana sigamos gozando del mismo derecho.