Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional LUNES 6 12 2004 ABC Un sargento francés amenaza con volarse en un polvorín si le jubilan El suboficial se halla atrincherado desde el viernes con 62 toneladas de explosivos JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Un sargento, de 46 años de edad, amenazaba anoche con explosionar uno de los depósitos de municiones más importantes de Francia, cuya vigilancia le fue encomendada, si el Gobierno no accede a revisar su jubilación. El suboficial artificiero se atrincheró el viernes en un polvorín de Connantray- Vaurefroy (Marne, en el norte) tras enviar al Ministerio de Defensa una demanda de revisión de su caso para aplazar su jubilación, fijada para el 17, en que cumple 47 años. Según el Ministerio de Defensa, el sargento Régis Le Thoic, perteneciente al VIII Regimiento de Mourmelon, ha participado en numerosas operaciones exteriores peligrosas. Según la Gendarmería es víctima de un ataque de paranoia. Desde ayer, 200 gendarmes, bomberos, médicos de urgencia y miembros del Grupo de Intervención de la Gendarmería acordonan las inmediaciones del polvorín, y los habi- tantes de tres minúsculas aldeas próximas, de unos 400 habitantes, Normée, Connantray- Vaurefroy y Lenharrée, fueron desalojados. Especialistas, amigos y familiares Un grupo de especialistas, acompañados de amigos y familiares del sargento Le Thoic, intentaban disuadirle. Divorciado y sin hijos, aspiraba a prolongar su carrera militar como sargento mayor, lo que le hubiera permitido aplazar cinco años su jubilación. Según la Gendarmería, Régis Le Thoic tiene la pericia necesaria para explosionar las 62 toneladas de material con las que se ha encerrado en el aislado polvorín, acordonado y vigilado de manera muy estrecha. El sargento Le Thoic se encerró con llave en un silo del almacén, que guarda distintos tipos de munición. Los especialistas militares lo consideran capaz de cumplir su amenaza y las inmediaciones han sido evacuadas en un radio de unos 15 kilómetros. REUTERS Último homenaje al Príncipe Bernardo DPA. El féretro con los restos mortales del Príncipe Bernardo de Holanda fue trasladado ayer desde el palacio de Soestdijk hasta La Haya, para recibir el último adiós de las autoridades y de la ciudadanía holandesa. Su hija, la Reina Beatriz, junto con sus hermanas, el heredero del trono, Guillermo Alejandro, y su esposa, Máxima, protagonizaron una conmovedora despedida frente al palacio. El padre de la Reina murió el miércoles pasado a los 93 años de edad, tras ser intervenido en varias ocasiones y será enterrado el sábado en el panteón real de la casa de Orange en Delft. Miles de ciudadanos se reunieron en las calles al paso del coche fúnebre. En la imagen, la Reina Betariz acompañando el féretro.