Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 Sociedad DOMINGO 5 12 2004 ABC WADE DAVIS Antropólogo y etnobotánico del National Geographic A los que quieren una sola lengua mundial, les digo: Vale, el catalán Unos 300 millones de personas- -el 5 por ciento de la población mundial- -pertenecen a una cultura indígena y están en peligro de ser silenciados ante la hegemonía del mundo llamado desarrollado. El antropólogo y etnobotánico canadiense Wade Davis se esfuerza en evitarlo TEXTO JANOT GUIL FOTO ELENA CARRERAS Los cambios sociales han sido rápidos y los consiguen todas las personas, no una sola biosfera. El mundo donde nacemos no existe en sentido absoluto, sino que es un modelo de realidad, simplemente. Además, la biología ha demostrado que todos somos iguales. ¿Un objetivo como el suyo se puede lograr en un mundo que vive al dictado del poder económico? -Creo que tendemos a ser demasiado impacientes con el cambio social. Pensemos un momento... Hace 30 años conseguir sólo que la gente no tirara papeles por la ventanilla del coche fue una gran victoria, y ahora las preocupaciones medio ambientales están en la agenda de cualquier gobierno del mundo. En una sola generación, las mujeres han pasado de la cocina a puestos de dirección en el trabajo, los gays han salido del armario, etc. Los cambios han sido rápidos y los consiguen todas las personas, no una sola. ¿Qué aporta internet? -Es una fuente muy poderosa de cosas positivas. Siempre digo que la tecnología no amenaza a ninguna cultura, sino al revés. Conozco a un masai que cada vez que quiere utilizar internet camina durante tres días hasta llegar a un sitio donde hay conexión. -Estuvo en Haití para estudiar el fenómeno vudú de los zombis y descubrió que los muertos que resucitan son personas a las que se le suministra sustancias tóxicas. También convivió con los indígenas del Amazonas y defendió el cultivo de la planta de coca. ¿Hay que preservar culturas asociadas a drogas? -Los indígenas han cultivado esta planta durante 2.000 años y es vital para su nutrición, como demostramos en unos estudios. La planta de coca, que no la cocaína aislada químicamente, tiene vitaminas, enzimas importantes y aporta mucho calcio, entre otras virtudes. Los indígenas no tenían ningún problema con la coca. Es injusto que sufran las consecuencias de las adicciones a la cocaína que se registran en Estados Unidos. Si de verdad quisieran acabar con la guerra contra la droga, la legalizarían. Es su alto precio lo que provoca la criminalidad. BARCELONA. Relata sus múltiples viajes y experiencias (Borneo, Haití, Tíbet, Amazonas... y uno ve a Rutger Hauer en Blade Runner Yo he visto cosas que vosotros no creeríais Se entusiasma en su cometido como explorador residente de National Geographic un trabajo que se muestra en documentales como el que se estrenó en España el pasado 1 de diciembre (Digital Wade Davis, antropólogo y etnobotánico canadiense de 51 años, se esfuerza en reivindicar las culturas indígenas, aunque no por ello rechaza algunos ritos como la ablación del clítoris. Su receta, que desmenuzó en el museo Cosmocaixa de Barcelona, es que todas las culturas- -hegemónicas y sumidas, minoritarias y mayoritarias- deben aprender unas de otras. ¿Qué persigue con su trabajo? -Mi mandato es poner la atención en la función de la cultura. Eso viene de una observación muy simple: de las 5.000 lenguas que existen en el mundo, la mitad no se enseñan a los niños. La lengua es el alma de una cultura. No queremos congelar a los pueblos en el pasado, ni interferir en el cambio en el que todo el mundo está. Buscamos cambiar cómo la gente valora las culturas. La gente dice, sobre todo en Estados Unidos, ¿el mundo no sería mejor si habláramos una sola lengua Y aunque no lo explicitan, se refieren, evidentemente, al inglés. Cuando me dicen lo de una sola lengua, les digo: vale, gran idea, pero, ¿porque no el tibetano o el catalán, por ejemplo? y luego empiezan a pensar qué significaría. -Hablan del concepto etnosfera -Sí, que es igual de importante que la Wade Davis, en la plaza de Sant Felip Neri, en Barcelona