Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Los domingos DOMINGO 5 12 2004 ABC TENDENCIAS SOCIALES Patricia, junto a Isabel y Montse, en sus clases de árabe del CES Felipe II de Aranjuez. Se titularán en Traducción e Interpretación Por supuesto que no hay más problema para traducir una cinta magnetofónica en árabe que el de no haberse tomado el interés en contratar a las personas adecuadas para ello. Siempre ha habido especialistas, aunque el interés por esa lengua se desató a raíz del 11- S y creció tras el mazazo de Madrid, según se comprueba en Escuelas de Idiomas y Universidades Quiero ser traductor de árabe stupor prendió en la opinión pública, desgarrada tras el 11- M. Se desecharon las cintas porque no había traductores Según los profesores de Árabe en las Universidades y en las Escuelas de Idiomas no hay más justificación para este aserto que la de no haber decidido destinar fondos públicos a tal fin. Sí hay traductores cualificados, pese a las rémoras que la enseñanza y fomento del aprendizaje de esa lengua arrastra en España. Está, por ejemplo (además del foso del prejuicio cultural, más ancho y profundo que el Estrecho de Gibraltar) el lastre de ciertos arabistas que no saben desenvolverse en las más elementales conversaciones, de forma que un eventual paseo en compañía de alguno de estos sesudos profesores por un mercado de Rabat resultaría irrelevante para un mejor regateo o para entablar relaciones humanas. Es la cruz (o la media lu- Ele TEXTO: BLANCA TORQUEMADA FOTOS: ÁNGEL DE ANTONIO na) de un idioma cuya enseñanza goza de arraigada tradición en la Universidad española pero que hasta hace bien poco ha sido tratado casi como una lengua muerta. Un error estratégico, ya en vías de corrección, frente a una aplastante realidad de 300 millones de hablantes (Al- Jazeera es hoy su faro audiovisual) y de mil millones de personas más que profesan la religión musulmana y que, sin dominar esa lengua, la usan como vehículo de sus rezos. Es el idioma del profeta, el que casi un quinto de la humanidad espera escuchar en su Cielo. Es un hecho que (fenómeno de la inmigración aparte) cada vez hay más estudiantes de árabe, aunque resulta complicado dar cifras por la atomización de su enseñanza en Universidades, Escuelas de Idiomas y Academias. Para Waleed Saleh, profesor del Departamiento de Estudios Árabes e Islámi- Hay más de 550 alumnos matriculados en Filología Árabe en las Universidades Españolas, y crece también la demanda en las Escuelas de Idiomas y en las titulaciones de Traducción cos de la Universidad Autónoma de Madrid de origen iraquí, ese boom es una realidad con matices: No se trata de un fenómeno tan reciente como se podría pensar, aunque sí hubo una relación de incremento del interés por el mundo árabe a raíz del 11- S Explica que en las ocho Universidades que imparten Filología Árabe en España están matriculados unos 550 alumnos, pero son muchísimos más si consideramos a los que la estudian como segunda lengua en otras filologías Según los datos recabados por ABC, más de mil están matriculados en las Escuelas Oficiales de Idiomas. Saleh considera que es muy difícil generalizar sobre las motivaciones del alumnado porque el abanico es amplísimo. La gran mayoría son españoles y en cada grupo universitario de veinte personas sólo hay dos o tres de origen árabe Pero en ningún caso, asevera, tiene justifi-