Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 5 12 2004 Los domingos 51 Tres grandes instalaciones para la ciencia española Sincrotrón de Barcelona Acelerador lineal Fuente de potencia Acelerador lineal Tramos rectos Telescopio Roque de los Muchachos Santa Cruz de la Palma Gran telescopio de Canarias Foco Primario Bóveda del telescopio 33 m. de diámetro. Construida en acero 250 metros Sincrotrón inmpulsor Haz de electrones Espejo secundario Foco secundario Foco secundario Anillo de almacenamiento Tramos rectos Estación de trabajo Nuevo buque oceanográfico Beato del Rosal tras abandonar su laboratorio de Alemania. Los otros dos son el Centro de Medicina Regenerativa, dedicado a investigar con células madre embrionarias y adultas, y el Instituto de Medicina Predictiva y Personalizada, centrado en el diagnóstico molecular. Juan Carlos Izpisúa Belmonte, del Instituto Salk, tomará las riendas del primero, y Manuel Perucho, del Insituto Burham, dirigirá el segundo. Tras atar a estos españoles que trabajan en California, la Generalitat busca fórmulas para implicar en el proyecto de la biorregión a Joan Massagué, científico del Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York. Espejo principal Foco de estudio principal El espejo principal de 10 m. de diámetro está compuesto de 36 espejos hexagonales más La base del telescopio está construida en hormigón armado C. AGUILERA Manuel Perucho, fichado por Cataluña rativa, en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. El esfuerzo es también apreciable en Navarra, sede de los Centros Nacionales de Tecnología Alimentaria y Energías Renovables. Su última iniciativa es el flamante Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra. Más de 300 científicos investigarán allí sobre oncología, neurociencias, cardiología, terapia génica y hepatología. Robótica, ingeniería y peces cebra Cataluña no es la única Comunidad especialmente activa en I+ D. Cuarta por gasto total en ciencia y tecnología, segunda tras Madrid por inversión en relación al PIB interno, el País Vasco cimenta buena parte de su despegue en sus parques tecnológicos. En ellos se ubican algunas de las empresas nacionales que son líderes en ingeniería y robótica. También maduran interesantes proyectos sobre biotecnología, como una plataforma de la Fundación Inbiomed orientada a la selección de moléculas terapéuticas con el pez cebra como organismo modelo. A través del portal www. basqueresearch. com- -publicitado en los principales escaparates on line de la ciencia internacional- la I+ D vasca empieza a conocerse muy lejos de nuestras fronteras. El Gobierno de Chaves, por su parte, asegura que la tecnología y la innovación es un pilar de su proyecto para la segunda modernización de Andalucía En un foro al que asistirán en diciembre 1.400 expertos, la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa presentará en Málaga las iniciativas estratégicas puestas en marcha por el Gobierno andaluz. La más conocida, sobre todo por su faceta política, es su apuesta por las células madre embrionarias, que impulsarán los grupos de Bernat Soria y José López Barneo, éste último director del nuevo Laboratorio de Terapia Celular y Medicina Regene- De Canarias al cielo Mientras, Galicia y Extremadura buscan nichos en áreas vitales para su desarrollo económico. La oceanografía, orientada a los recursos pesqueros, es prioritaria para la Xunta. En colaboración con el Gobierno y el CSIC construirá un buque valorado en 22 millones, que a partir de 2006 hará campañas en el Atlántico. La apuesta extremeña es el desarrollo de software, en especial el libre, que ha permitido a una de las regiones más deprimidas de Europa situarse a la cabeza mundial en cuanto a implantación de la Socie- Eugenio Santos, de EE. UU. a Salamanca dad de la Información. El desarrollo de Linex (unión de Linux y Extremadura) nos permite- -afirma el Consejero de Educación y Nuevas Tecnologías, Luis Millán Vázquez- -aplicar programas punteros tanto en investigación como en Sanidad o educación. Un buen ejemplo es el Centro de Cirugía Mínimamente Invasiva de Badajoz, que ha formado ya a más de tres mil cirujanos de todo el mundo. La baza de Canarias es su cielo. Está protegido por una ley porque es el mejor del hemisferio norte para observar el Universo. Diecinueve países tienen telescopios en el Teide y el Roque de los Muchachos (La Palma) A finales de 2005 abrirá su ojo el Gran Telescopio de Canarias, primer proyecto español de gran ciencia. Cofinanciado por los Gobiernos central y canario, será uno de los telescopios más grandes del mundo. Para seguir en cabeza, Canarias aspira a acoger dos telescopios gigantes de EE. UU. y el supertelescopio europeo, lo que supondría una inversión de 300 millones de euros. Incertidumbres sobre el futuro del CSIC El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) el mayor organismo público del país con más de un centenar de institutos en todo el territorio español, está destinado a jugar un papel decisivo en la vertebración del sistema nacional de ciencia y tecnología, caracterizado por este incipiente despegue de la I+ D autonómica. Sin embargo, el modelo de multicooperación con las 17 Comunidades, que guió hasta ahora su labor, podría derivar en un modelo de multidependencia que elevaría el riesgo de fragmentación. Así lo advierten científicos conocedores del proceso de reestructuración abierto en el CSIC para lograr la agilidad y flexibilidad necesarias en su gestión para garantizar su competividad científica. Hace meses, un comité independiente de expertos aconsejó como mejor fórmula su transformación jurídica en un ente de derecho público (EDP) como RTVE o el Museo del Prado. Eso exigiría una ley específica. Finalmente, según pudo saber ABC, no se hará una norma a medida del CSIC, sino que este organismo se adoptará a una Ley de agencias públicas que actualmente se diseña en el Ministerio de Administraciones Públicas. Poco se sabe por ahora sobre las líneas generales de esa normativa, aunque el mensaje que desde la cúpula del CSIC se ha lanzado en los últimos meses es que las Comunidades participarán en la gestión del CSIC, aunque sin explicar cómo. Esa indefinición causa inquietud en científicos con responsabilidades en ese organismo, que abogan por colaborar con las Comunidades en un marco donde el CSIC mantenga una gestión y objetivos propios, no supeditados a los deseos de 17 Gobiernos.