Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 DOMINGO 5 12 2004 ABC Madrid Una pareja a la que se le ha roto un preservativo es atendida en la consulta por un médico y una enfermera FOTOS JAIME GARCIA Un centro municipal facilita gratis la píldora del día después a cien jóvenes en cinco días Los casos se duplicaron durante la mañana de ayer, primer sábado que abre sus puertas b El Ayuntamiento ha puesto en marcha esta iniciativa para atender a jóvenes de entre 10 y 20 años, ofreciendo información, educación y seguimiento AIDA FERNÁNDEZ MADRID. Una chica de 18 años que ha venido desde Majadahonda sola- -porque a su novio le tocaba trabajar- -a solicitar la píldora del día después Otra, de tan sólo 14 años, que llega acompañada de su novio, de 17, porque en la noche del viernes se les rompió el preservativo. Una tercera, que cuenta con 17 primaveras, también ha tenido un problema con el preservativo y ha acudido por consejo de su madre, que al final no ha podido acompañarla. Estos son algunos de los 32 casos que se dieron ayer en el Centro Municipal para Jóvenes que se abrió el martes pasado en el distrito centro de Madrid. En él se dispensa, por primera vez en Madrid, la píldora del día después de manera gratuita a los jóvenes de entre 10 y 20 años. Las chicas que allí se acercan, con o sin pareja, son atendidas por un equipo de 19 profesionales (formado por ginecólogos, psiquiatras, sociólogos, médicos de cabecera y enfermeras) que además de facilitar el medicamento, asesoran, informan y educan en cualquier tema, ya sea sexual, de drogas, de enfermedades o de trastornos alimentarios como la anorexia y la bulimia. En la mañana de ayer, que era el primer sábado que el centro estaba en funcionamiento, los casos se multiplicaron. El centro, que en cinco días ha atendido 102 historias, abre sus puertas los 365 días del año. La píldora pierde efectividad según pasan las horas, así que si la relación sexual ha tenido lugar el viernes por la noche, no tiene ningún sentido que tengan que esperar al lunes para tomársela comenta el director del Centro, Juan Madrid, quien asegura que las dos cosas que retrasan la edad de inicio de las relaciones coitales son la educación sexual y la accesibilidad a centros de atención El centro de los jóvenes El Centro, situado en la calle Navas de Tolosa, 8, permanece abierto los 365 días al año. Los sábados, domingos y festivos el horario es de 10 a 14 horas. Un equipo formado por 2 ginecólogos, 2 psicólogos, 3 médicos generales, 4 enfermeras, 4 auxiliares, una socióloga y dos jefes de coordinación atienden a una media de más de 15 jóvenes por día. A partir del próximo día 15, los primeros y terceros miércoles de cada mes, tendrá lugar un taller de sexo seguro de 17 a 19 horas. El Centro ofrece servicios ginecológicos continuados- -las historias médicas se siguen hasta los 24 años- -así como atención psicológica y terapias a los jóvenes que padezcan enfermedades de alteraciones de alimentación. También en él se realizan pruebas del VIH de manera gratuita. Además, los jóvenes que acuden al centro reciben información sexual- -desconocida en la mayoría de los casos para ellos- -que en muchas ocasiones prevendrá futuros embarazos o infecciones de transmisión sexual. En las consultas les hacemos tomar conciencia de que no sólo hay que prevenir el embarazo sino que se están jugando contagiarse de algo más Prevenir en lugar de prohibir En cualquier caso, este medicamento, que en las farmacias cuesta casi 20 euros, no es un método anticonceptivo y sólo debe usarse en casos de emergencia, así como tampoco es abortivo ya que si la mujer ya se encuentra embarazada, tomarlo no sirve de nada. Con cada caso abrimos una historia, y eso nos permite tener un control aclara Juan, que opina que estas consultas permiten coger a los jóvenes casi en sus primeras experiencias sexuales evitando así posibles relaciones de riesgo. La sala de espera, a las diez de la mañana vacía, ve como aumenta la afluencia de jóvenes a lo largo de la jornada. Una chica, que acaba de alcanzar la mayoría de edad, espera sola a que le atiendan. Ya es la segunda vez que se me rompe el preservativo. La semana que viene mi ginecólogo me va a recetar la píldora susurra ostensiblemente nerviosa. Otra, en cambio, viene acompañada por su novio y por una amiga, y ha acudido porque cuando tuvo el problema la noche anterior, llamó inmediatamente a urgencias y allí la informaron. Mis padres no saben que estoy aquí, pero los de mi novio sí comenta mientras recibe el cariño y la complicidad de su pareja. En el colectivo al que se dirige este centro, la media de edad de la primera relación sexual es de 16 años en el caso de las chicas y de 17 en el de los chicos. Hay que hablar con los jóvenes, para que dispongan de toda la información. No se puede estigmatizarles y abandonarlos porque eso no va a hacer que dejen de mantener relaciones sostiene el director del centro quien hace referencia a los estudios que aseguran que existe un ritual sexual según el cual estos adolescentes llegan al coito tras un recorrido Queramos o no los chavales son sexualmente activos y son un sector multiriesgo que afronta cada día situaciones relacionadas con el alcohol, las drogas, el tabaco o el