Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional LA INVESTIGACIÓN DEL 11- M DOMINGO 5 12 2004 ABC Mandos de Gijón ponen en duda el testimonio del guardia civil que halló la cinta de la trama asturiana Los oficiales niegan la versión que dio ante la Fiscalía de Asturias b En un año, David Robles nunca llamó a la Comandancia para comunicar que había encontrado una grabación caída de una mesa del Servicio de Información PABLO MUÑOZ GIJÓN OVIEDO. Oficiales de la Comandancia de Gijón, a cuyo testimonio ha tenido acceso ABC, califican de muy débil la versión aportada ante la Fiscalía de Asturias por el guardia civil de Cancienes David Robles sobre la forma y el momento en que encontró la cinta con las revelaciones del confidente Lavandero Todos ellos aseguran que no es creíble que el agente guardara ese material durante más de un año sin haberlo escuchado e insisten en lo curioso que resulta que sólo lo hiciera el día en el que el general Laguna y el teniente coronel Aldea testificaban en la comisión de investigación del 11- M. Una de las razones que les hace desconfiar es que cualquier guardia que hubiese encontrado esa microcinta, en la que por las dos caras estaba escrito el nombre de Campillo habría llamado a la Comandancia para preguntar si alguien conocía a esa persona, ya que podría tratarse de un material importante para su trabajo. Mucho más si, como parece en este caso, Robles sabía que esas mesas procedían de las oficinas del Servicio de Información. Y esa llamada no se produjo nunca No sólo eso. Según las fuentes consultadas, es prácticamente imposible que la grabación cayera de la mesa del entonces teniente de Información Jesús Gómez, ya que en esa fecha el oficial estaba cumpliendo una misión fuera de nuestro país, y nadie abriría los cajones de su mesa sin su consentimiento. Es una hipótesis absurda porque, además, el contenido de la grabación se consideró que era de la competencia del equipo de Policía Judicial, cuya unidad estaba mandada por el ahora capitán Montero Vargas Llosa atribuye el triunfo electoral de Zapatero a los atentados El escritor Mario Vargas Llosa criticó ayer la decisión del Gobierno de Zapatero de retirar las tropas españolas desplazadas a Irak y consideró que esta postura equivale a un éxito de los terroristas Vargas Llosa participó en la ciudad holandesa de Rotterdam en un debate sobre los valores europeos organizado por la actual presidencia holandesa de la Unión Europea (UE) Para el escritor peruano, los resultados electorales que dieron la victoria al actual presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, estuvieron influidos por los atentados del 11 de marzo en Madrid. Sin el atentado, los resultados de las elecciones hubieran sido diferentes señaló el escritor. Además, afirmó tajante que la política internacional española ha cambiado desde el atentado en Madrid Según Vargas Llosa, antes de los atentados, España estaba jugando un papel importante en Europa, nunca visto desde su Edad de Oro El autor de La ciudad y los perros destacó ante su audiencia que el terrorismo internacional ha encontrado los instrumentos para interferir en nuestras vidas políticas En este sentido, dijo que se debe luchar sin complejos de inferioridad contra el terrorismo. Los mandos intermedios de Gijón defienden al destituido Bolinaga del puesto; el capitán de la compañía de Avilés; el teniente de Información y un suboficial de este Servicio- en momento alguno el teniente dijo que no hay problema, porque tenemos más co- ABC Los oficiales asturianos se sienten víctimas de una operación de acoso; esperan que la Fiscalía aclare el caso No quisimos ocultar ningún aspecto, porque sabíamos que lo de la grabación se iba a conocer pronto Lavandero no ayudó mucho. Le enseñamos fotos de Trashorras y Toro y no los reconoció. Siempre avisaba tarde Niegan su versión de la reunión Los agentes de Información que han estado en Cancienes ni siquiera están seguros al cien por cien de que las mesas que allí se recibieron en el verano de 2003 fueran las que antes utilizaban ellos. Otro de los detalles que los oficiales consultados consideran que desvirtúa la versión de David Robles es que, según ellos, la reunión del 16 de octubre en el puesto de Cancienes en la que el guardia civil entregó la cinta no se produjo en la forma que él relata En efecto, según el testimonio de uno de los asistentes a ese encuentro- -asistieron, además de Robles, el sargento jefe pias de la cinta Sí es cierto que intentó quitar hierro al asunto, pero en ningún caso, según esta fuente, dio a entender que existían más grabaciones iguales. Ante estas circunstancias, los oficiales de la Comandancia de Gijón consultados consideran que todo esto forma parte de una operación dirigida contra los máximos responsables de la Zona de Asturias. En este sentido, tienen esperanzas de que la investigación abierta por la Fiscalía asturiana dé resultados y pueda conocerse finalmente cómo y cuándo llegó la cinta de Campillo a las manos de Robles. Críticas a la Comandancia de Oviedo Mientras tanto, estas fuentes defienden en todo momento el trabajo de la Comandancia de Gijón, con el teniente coronel Rodríguez Bolinaga al frente: Nosotros investigamos en 2001 la confidencia de Lavandero hicimos seguimientos, pesquisas, comprobaciones... No llegamos a nada, porque tampoco el confidente ayudó mucho. Le enseñamos fotos de Trashorras y Toro y no los reconoció. Siempre nos avisaba de las cosas tarde, cuando ya no se podían hacer las verificaciones Cuando en 2003 la Comandancia de Oviedo investigó las confidencias de Nayo -continúan las fuentes- -y sospechamos que podía tratarse del mismo asunto, les dimos a nuestros compañeros copia de todo el expediente de nuestras gestiones. Sólo nos utilizaban para que averiguáramos una u otra cosa, pero no nos daban explicaciones de la marcha de las gestiones. Ya lo dijo el teniente coronel en la comisión: pretendían que pidiéramos permiso al juez para hacer unos pinchazos pero no nos daban los datos para que pudiéramos motivar la solicitud. En esas condiciones, no podíamos acceder a ello Además, los oficiales de Gijón consultados defienden que la cinta, como sostiene el teniente coronel destituido, no tenía ya en ese momento valor judicial ni policial. Para un medio de comunicación sí, pero no para las pesquisas del 11- M. Lo pensábamos entonces y los pensamos ahora. No quisimos ocultar nada, porque sabíamos que el episodio de la grabación iba a trascender pronto, dada la cantidad de personas que lo conocía. No hemos cometido ningún delito, eso está más que claro. Hay quien piensa que nos hemos equivocado con nuestra decisión; lo aceptamos, aceptamos las consecuencias pero nadie puede obligarnos a compartirlas